Activistas advierten: Anulación de “Obamacare” causará estragos en la comunidad hispana

Con Obamacare más de cuatro millones de latinos han obtenido seguro médico, pero si el Congreso la anula, éstos podrían estar en riesgo

Guía de Regalos

Activistas advierten: Anulación de “Obamacare” causará estragos en la comunidad hispana

WASHINGTON.- La comunidad hispana está “bajo ataque” en muchos frentes y la insistencia de los legisladores republicanos de anular “Obamacare” sólo causará estragos para los latinos, en particular para los más de cuatro millones que se han beneficiado de la reforma de salud, advirtieron este miércoles líderes de las principales organizaciones latinas en el país.

La coalición “Agenda Nacional de Liderazgo Hispano” (NHLA), que agrupa a 40 organizaciones latinas en todo el país, convocó una conferencia telefónica para dejar en claro que lucharán contra cualquier esfuerzo para anular “Obamacare”, y urgió a los hispanos a trabajar también de forma individual para presionar a sus representantes en el Congreso a que rechacen el plan republicano.

Los activistas no delinearon una estrategia concreta para bloquear la anulación de “Obamacare” ni una campaña de anuncios o de presión política, aunque insistieron en que figura entre sus máximas prioridades en las próximas semanas, y acudirán a las redes sociales para repetir ese mensaje.

Desde que el Congreso aprobó “Obamacare” en 2010, los republicanos montaron una especie de “cruzada” contra la reforma de salud, y tras el ascenso del presidente Donald Trump al poder han encontrado un aliado en la Casa Blanca para esos esfuerzos.

Pero Héctor Sánchez, presidente de NHLA, urgió al Congreso a que rechace la medida republicana porque, a su juicio, “millones de latinos a nivel nacional dependen de (“Obamacare”) no solo para tener una buena calidad de vida sino también para sobrevivir” y los republicanos harían bien en reconocer “el efecto desastroso” que tendría anular el sistema para mujeres, niños, y ancianos, dijo Sánchez.

“Obamacare”, parte clave del legado del presidente Barack Obama, amplió la cobertura médica a más de 20 millones de personas, incluyendo 4,2 millones de hispanos. Eso, según activistas, ayudó a que los hispanos hayan bajado su tasa de personas sin seguro médico a “nivele históricos”.

De hecho, los hispanos conforman el segundo grupo demográfico minoritario que más se ha beneficiado de “Obamacare”, detrás de los afroamericanos.

En general, la comunidad hispana redujo su tasa de personas sin seguro de 30,7% en 2010, a 16,2% en 2015, “el nivel más bajo jamás registrado”, según NHLA.

Obamacare podrá ser eliminado por Trump con el apoyo de la mayoría republicana en el Congreso. Getty

Se calcula que unos 676,000 niños hispanos lograron un seguro médico bajo la reforma sanitaria de 2010, y ahora la tasa de niños latinos sin seguro médico bajó del 11,5% a 7,5%.

Los activistas destacaron el impacto “desastroso” que tendrá la idea de los republicanos de frenar la expansión del “Medicaid” en 2020.

El sistema de “Medicaid” ofrece cobertura médica a unos 74 millones de personas pobres en EEUU, incluyendo 18 millones de latinos, pero si el gobierno frena su ampliación al eliminar “Obamacare”, entre cuatro y seis millones de personas se quedarían excluidas del programa federal.

La doctora Elena Ríos, presidenta de la Asociación Nacional Médica Hispana (NHMA)  acusó a los republicanos de querer eliminar el acceso a servicios de salud preventiva, salud dental y salud mental porque su medida elimina “beneficios esenciales” y aumenta las mensualidades para los ancianos, además de los recortes masivos a “Medicaid”.

“Nuestra comunidad está bajo ataque en muchos frentes”, afirmó, por su parte, Janet Murguía, presidenta del Concejo Nacional de La Raza (NCLR), en referencia al asedio del gobierno contra los inmigrantes indocumentados.

Murguía también criticó los enormes cambios que se avecinan para “Medicaid”, al señalar que los latinos conforman un tercio de los adultos no ancianos inscritos en ese programa, y que los recortes en ciernes perjudicarán a los niños hispanos y sus familias.

Yanira Cruz, presidenta del Concejo Nacional Hispano para la Vejez (NHCOA), se quejó de que, si la medida es promulgada, las aseguradoras podrán incrementar lo que cobran a las personas mayores por un plan médico por hasta cinco veces más por encima de lo que pagarían personas más jóvenes.

“El cuidado de salud no debería ser un negocio; es un derecho fundamental para los seres humanos”, apuntó.

Asimismo, Brent Wilkes, director nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), señaló que la medida no corrige en absoluto los problemas del sistema de salud sino que, todo lo contrario, encarece los seguros, reduce la asistencia económica para familias de bajos recursos, y para colmos da “generosos” recortes de impuestos para los ricos “a expensas de las familias hispanas trabajadoras”.

Por su parte, Jessica González Rojas, directora ejecutiva del Instituto Nacional para la Salud Reproductiva de las Mujeres (NLIRH), precisó que la medida en debate privará a millones de beneficiarios de “Medicaid” de acceso a los centros de salud que opera “Planned Parenthood”, que además de cuidado reproductivo, ofrece servicios de prevención del cáncer.

Al igual que otros detractores de la medida republicana, conocida como “American Health Care Act”, los activistas destacaron que un análisis de la propia Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, en inglés) señaló que 14 millones de personas perderán cobertura médica tan solo en 2018, y esa cifra aumentará a 24 millones para 2026.

La oposición a la medida también viene de algunos legisladores republicanos, entre éstos la cubanoamericana de Florida, Ileana Ros-Lehtinen.

Ros-Lehtinen dijo en su cuenta en Twitter que votará en contra de la medida cuando ésta llegue al pleno de la Cámara de Representantes porque muchos de sus votantes en Florida “perderán su seguro, y habrá menos fondos para ayudar a los pobres y los ancianos con su cuidado de salud”.

La medida ya fue aprobada en sendos comités de la Cámara Baja, pero el senador demócrata de Nueva York y líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, advirtió ayer de que ésta afrontará enormes trabas para su aprobación final.