McNamara rescata al New York City FC

Los celestes se imponen 2-1 a San José Earthquakes en el Yankee Stadium

Guía de Regalos

McNamara rescata al New York City FC
Tommy McNamara celebra el gol anotado ante San José Earthquakes.
Foto: NYCFC

EL BRONX, NY – A las aficiones les suelen gustar los jugadores luchadores, los que se dejan la piel en el campo, los que corren hasta los balones a los que saben que no van a llegar, incluso aunque sean limitados táctica y técnicamente.

A la afición del New York City FC le gusta Thomas McNamara, un futbolista que meses antes del primer partido en la historia del club –hace poco más de dos años- estaba sin equipo y hacía de “sparring” a David Villa para que el capitán y primer integrante de la plantilla no entrenara solo mientras construían un equipo a su alrededor.

En aquellos meses no sólo McNamara se hizo amigo del delantero español, sino que captó la atención de los técnicos del nuevo club y convenció a Jason Kreis de que merecía un lugar en la plantilla inaugural de los celestes.

En aquella primera temporada en la que el NYCFC se quedó fuera de los playoffs pese a sus rutilantes estrellas europeas (el propio Villa, el italiano Andrea Pirlo y el inglés Frank Lampard), McNamara fue logrando más y minutos hasta convertirse en un fijo en el esquema de Kreis y en un favorito de la afición por su potencia, su llegada al área “empujando” desde el centro del campo y algunos goles memorables por la escuadra desde fuera del área.

Pero la sensación era que si un jugador “menor” como McNamara era de los mejores, eso significaba que el equipo no tenía nivel para aspirar a grandes cosas. Así lo entendió Patrick Vieira, el entrenador francés que tomó el City el segundo año con el claro objetivo de llegar a la final de la MLS. Para triunfar en la liga se necesitaba más experiencia y calidad que la de “Tommy Mac”.

Pero hay días en que los partidos se traban. En que tus delanteros se estrellan una y otra vez contra un muro impenetrable o, simplemente, no tienen el día.

En esas tardes frías como la de este sábado en el Yankee Stadium, en la que 20,066 valientes acudieron al templo del béisbol a ver un duelo que después de diez locos minutos iniciales –con dos goles: de Marcos Ureña para San José y de Jack Harrison para el City– se convirtió en una siesta de fútbol… En esas tardes hace falta un Tommy McNamara que salga en la segunda parte y te gane el partido.

El jugador de West Nyack, NY, saltó al campo en el minuto 62 sustituyendo al mago Pirlo. Qué paradoja, pocos jugadores hay más diferentes en la ofensiva del NYCFC. Cinco minutos después, el americano de origen irlandés remataba a la red una gran jugada de Villa y de los costarricenses Rodney Wallace y Ronald Matarrita por la izquierda después de un robo de balón en el medio del campo fruto de una buena presión.

“El segundo gol creo que realmente refleja la forma en que queremos jugar”, aseguró Vieira tras el partido en una rueda de prensa en que casi todas las preguntas eran sobre McNamara.

Era el primer gol de MCNamara esta temporada y dio los tres puntos al City, que con 7 puntos en 4 partidos está empatado con Atlanta, Columbus y NY Red Bulls en la cabeza de la Conferencia Este.

“Siempre me ha gustado Tommy, no sólo el futbolista sino la persona. Siempre ha trabajado mucho”, dijo Vieira, que recortó los minutos de McNamara drásticamente desde la temporada pasada, en la que el NYCFC logró alcanzar los playoffs.

“Los jugadores tienen que entender que es difícil jugar, que hay una competición entre ellos… Yo a veces me equivoco”, continuó el técnico francés. “Pero la actitud de Tommy siempre ha sido buenísima. Es uno de esos jugadores que lo ha dado todo por este equipo de fútbol”.

¿Será McNamara titular el próximo sábado en Washington ante el D.C. United?

“Voy a tener que ponerlo de inicio”, dijo Vieira de broma ante la sucesión de preguntas sobre Tommy Mac.

Nos tememos que no estará en el once incial. Pero el “coach” ya sabe dónde mirar cuando necesite destrabar un partido.