La violencia doméstica continúa en alza en NYC

Administración De Blasio revela informe que acoge recomendaciones para enfrentar este delito
La violencia doméstica continúa en alza en NYC
La violencia doméstica ahora representa uno de cada cinco homicidios y dos de cada cinco agresiones reportadas en toda la ciudad.

Los casos de violencia doméstica están aumentando en la Ciudad de Nueva York. El número de homicidios entre parejas pasó de 26 en 2015 a 37 en 2016 y el número de reportes de incidentes de violencia doméstica aumentó de 74.684 en 2015 a 91.617 en 2016.

Estas cifras fueron divulgadas este lunes por el alcalde Bill de Blasio y la primera dama Chirlane McCray durante la presentación del informe del Grupo de Trabajo sobre Violencia Doméstica.

El documento contiene una serie de recomendaciones para reducir la violencia doméstica en la ciudad de Nueva York. La ciudad invertirá cerca de $ 7 millones para hacer más eficiente la identificación y detención de los  agresores y asegurar el apoyo a los sobrevivientes.

“La violencia doméstica es inquietantemente común y afecta a todos los vecindarios de Nueva York. Es solo enfrentando este delito que acabaremos con el círculo vicioso que lo perpetúa”, dijo De Blasio.

Entre una de las principales sugerencias está la de proporcionar asistencia legal para los inmigrantes. Vincular los servicios de violencia doméstica con los servicios legales de inmigración para garantizar que los supervivientes puedan buscar ayuda sin miedo o tener consecuencias de inmigración.

De acuerdo al alcalde, el informe envía un mensaje fuerte y claro, de que, “no vamos a tolerar la violencia doméstica, los sobrevivientes tienen el pleno apoyo de la ciudad, y los abusadores deben ser responsables. Haremos todo lo que podamos para asegurar que la ciudad de Nueva York sea más segura para todos, en todas partes y en todo momento”.

El Grupo de Trabajo inició sus operaciones en noviembre de 2016 y fue concebido para desarrollar una respuesta coordinada al persistente problema de violencia doméstica que incluía tanto el aspecto de justicia penal como la intervención en los servicios sociales.

“No hay una solución simple y única para la violencia doméstica, pero hay acciones que podemos tomar para brindar vías para la seguridad de los sobrevivientes y tomar acción contra los agresores”, dijo de su parte McCray, copresidenta de la organización Domestic Violence.

En 2007, el 4.8% de todos los principales crímenes en la Ciudad estaban relacionados con violencia doméstica, ampliamente definidos por incluir delitos que involucran a miembros de la misma familia u hogar, así como aquellos relacionados con parejas convivientes. Para 2016, ese porcentaje había alcanzado el 11,6%. La violencia doméstica ahora representa uno de cada cinco homicidios y dos de cada cinco agresiones reportadas en toda la ciudad.

“Creemos que estas inversiones nos permitirán reducir aún más el crimen y los incidentes, particularmente contra las víctimas de la violencia doméstica”, dijo el comisionado de policía James P. O’Neill, al comentar las recomendaciones.

El Grupo de Trabajo llevó a cabo una revisión en profundidad de los programas e inversiones actuales de la Ciudad para mejorar la prestación de servicios sociales a las víctimas, recopilación de pruebas y otras tácticas de aplicación de la ley.

El nuevo enfoque se centra en intervenir lo antes posible, mejorando los caminos hacia la seguridad de los sobrevivientes y asegurando una aplicación rápida, efectiva y duradera para responsabilizar a los agresores.