Exigen a la Ciudad garantizar seguridad en viviendas temporales

El edificio donde murieron dos niñas en El Bronx tenía más de 60 violaciones y el casero estaba en la lista de los perores

Vecinos de las dos niñas fallecidas crearon un altar en su memoria.
Vecinos de las dos niñas fallecidas crearon un altar en su memoria.
Foto: Camille Padilla

Al frente del edificio 720 de la avenida Hunts Point, en El Bronx, decenas de velas rosadas y blancas seguían siendo colocadas en un altar improvisado en memoria de las dos niñas que fallecieron el miércoles por un escape de vapor de un radiador en su apartamento.

Las hermanas Ibanez Ambrose, de 2 años, y Scylee Vayoh Ambrose, de 1, residían con sus padres en una vivienda temporal asignada por el Departamento de Servicios para Desamparados (DHS).

“Estoy indignado por la muerte de estas niñas”, dijo el contralor Scott Stringer en un comunicado donde exigió que la Ciudad busque alternativas a los hoteles y los “apartamentos de transición” como en la que vivía la familia Ambrose. “Los sitios temporales se conocen por ser peligrosos”, enfatizó el Contralor.

Las viviendas temporales en la ciudad, según su oficina, tienen más de 13,000 violaciones abiertas.

En el edificio del accidente hay más de 60 violaciones abiertas impuestas por el Departamento de Edificios.

Además, el dueño del inmueble figuró como cuarto en la lista de los peores caseros del 2015, aunque no estuvo en la lista del 2016.

Las hermanas Ibanez Ambrose, de 2 años, y Scylee Vayoh Ambrose, de 1, residían con sus padres.
Las hermanas Ibanez Ambrose, de 2 años, y Scylee Vayoh Ambrose, de 1, residían con sus padres.

“Demasiadas quejas y ninguna acción”, dijo Eduardo Pérez, residente por 25 años en ese edificio. Además de tener problemas con los radiadores ya sea porque no prenden la calefacción o se ponen demasiado calientes, el inmueble tiene problemas con el elevador, así como infestación de ratas y cucarachas,  según describió el puertorriqueño de 68 años.

El concejal del área Rafael Salamanca visitó el edificio este jueves para asegurarse que la Ciudad estuviera revisando los otros radiadores y que los inquilinos tengan calefacción. Según el concejal, las cinco familias que estaban viviendo allí como parte del programa de DHS, que permite dar refugio a familias desamparadas en  edificios residenciales privados, ya fueron removidas.

Tras la tragedia, Salamanca redactó este jueves tres proyectos de leyes para que sean analizados por los abogados del Concejo Municipal, y que buscan prevenir que un accidente similar ocurra de nuevo. Las medidas harían que el DHS inspeccione los radiadores de los edificios que usa para alojar a los desamparados y obligaría que se pongan cobertores de protección en todos los radiadores en apartamentos donde hay menores de 11 años. Además, no permitiría que la Ciudad aloje a las personas en edificios cuyos caseros están en la lista de los peores