De Blasio cerrará hoteles y edificios de desamparados y construirá nuevos albergues

El mandatario anunció que 360 sitios dejarán de funcionar y habrá 90 nuevos refugios como parte de su programa para enfrentar la crisis de quienes no tienen hogar
Sigue a El Diario NY en Facebook
De Blasio cerrará hoteles y edificios de desamparados y construirá nuevos albergues
Desamparados en la ciudad de Nueva York.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Un total de 360 edificios y hoteles comerciales que funcionan como refugios en Nueva York serán cerrados en los próximos cinco años y reemplazados por 90 nuevos albergues con mejores condiciones y seguridad, como parte del plan anunciado este martes por alcalde Bill de Blasio para hacerle frente a la crisis de los 62,000 desamparados que enfrenta la Gran Manzana.

Así lo dio a conocer el mandatario durante la presentación de su programa para combatir la crisis de las personas sin hogar que viven en Nueva York y que este año alcanzó una cifra récord que afecta entre otros a 15,856 familias y 24,076 niños.

El plan pretende reducir en 45% estos sitios y que los desamparados sean ubicados en lugares construidos dentro de sus propias comunidades para que tengan un menor impacto en su vida diaria, sus trabajos y sus escuelas, al mismo tiempo que se seguirán adelantando labores de prevención para que menos neoyorquinos pierdan sus casas y terminen en la calle.

“Hoy le damos vuelta a la página, lanzando una nueva respuesta del siglo XXI a la realidad del siglo XXI de los desamparados”, dijo el alcalde de Blasio. “Durante años, muchas familias han luchado contra el aumento de los alquileres para permanecer en los hogares y las comunidades que aman. Nuestro plan continuará sacando a más gente de las calles, reduciendo el número de sitios de refugio casi a la mitad, mientras fortalecemos los servicios y mantenemos a los neoyorquinos desamparados más cerca del apoyo que necesitan para ayudarlos a ponerse de pie”.

Herminia Palacio, vicealcaldesa de Servicios Humanos y de Salud, destacó que el programa de la Ciudad pretende que los desamparados que usan los servicios de los albergues se sientan seguros y vivan en condiciones aptas, mientras son ayudados a continuar con sus vidas y obtener vivienda permanente. “Esta es la siguiente fase de los esfuerzos integrales de nuestra administración para servir mejor a las personas sin hogar y a las comunidades en Nueva York”.

Y tras advertir que el problema de los desamparados aumentó en Nueva York en 115% entre 1994 y el 2014, el comisionado del Departamento de Servicios Sociales de la Ciudad, Steven Banks, destacó las labores que ha hecho la Ciudad hasta ahora para combatir el problema.

“Esta administración implementó una estrategia agresiva de prevención que proporcionó asistencia de alquileres a 161,000 hogares para quienes una emergencia podría haberlos llevado al desalojo y aumentó los fondos para servicios legales diez veces, lo que ayudó a reducir los desalojos en 24 por ciento y mantener a 40,000 neoyorquinos en sus hogares”, comentó el funcionario, al tiempo que mencionó que han ayudado a 51,000 neoyorquinos a salir de los refugios.

Giselle Routhier, directora de políticas de la Coalición para los Desamparados recibió con beneplácito el anuncio del alcalde especialmente en su deseo de mantener albergues adecuadamente dotados y ubicados en las mismas comunidades donde las familias son desplazadas.

“Aplaudimos el anuncio del Alcalde de Blasio de que la Ciudad finalmente se esforzará por cumplir con su obligación legal y moral de proporcionar un refugio decente a todos los neoyorquinos sin hogar y abordará décadas de abandono y mala administración del sistema de refugios”, comentó, al tiempo que hizo un llamado a la Ciudad a trabajar más por la vivienda asequible.

“El alcalde de Blasio podría reducir de inmediato y drásticamente el número de personas y familias sin hogar simplemente aumentando el número de unidades de NYCHA para familias en refugios de 1.500 al año a 3.000”, advirtió.

Christine Quinn, presidenta de la organización Win que ayuda a desamparados, comentó que el anuncio de De Blasio deja ver que entiende la urgencia de la crisis.

“Estoy totalmente de acuerdo con la necesidad de aumentar el número de refugios y eliminar los apartamentos grupales. Los refugios proporcionan más que sólo camas para dormir. Proporcionan oportunidades y servicios de apoyo para los residentes para romper el ciclo del desamparo y llevarlos a ser autosuficientes”, dijo Quinn.

Por su parte Judith Goldiner, abogada de The Legal Aid Society, valoró las buenas intenciones del alcalde para enfrentar la crisis de los desamparados, pero comentó que su plan se queda corto.

“Sólo una solución que aumente la disponibilidad de viviendas permanentes de ladrillo y mortero en el control de la Ciudad, como las unidades de NYCHA y HPD, y la inclusión de apartamentos más asequibles en el extremo inferior del espectro de ingresos, puede abordar apropiadamente este problema público de larga data”, recalcó la abogada. “El corazón del alcalde está en el lugar correcto, y creemos que este es un tema que él quiere resolver, pero este plan no es suficiente para esa monumental tarea”.

Datos

  • 90 días se usaron para revisar 46 reformas que la Ciudad ya identificó en servicios a los desamparados.
  • 360 hoteles y apartamentos que funcionan como refugio para desamparados serán cerrados por completo; los primeros en el 2023 y los segundos en el 2021
  • 45% será la reducción de los albergues actuales
  • 90 nuevos albergues reemplazarán a los sitios cerrados
  • 30 refugios más se ampliarán
  • 20 nuevos albergues se abrirán cada año en los próximos cinco años
  • 2,500 personas menos habrá por año en los albergues en los próximos cinco años
  • 62,000 desamparados viven actualmente en los albergues de Nueva York
  • 15,856 familias desamparadas viven en albergues
  • 24,076 niños viven en refugios
  • 10,000 desamparados residen en 270 edificios con 3,000 apartamentos grupales
  • 7,500 personas sin hogar están alojadas en 80 hoteles
  • $600 es el costo promedio por noche
  • 31% de los desamparados de Nueva York son latinos
  • 58% de los desamparados son afroamericanos
  • 115% aumentó el número de desamparados de Nueva York entre 1994 y 2014
  • 50,000 neoyorquinos ha ayudado la Ciudad a permanecer en sus hogares o tener hogares propios entre el 2013 y 2016.