Proyecto de ley busca cerrar récords por posesión de marihuana

La medida impulsada en el Senado estatal busca evitar que un inmigrante sea deportado por tener un registro de este delito menor
Proyecto de ley busca cerrar récords por posesión de marihuana
Los arrestos por posesión de marihuana pueden poner en riesgo el estatus de un inmigrante
Foto: Archivo/Getty Images

Bajo la presidencia de Donald Trump, las personas sin ciudadanía estadounidense y con récord criminal están más vulnerables que nunca de ser deportadas aunque tengan una ‘Green Card’.

De hecho, un cargo por posesión de cualquier substancia controlada, incluyendo un arresto por tener una pequeña cantidad de marihuana, puede resultar en que un individuo nunca obtenga los documentos de residencia.

Por ello, activistas y funcionarios electos en Nueva York están presionando para que el Senado estatal apruebe una ley que cerraría los antecedentes penales, principalmente de aquellos que han sido previamente condenados por poseer en público pequeñas cantidades de marihuana.

El senador Jamaal Bailey, patrocinador del proyecto de ley, cree que la medida es necesaria para que el estado y la ciudad de Nueva York mantengan su estatus de ‘santuario’.

“Con la hipervigilancia de ICE, aprobar una ley como está será muy importante para las personas de las comunidades inmigrantes, especialmente ahora que los están deportando por cualquier crimen menor que cometan”, dijo Bailey en conversación con El Diario.

Las deportaciones por posesión de pequeñas cantidades de esta droga ya se realizaban antes que Trump tomara el poder. En el 2013, un análisis mostró que la posesión de cannabis fue la cuarta razón más común por deportaciones, superando los homicidios, robos, asaltos, y acoso sexual.

“Un arresto y cargo pueden tener consecuencias significativas, especialmente para las comunidades inmigrantes”, dijo Scott Hechinger, abogado para Brooklyn Defenders, quienes representan alrededor de 40,000 personas anualmente.

El defensor público expresó que clausurar los récords es un paso importante, pero que “sin la despenalización completa de la marihuana, individuos, familias, y comunidades no estarán seguros de ICE”.

Más allá de la deportación, el senador Bailey considera injusto que tras un arresto por posesión de pequeñas cantidades de marihuana como una ofensa leve, a los neoyorquino se les haga muy difícil el aplicar y conseguir un trabajo, educación, o vivienda.

Desde el 1977, cuando la Legislatura estatal pasó el ‘Marijuana Reform Act’, poseer 25 gramos de cannabis o menos se convirtió en una violación en Nueva York, y no un crimen. Sin embargo, los arrestos no se han detenido debido a una provisión de la ley que continuaba penalizando como un delito el fumar la marihuana o el tenerla a vista pública.

Mientras que de 1981 al 1995 los arrestos en la Ciudad de Nueva York se mantuvieron en alrededor de 2,300 por años, a mediados de la década de los 90 comenzaron a aumentar las detenciones según un estudio del Drug Policy Alliance.

El informe mostró que de 1996 hasta el 2010 hubo 536,322 arrestos por posesión de marihuana en la Gran Manzana, un promedio de 36,000 anuales.

Sólo en el 2010, el NYPD arrestó a 50,383 personas por posesión, y la mayoría eran negros (54%) e hispanos (32%). Estos arrestos y el procesamiento representaron un gasto de $75 millones para el gobierno de la Ciudad.

Drástico cambio

Sosteniendo una bolsa de 25 gramos llena de orégano, para simular que era marihuana, el excomisionado de Policía Bill Bratton anunció durante una rueda de prensa en el 2014 que las personas en posesión de pequeñas cantidades de marihuana que no esté a la vista pública serían multadas en vez de arrestadas.

El cambio resultó en una baja significativa de detenciones y en el 2015 el departamento sólo hizo 16,500 arrestos por posesión de marihuana. Sin embargo, la cifra volvió a aumentar nuevamente en el 2016, cuando se realizaron 18,136 aprehensiones —el 85% siendo personas de las minorías.

“Los negros y latinos son arrestados en mayores niveles aunque el hecho es que las personas blancas usan la marihuana en niveles más altos que las personas de color”, dijo la asambleísta estatal Crystal Peoples-Stokes, quien fue la patrocinadora de la ley del senador Bailey en la Asamblea estatal, y la cual ya fue aprobada por esa cámara.

La asambleísta indicó que la guerra contra las drogas ha tenido un efecto devastador para las comunidades de color. “Eliminar las condenas por posesión de marihuana en bajos niveles es el primer paso para reintegrar a miles de neoyorquinos a quienes se les inhibe diariamente el acceso al empleo, la vivienda y la educación, todo debido a una convicción en su registro por simple posesión de marihuana”, expresó la asambleísta.

En su discurso sobre el Estado del Estado, el gobernador Andrew Cuomo propuso la idea de despenalizar completamente la marihuana para “reducir el número de individuos no violentos que se ven envueltos innecesariamente en el sistema de justicia criminal”.

Bailey y los activistas querían que Cuomo incluyera el lenguaje de la legislación en el presupuesto estatal para el año fiscal 2018 que fue aprobado el pasado domingo, pero en el mismo sólo se incluyó una línea sobre la marihuana que señaló que las penalidades por posesiones pequeñas deberían ser “justas y consistentes”.

Ahora mismo, Bailey está esperando que el presidente del Comité de Códigos del Senado estatal incluya su proyecto de ley en la agenda para que pueda ser votado y luego pasar al Senado donde sería convertido en ley.

“Estamos decepcionados que el acuerdo final del presupuesto no incluyó la clausura de récords pasados de posesión de marihuana e instamos al gobernador Cuomo y el Senado estatal a que actúen inmediatamente para corregir el daño causado por estos arrestos perjudiciales aprobando la legislación que ahora está en el Senado”, expresó en una declaración el Drug Policy Alliance.

¿Qué establece el proyecto de ley?

  • Proporciona una medida de protección para los inmigrantes no ciudadanos, haciendo difícil que las autoridades de Inmigración usen como prueba los cargos por marihuana para que un juez encuentre a un residente legal apto para ser deportado.
  • Crea un proceso para aquellos que han sido previamente condenados por posesión pública de pequeñas cantidades de marihuana para cerrar sus antecedentes penales.
  • Prohíbe que el Departamento de Servicios de Justicia Penal incluya la condena de posesión de marihuana de una persona en cualquier informe emitido.
  • Cualquier persona que ha sido culpable por un cargo de posesión tendría su récord clausurado a los tres años de la convicción. (Esto es más parecido a los procesos por delitos del mismo nivel).