Nueva ley castiga con dureza las divisiones ilegales de viviendas

La medida firmada este miércoles impone $15,000 de multa por cada unidad ilegal que pone en riesgo la seguridad de los inquilinos y su calidad de vida
Nueva ley castiga con dureza las divisiones ilegales de viviendas
El concejal Vincent Gentile, tras la firma de la ley 1218-A contra divisiones ilegales en apartamentos
Foto: Edwin Martinez / El Diario

La ciudad de Nueva York dio este miércoles un importante paso en su lucha contra los caseros que realizan divisiones ilegales en sus propiedades a fin de obtener más ingresos, al firmar una ley que impone severas penas contra estos propietarios inescrupulosos. Las particiones para crear varias unidades de vivienda en espacios unifamiliares ponen en riesgo la seguridad de los inquilinos además de afectar su calidad de vida.

Así lo anunció el concejal Vincent Gentile tras la firma de la ley 1218-A, que eleva las multas por violaciones para quienes incurran en esta práctica a $15,000 dólares por cada unidad ilegal que se construya, y si no se pagan en un período de un año, la deuda puede embargarse sobre la propiedad. Se estima que la ley entre en vigor en 120 días.

En este tipo de unidades viven principalmente inmigrantes, y mayormente son familias hispanas y asiáticas las que caen como víctimas. Pero con la nueva legislación también se facilitarán las diligencias de inspección del Departamento de Edificios a los apartamentos donde se sospeche que hay modificaciones ilegales.

“Esta ley ayudará a combatir a los espacios residenciales que tengan tres o más unidades de vivienda por encima de la cantidad legalmente permitida”, comentó Gentile, quien fue el promotor de la iniciativa, destacando que la problemática está alcanzando niveles alarmantes. “Las quejas sobre divisiones ilegales recibidas a la línea 311 en el 2016 superaron las 18,000, con un promedio de 50 al día, con dueños inescrupulosos que están tratando de maximizar sus ingresos victimizando a los inquilinos”, recalcó el legislador, recordando que esta práctica ha arruinado muchas vidas.

En el 2011, una familia mexicana, entre ellos un menor de 12 años, falleció en un voraz incendio del que no pudieron escapar, porque las salidas de emergencia estaban selladas, producto de la modificación ilegal del inmueble en el que vivían en El Bronx. Dos años antes, tres hombres también murieron durante un fuego en Woodside, Queens, en otro apartamento similar que se construyó en un sótano.

El concejal Barry S. Grodenchik, de Queens, condado que cuenta con muchos casos de divisiones ilegales, aseguró que esta práctica no incide en la seguridad de los inquilinos, sino que tiene un impacto negativo para toda la comunidad al afectar los servicios y hasta el transporte.

“Cuando los caseros rentan un sótano ilegal para tres o más familias, el problema no solo tiene que ver con la calidad de vida y la seguridad pública, sino que afecta otros asuntos como las escuelas. En mi distrito están por encima de 170% y hasta 180% de su capacidad”, agregó el político, resaltando que aunque las modificaciones ilegales no son crímenes violentos, son delitos contra la comunidad.

Doris Nilson Cruz, presidenta de la Junta Comunal Número 10 de Brooklyn, aseguró que los inmigrantes son blanco perfecto de caseros inescrupulosos, que solo desean duplicar sus ganancias.

“Los latinos y los asiáticos son los que más sufren esta situación y eso pasa porque son una población vulnerable que a veces no conocen todos los recursos que están disponibles y son explotados y abusados por caseros depredadores que solamente calculan cuánto dinero pueden sacar al hacer eso”, comentó la líder comunitaria.

El concejal Jumaane D. Williams, de Brooklyn, advirtió que aunque muchos inquilinos consideran que esta es una manera de vivir en la Gran Manzana en espacios a menor costo, es algo muy riesgoso.

“No es un asunto de vivienda asequible es simplemente un asunto de viviendas peligrosas”, comentó el político, quien quiso enfatizar que esta práctica no ocurre solo con un grupo específico de la población o en vecindarios específicos. “Esto está pasando en toda la ciudad, más allá de Queens o Brooklyn”, concluyó.

Datos de la nueva ley:

  • $15,000 será el valor de la multa por cada división ilegal. Antes de la ley este monto era de $2,400.
  • La ley contiene una excepción de una única vez para los caseros que demuestren razonablemente que no sabían de las modificaciones en sus apartamentos y que tomen acciones inmediatas para corregir las divisiones.
  • La ley facilita las diligencias de inspección del Departamento de Edificios a los apartamentos donde se sospeche que hay modificaciones ilegales.
  • 1 año será el plazo máximo para que los caseros paguen las multas o se enfrentarán a posibles embargos sobre la propiedad.
  • 120 días tomará la ley para entrar en efecto.
  • Los “sótanos” y “áticos” suelen ser los sitios modificados más riesgosos y más comúnmente ofrecidos.

Quejas al 311:

  • 18,049 quejas por divisiones ilegales se realizaron al 311 en el 2016
  • 50 llamadas diarias se recibieron por este concepto.
  • 3 veces más hubo llamadas de quejas por divisiones ilegales, que por grafitis, cigarrillos y fuegos artificiales en conjunto.

Algunos de los casos más mortales:

  • Noviembre 2014: Un hombre murió y 16 inquilinos resultaron heridos en un incendio en el 1434 de la avenida Flatbush, en Brooklyn. El siniestro se registró en un apartamento cuyo inquilino subdividió para rentarlo a 21 personas.
  • Abril 2011: Los mexicanos Juan López y Cristina García, y su hijo Christian García, de 12 años, murieron en un incendio en East Tremont, en El Bronx, al quedar atrapados por la falta de salidas de emergencia, a raíz de la modificación ilegal en el edificio de tres pisos.
  • Noviembre 2009: Un incendio en el sótano de una casa que fue dividido ilegalmente en varios apartamentos en Woodside, Queens, provocó la muerte de tres hombres.
  • Enero 2005: Dos bomberos murieron en El Bronx después de saltar por una ventana al responder a un incendio y no poder escapar debido a que el edificio había sido modificado ilegalmente y eso provocó que quedaran atrapados. Otros cuatro bomberos resultaron heridos.