Alcalde en México promete en campaña quitar albergue de migrantes y… ¡lo cumple!

“Queremos que pasen, pero que no se queden”, aseguró el alcalde del estado de Chiapas
Alcalde en México promete en campaña quitar albergue de migrantes y… ¡lo cumple!
Albergue para migrantes en Chahuites.

MÉXICO.- El alcalde de Chahuites, Leobardo Ramos, cumplirá en breve con su promesa de campaña de quitar el albergue para inmigrantes centroamericanos que opera desde 2014 en esa región del estado de Oaxaca donde ha crecido la inseguridad presuntamente por la presencia de indocumentados.

“Éramos un pueblo de paz y de tranquilidad y ya perdimos la paz, la tranquilidad y la paciencia”, dijo en entrevista telefónica con este diario.

Chahuites es un municipio estratégico para el paso de centroamericanos debido a que ahí pueden abordar el tren de carga que toman clandestinamente para llegar a Estados Unidos; en los otros poblados más cercanos a la frontera con Guatemala, el alto número de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) no se los permite.

La paciencia de los chahuiteños se agotó —según Ramos- porque algunos inmigrantes no están ahí de paso, sino para ver pasar el tiempo, drogarse en la calle con marihuana, bañarse con el “pilín” de fuera frente a los vecinos y armar broncas con machetes o lo que encuentran a la mano.

El 10 de mayo, cuenta, mientras él y su equipo entregaban a algunas madres sus regalos, un grupo de migrantes se empezó a pelear en la acera. Por esos días, otro hombre hondureño entró hasta la oficina de la síndica, Carmina Martínez, para intimidarla: le contó que él había estado en la cárcel por dos asesinatos y que quería dinero.

“Nosotros no tenemos nada en contra de la migración, pero esos migrantes nos traen problemas, no todos, pero los que los provocan sí, y en el albergue no los pueden controlar”, explicó Ramos. “Queremos que pasen, pero que no se queden”.

En un comunicado de prensa, el Centro de Ayuda Humanitaria a Migrantes que opera el albergue en Chahuites informó que hasta ahora sigue operando y condenó la posición del presidente municipal con quien hasta hace poco mantenían un diálogo para solucionar los problemas.

“Esta situación nos recuerda que no solo en Estados Unidos con las políticas de Donald Trump se fomenta el discurso antiinmigrante, sino también en varias partes del mundo, incluido México”, dijo Alberto Adonis, activista del albergue vecino Migrantes en el Camino, quien apoya mantener abierto el albergue de Chahuites.

En posiciones encontradas, mientras el alcalde afirma que “la mayoría de los pobladores” quieren el cierre; Adonis afirma que “son sólo unos cuantos” insensibles a las vicisitudes de los indocumentados que hoy se las ven negras con el plan gubernamental Frontera Sur que incrementó la vigilancia y empujó a los migrantes a exponerse aún más a los crímenes.

Una propuesta de solución neutral que se quedó en la congeladora había sido mudar el albergue a un terreno alejado de la población chahuitense inconforme, pero en otros municipios cercanos habían rechazado la idea.