Scarlett Johansson habría iniciado los trámites para divorciarse de Romain Dauriac

La actriz habría acudido a un juzgado de Nueva York con el propósito de disolver definitivamente su matrimonio
Scarlett Johansson habría iniciado los trámites para divorciarse de Romain Dauriac

La actriz Scarlett Johansson habría tomado la iniciativa a la hora de finalizar legalmente su unión matrimonial con Romain Dauriac, hasta el punto de haber interpuesto ya la correspondiente demanda de divorcio ante un tribunal de Nueva York y haber solicitado de paso la custodia física de la pequeña Rose, la única hija que tiene la pareja tras dos años de intensa relación.

Como publica ahora el diario The New York Post, de los documentos facilitados por los abogados de la intérprete al juez se desprende que el matrimonio estaría “irremediablemente roto” y que Scarlett estaría convencida de que la única manera de garantizar el bienestar integral de Rose pasa por que la pequeña viva con su famosa madre en Estados Unidos.

Sin embargo, fuentes cercanas al empresario francés apuntan que el deseo de este reside en establecer de nuevo su residencia en su país natal y llevarse a su hija con él, por lo que se prevé que la batalla judicial se extienda varios meses antes de dar con un arreglo beneficioso para las dos partes.

“El señor Dauriac desea mudarse a Francia con su hija, entre otras razones por que la señorita Johansson viaja con demasiada frecuencia. Va a ser un caso muy interesante y complejo”, asegura un supuesto miembro de su equipo legal al citado medio, incidiendo así en la idea de que Rose, de dos años, requiere de un entorno doméstico lo suficientemente estable para poder crecer con normalidad.

Poco después de que saliera a la luz que Scarlett Johansson y Romain Dauriac habían decidido poner fin a su relación, rumores que pareció confirmar la propia intérprete durante una entrevista en la que abordaba las dificultades que implicaba para ella la vida matrimonial y la monogamia, desde su círculo más cercano comenzó a especularse con la posibilidad de que, de cara a un hipotético divorcio, ambos acordaran distribuir de forma igualitaria el tiempo que pasarían con su hija una vez separados.

“Scarlett está decidida a llevarse a la niña a todas partes, en función de su calendario de trabajo. De hecho, es posible que se vaya con ella a Nueva Zelanda para rodar allí una película. Y la verdad es que la pequeña no ha dejado de ir de un lado para otro en estos últimos meses. A largo plazo, quedará demostrado que este estilo de vida no le conviene“, aseguraba un informante al mismo medio hace unos días.