Seúl, Washington y Tokio coordinan posiciones tras el lanzamiento de misil norcoreano

Los gobiernos buscan frenan lo que llaman "provocaciones" del líder Kim Jong-un
Seúl, Washington y Tokio coordinan posiciones tras el lanzamiento de misil norcoreano
El fin de semana, Japón acusó a Corea del Norte de lanzar cuatro misiles cerca de sus territorios.
Foto: EFE/EPA/KIM HEE-CHUL

Seúl.- Representantes de los gobiernos de Corea del Sur, Estados Unidos y Japón intercambiaron y coordinaron posiciones con motivo del lanzamiento de cuatro misiles balísticos llevado a cabo por el Ejército norcoreano.

El responsable de la Oficina de Seguridad Nacional (NSO) de Seúl, Kim Kwan-jin, mantuvo una conversación telefónica con el consejero nacional de seguridad estadounidense, Herbert R. McMaster, en la que ambos acordaron aumentar la presión y las sanciones sobre Pyongyang, según portavoces del Gobierno surcoreano citados por la agencia Yonhap.

Por su parte, el ministro de Exteriores surcoreano, Yun Byung-se, y su homólogo japonés, Fumio Kishida, también acordaron por vía telefónica reforzar la cooperación entre Seúl y Tokio para frenar lo que consideran provocaciones del régimen de Kim Jong-un.

A su vez, el representante de Seúl en las negociaciones para la desnuclearización de la península coreana, Kim Hong-kyun, se entrevistó por vía telefónica con sus homólogos estadounidense, Joseph Yun, y japonés, Kenji Kanasugi.

Los cuatro proyectiles lanzados hoy por Corea del Norte desde su costa noroccidental volaron unos 1,000 kilómetros hacia el este y cayeron en el Mar de Japón.

Tres de ellos cayeron en la Zona Económica Especial (EEZ) de Japón -espacio que se extiende a unos 370 kilómetros desde las costas niponas-, cerca del litoral de la prefectura septentrional de Akita.

El ensayo contribuye a incrementar aún más la tensión en la península coreana, donde la semana pasada Washington y Seúl iniciaron sus maniobras militares anuales, las mayores hasta la fecha.

El pasado viernes Corea del Norte amenazó a través de su diario estatal “Rodong Sinmun” con llevar a cabo nuevos ensayos de misiles en respuesta a estos ejercicios, que Pyongyang considera un ensayo para invadir su territorio.

Tras lanzar un misil de medio alcance el 12 de febrero, el de hoy es el segundo ensayo balístico que realiza Corea del Norte desde que su líder, Kim Jong-un, anunció en Año Nuevo que Pyongyang ultimaba el desarrollo de un proyectil intercontinental (ICBM), arma que podría permitirle en el futuro alcanzar territorio de EE.UU.