Pescadero, el pueblo que se siente amenazado por los millonarios de Silicon Valley

Es una joya de la costa californiana, famosa por sus deliciosas alcachofas y sus tierras de cultivo. Pero la llegada de los magnates de la tecnología amenaza con transformar el paisaje y, sobre todo, el costo de la vida. BBC Mundo estuvo allí
Sigue a El Diario NY en Facebook
Pescadero, el pueblo que se siente amenazado por los millonarios de Silicon Valley

Con apenas 650 habitantes, la pintoresca localidad agrícola de Pescadero es un tesoro escondido en la costa de California, Estados Unidos.

O quizá deberíamos decir “era”: los empresarios tecnológicos de Silicon Valley, a poco más de una hora del lugar, están empezando a comprar terrenos en los alrededores .

Los lugareños temen que se pierda la magia de sus mercados de verdura fresca, los paseos en bicicleta siguiendo la línea del mar o el disfrute de una deliciosa crema de alcachofas en la taberna de la calle principal.

BBC Mundo visitó el pueblo.

Paraíso rústico

Pescadero está en el condado de San Mateo, en la parte sur de la península de San Francisco.

La línea de la costa que lo bordea es de una belleza que explica por qué cada vez más personas desean vivir en la zona, alejados del ambiente high-tech de Silicon Valley.

La localidad de Pescadero está en un lugar privilegiado de la costa californiana. BBC MUNDO

La calle principal del pueblo, que ocupa dos cuadras, está a unos 3 kilómetros del océano y no tiene muchas construcciones.

Las edificaciones son bajas y cuentan con una variedad de negocios: cafés, restaurantes, tiendas de muebles y de recuerdos, una taquería dentro de una gasolinera y el comercio central, en el que se puede encontrar desde una botella de vino producido localmente hasta un mapa de la zona.

Los alrededores están llenos de campos de cultivo de los que vive la mayoría de la población.

Nic Erridge, miembro del concejo municipal de Pescadero, nos acompaña en la visita.

“El secreto de Pescadero se ha revelado. Todo esto es un paraíso rústico de bosques de secoyas, granjas y playas de mar agitado a unos 45 kilómetros del corazón de la industria de alta tecnología”, dice.

Los millonarios están comprando grandes parcelas de tierra, añade Erridge, algo que confirman los agentes inmobiliarios que trabajan en esta localidad.

Secretismo y privacidad

La afluencia de los empresarios no es notoria a simple vista.

La nueva generación de propietarios parece haberse fundido en las verdes colinas de la región y entre los cañones y los bosques del paisaje.

Las estrictas normas de desarrollo costero, rigurosamente aplicadas por el gobierno del condado y por grupos medioambientales como el Comité para las Laderas Verdes, requieren que las nuevas casas no sean tan visibles.

Pero el historial de propiedades y otros datos disponibles al público aportan alguna información sobre los vecinos más ricos.

El empresario John Doerr, de Kleiner Perkins Caufield & Byers, posee por ejemplo cerca de 5 kilómetros cuadrados de terreno, mientras que Signe Ostby, esposa del cofundador de Intuit, Scott Cook, cría caballos en un rancho de más de 9 km cuadrados.

Pescadero tiene una calle principal en la que se encuentran los principales locales y está rodeado de extensas parcelas de tierra de cultivo. BBC MUNDO
Pescadero tiene una calle principal en la que se encuentran los principales locales y está rodeado de extensas parcelas de tierra de cultivo. BBC MUNDO

La pareja formada por el financiero retirado Tom Steyer y la empresaria y filántropa Kat Taylor posee un rancho de ganado de 7 km cuadrados que consideran laboratorio para la crianza sostenible de animales .

“Tiene algo de mágico, creo, la idea de que hubiera tanto espacio abierto y salvaje tan cerca de Silicon Valley y San Francisco”, le dijo recientemente Steyer a la prensa local.

Encarecimiento de la vida

Pero los residentes de Pescadero experimentan de un tiempo a esta parte los inconvenientes de este influjo de turistas y foráneos.

El principal de ellos es el marcado aumento de precios.

Café en Pescadero, California
El café de Ángela era el local más concurrido un día entre semana, a mediodía. BBC MUNDO
En el café donde trabaja Ángela se encuentran todo tipo de objetos antiguos y de recuerdo. BBC MUNDO

Melly trabaja en la tienda principal del pueblo. Vende de todo: comida, recuerdos turísticos, bebida y, sobre todo, alcachofas , el producto típico de Pescadero.

“Tengo suerte de que mi familia compró la casa en la que vivimos antes de que estallara el boom”, le cuenta a BBC Mundo.

“Si no, yo no podría permitirme vivir aquí , en este lugar de cuatro calles que de repente se volvió un lujo”.

Melly nos cuenta que, si bien la mayoría de la población en este pueblo es de origen anglosajón, más del 60% de los residentes habla español .

Para ella, la vida en Pescadero es muy agradable y no quiere que cambie.

En la avenida principal, donde no hay restricciones para estacionar el auto y se ven grupos de personas equipadas para hacer senderismo, se respira esa tranquilidad de la que habla Melly.

“No me molestan los turistas, ¡al contrario! Lo que me preocupa es la gente que se está instalando aquí con mucho dinero, porque ellos son los que hacen que suba el costo de vida”, reitera.

Activismo ambiental

Una cosa por la que no deben preocuparse los habitantes es que se construya de forma desmesurada.

Las estrictas leyes de desarrollo costero de California y la presión de grupos ambientalistas como POST (siglas de la fundación para el espacio abierto de la península) evitan un excesivo crecimiento urbanístico.

Sin embargo, no todos los vecinos están contentos con la actividad de POST.

Angela, una joven que trabaja en el café más concurrido de Pescadero, explica que POST ha comprado un inmenso terreno de 95 km cuadrados .

“Esto ha tenido un efecto negativo en el distrito escolar de la zona”, sostiene.

Muchos de los estudiantes de las escuelas de primaria y secundaria son hijos de trabajadores del campo con bajos ingresos.

Al ser una organización sin ánimo de lucro, POST no paga impuestos por la mayor parte del terreno que posee.

En Pescadero se fomenta el consumo de lo local. BBC MUNDO

El distrito calcula que pierde US$162.000 en impuestos anuales sobre la propiedad.

“Cada vez que compran un rancho”, afirma Erridge, “perdemos un profesor”.

La organización, financiada en parte por ricos individuos y fundaciones de Silicon Valley le dio al distrito unos US$55.000 para compensar las pérdidas y prometió hacer pagos similares al menos los próximos años.

El futuro es incierto.

Nadie sabe cómo estará la costa sur de la península en las próximas décadas.

Por el momento, el compromiso con la protección ambiental es patente, así como la apuesta por la agricultura y la ganadería.

“Es nuestra visión e intención promover economías rurales sanas” , indica Erridge.

“En un mundo perfecto sería todo agricultura y todos viviríamos en nuestro lado de la colina para visitar el centro del pueblo los fines de semana y comprar alcachofas.

“Pero no vivimos en un mundo ideal. Veremos qué pasa con la llegada de tanta fortuna”, concluye.

Por