Propuesta busca evitar más desamparados en Nueva York

Asambleísta estatal Andrew Hevesi suma apoyos para sustituir los programas de protección de vivienda por uno más amplio, que evitaría el desalojo de miles de familias
Propuesta busca evitar más desamparados en Nueva York
La crisis de desamparados en el estado ha empeorado, principalmente en NYC.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El desamparo es un drama que afecta a miles de familias, lo que incluye a más de 150,000 niños en todo el estado. Hasta 23,000 de ellos carecen de vivienda en la ciudad de Nueva York, una de las urbes del planeta en la que más riqueza se mueve. Y es una situación compleja, dura, que afecta por igual a mayores y pequeños, casados y solteros, inmigrantes y nativos, que no cuenta con una solución satisfactoria y supone, además, una alta factura para los contribuyentes. El otro problema es que corre el riesgo de empeorar.

Según cifras del asambleísta estatal demócrata Andrew Hevesi, hay más de 80,000 familias e individuos que están al borde de perder su casa apenas les depare la vida una pequeña mala sorpresa (una enfermedad, por ejemplo), cometan un ligero error con sus precarias cuentas o sean víctimas de violencia doméstica. La mayoría de estos, unos 60,000, se encuentran en la Gran Manzana y permanentemente están al borde de un precipicio del que Hevesi quiere separarles, con una reforma a la insuficiente asistencia que se provee a estas familias.

El asambleísta quiere evitar la angustia a estas familias, el aumento de la población sin techo, y el alza en los costos de los servicios a los desamparado, acabando con el sistema protección de vivienda vigente y sustituyéndolo por un nuevo programa llamado Apoyo de Estabilidad para Vivienda (Home Stability Support o HSS). Según explicó este lunes a El Diario, es algo que mantendría a estas familias en sus propias casas.

Esta protección de vivienda (shelter allowance) necesita ser reformado, según expuso Hevesi, porque en 1975 pasó de ser una asistencia sobre la integridad del alquiler a un pago basado en límites (distrito, miembros de la familia, calefacción…) pero que nunca se vinculó a la inflación o subida general de precios.

Y desde entonces los costos de la vivienda se han disparado al alza y, de hecho, la falta de vivienda asequible es el primero de los muchos motivos de que haya tantas personas sin techo.  Actualmente, las ayudas mensuales por vivienda, que fluctúan entre $264 y $447 para una familia de tres personas, son manifiestamente insuficientes. Conseguir un apartamento de dos habitaciones que cumpla con los criterios de habitabilidad por menos de $1,000 es prácticamente un golpe de suerte en la ciudad y por lo tanto raro. Así pues, dos tercios de las personas en asistencia pública en viviendas privadas tienen que pagar mucho más de lo que recibe.

Once distritos, incluida la ciudad de Nueva York, están ofreciendo renta suplementaria a 15,000 hogares con el objeto de que puedan pagar el alquiler y calefacción.

Ante esa insuficiencia y los riesgos que esto entraña, Hevesi promociona este HSS como un suplemento para todas las familias y solteros (que normalmente tienen menos red social) del estado que estén a medio paso del desahucio, el desamparo o la pérdida del hogar por violencia doméstica, las condiciones de insalubridad de la vivienda o el desempleo. El HSS sustituiría todas las ayudas opcionales y aseguraría el techo a todos su beneficiarios con una protección que funcionaría como un equivalente estatal de la Sección 8.

Pagaría 85% de la renta

El HHS, que estaría financiado por fondos federales y del estado de Nueva York, proporcionaría el pago del 85% de la renta de mercado justa y ayudaría para pagar la calefacción si esta no está incluida. Los municipios pueden, si quieren, añadir fondos para cubrir hasta 100% de la renta. El plan diseñado por Hevesi cuenta con el respaldo de la Asamblea y el Senado estatal, además de varios concejales de la ciudad de Nueva York, el alcalde Bill de Blasio, la defensora del pueblo Letitia James, y organizaciones como The Legal Aid Society y Rebny.

Traería un ahorro

El costo puede parecer elevado, unos $11,224 al año para una familia de tres personas en la ciudad, pero es mucho menor que el de la vivienda temporal (refugio) que para esta misma familia puede suponer $38,460 anuales para el municipio. El ahorro neto, por tanto, sería de $27,236 anuales en ayudas. En Westchester County el ahorro sumaría $46,744 y en Monroe County, algo más de $27,000. El HSS puede beneficiar por un año más, como transición, a quienes mejoran su situación económica y pueden prescindir de la ayuda aunque no inmediatamente.

Y ahorra dinero a los contribuyentes de tres maneras. Por un lado se reducen los costos de refugio y se rebaja la utilización de estos. Adicionalmente se ahorra en los gastos de otros servicios para desamparados como cocinas públicas, intervención de la policía, costos legales en los tribunales y  de emergencias hospitalarias para una población con mayores tasas de enfermedades mentales, adicciones y otros problemas severos de salud. Por último, la prevención de desalojos evita altos desembolsos según defiende Hevesi, ya que el paso por unos tribunales de vivienda totalmente atascados de 5,200 casos más supone unos gastos de $251 millones según la NYC Bar Association. Los dueños de las casas no tendrán que llevar a los inquilinos a los tribunales para que califiquen para el HSS.

Entrada con difícil salida

  • El estado de Nueva York ha informado al Departamento de Vivienda que hay 19,000 personas más entrando en la categoría de desamparados que saliendo de esta.
  • Más de 62,000 personas duermen en refugios cada noche en la ciudad de Nueva York. El 31% de ellos son latinos.
  • Miles más duermen en las calles, edificios abandonados y campamentos rudimentarios.
  • El costo de la vivienda y la violencia doméstica son dos de los motivos por los que crece el desamparo entre la población.
  • Un tercio de las personas que reciben asistencia pública son latinos.