Ayudan a familias neoyorquinas a conseguir parientes desaparecidos

En el Día de las Personas Desaparecidas llaman a aportar información de sus casos, para que expertos de la Oficina del Médico Forense puedan resolverlos
Ayudan a familias neoyorquinas a conseguir parientes desaparecidos
Los científicos forenses Verónica Cano y Yasser Hernández trabajan en el Departamento de Biología de la Oficina del Médico Forense procesando el ADN de personas desaparecidas.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Cada año son miles las familias de Nueva York, y de todo el país, que lidian con el dolor de tener un ser querido desaparecido. En el 2016, el Departamento de Policía (NYPD) recibió 13,000 de estas denuncias. Si bien el 90% de las personas desaparecidas son finalmente encontradas, para el resto pueden pasar años sin que se sepa de su paradero o sin que sus cuerpos puedan ser identificados.

Para hacer frente a esa realidad, la Oficina del Médico Forense de la Ciudad de Nueva York (OCME) conmemorará este 20 de mayo el Día de las Personas Desaparecidas, que es una jornada en la cual familias con personas extraviadas por más de 60 días podrán proporcionar información sobre sus casos y hablar con expertos que los ayuden en la búsqueda de sus seres queridos.

Luis Merchan aprovechó esos recursos en el pasado. En marzo de 2013  le perdió el rastro a su hermano Manuel, quien a los 31 años dejó Ecuador para emprender el peligroso viaje a Estados Unidos. El objetivo de ambos era reunirse en Nueva York.

Con ese anhelo, le pagaron a un “coyote” para que ayudara a Manuel a cruzar la frontera en Texas. En abril de ese año, él ya estaba en México desde donde habló con Luis por teléfono. Pero Manuel nunca llegó a Nueva York.

Manuel (izq) y su hermano Luis (der) Merchan hace 12 años.

Desde entonces, su familia se embarcó en la dolorosa tarea de buscarlo, pero no tuvieron éxito hasta que se enteraron de las actividades del Día de las Personas Desaparecidas. En ese evento entregaron a los expertos toda la información que pudiera ayudar a encontrar a Manuel.

Luis proporcionó muestras biológicas (como saliva), las cuales permitieron a los científicos obtener su perfil genético. Toda esa información fue ingresada en bases de datos como el Sistema Nacional de Personas Desaparecidas y no Identificadas del Instituto Nacional de Justicia (NamUs) y el Sistema de Índice de ADN Combinado (CODIS). Este último contiene al menos 475 perfiles genéticos de personas de la Gran Manzana y cuyos restos no han sido identificados.

En diciembre de 2015, los restos de Manuel fueron encontrados en el condado de Brooks, en Texas, y, en 2016, las autoridades le informaron a su hermano Luis que el ADN del cuerpo hallado coincidía con el de él. “Por más doloroso que sea, es mejor salir de la incertidumbre de saber si está vivo o muerto”, contó Luis Merchan a El Diario. “Hago un llamado a que se acerquen porque hay gente voluntaria que nos ayuda y nos trata con respeto para poder saber de nuestros familiares”, fue el mensaje de este ecuatoriano a las familias que están pasando por una situación similar.

Cientificos Forenses para el Deptamento de Biologia de la Oficina del Medico Forense Yasser Hernandez y Veronica Cano trabajan sobre el ADN de personas desaparecidas.
Los científicos forenses Yasser Hernández y Verónica Cano trabajan con el ADN de personas desaparecidas.

No importa el estatus legal

Los expertos de OCME llaman a que las personas que tengan un familiar desaparecido acudan al evento de este sábado a entregar información sobre sus casos, sin importar su estatus legal. “Con este evento abrimos las puertas para que todos los neoyorquinos tengan acceso a nuestros servicios con la experiencia y la compasión para ayudarlos a encontrar a sus seres queridos”, señaló la jefa de OCME, Barbara Sampson.

“Nosotros no preguntamos sobre el estatus legal de las personas. (…) La información solamente será utilizada para fines de identificación  y no tendrá otro tipo de uso”, afirmó Verónica Cano, criminalista de ADN del médico forense. “Solamente preguntamos  información básica como el nombre del familiar y de la persona desaparecida”, añadió Yasser Hernández, también criminalista de esa agencia.

Éste es el tercer año que se realiza este evento en la Gran Manzana, y que ha logrado identificar a siete personas del área metropolitana. “Es importante que traigan fotos y que venga un familiar directo del desaparecido como la madre, padre o hermano biológico. Y si pueden traigan cualquier tipo de documento o artículo personal como un cepillo de dientes“, detalló Cano.

Precisamente, uno de los principales obstáculos para identificar los restos de personas desaparecidas cuyos cuerpos logran ser encontrados, es la falta de referencias familiares. Por eso, los expertos dicen que es clave que quienes estén pasando por este problema se acerquen a las autoridades. Incluso si no puede acudir a la Oficina del Médico Forense este 20 de mayo, la agencia le puede mandar a su hogar un paquete para que envíe sus muestras de saliva por correo. “Eso nos permite generar perfiles de ADN y compararlos con las bases de datos que tenemos”, explicó Hernández.

Chelsea Cobo (al centro) el día en que bautizó a su bebé Christopher, antes de desaparecer.

No siempre hay respuesta

Familias como la de Manuel Merchan han logrado encontrar a sus seres queridos desaparecidos, a pesar de los años. Sin embargo, otras siguen luchando por conocer su paradero. Ése es el caso de Rose Cobo, quien desde el 7 de mayo de 2016 no sabe de Chelsea Cobo, su hija adoptiva y a quien crió desde que tenía 13 años. Chelsea tenía 22 cuando desapareció. Fue vista por última vez en Sunset Park, en Brooklyn, y desde entonces ni su madre ni su hijo, Christopher, de dos años volvieron a verla.

Rose Cobo no pierde la esperanza de que la joven esté viva y, quizás, esté siendo retenida contra su voluntad en algún lugar. Antes de desaparecer Chelsea había estado lidiando con problemas de depresión y consumo de opiáceos. Cobo asegura que ha entregado toda la información necesaria a las autoridades para que sus datos estén disponibles en las bases de datos, en caso de que surja cualquier pista sobre el paradero de la joven. Incluso creó páginas en Facebook para recibir cualquier dato que la ayude a encontrar a Chelsea.

“Tener una persona desaparecida es algo realmente indescriptible“, afirma Cobo. “Nadie entiende por lo que estoy pasando porque no es normal que alguien esté desaparecido. Chelsea es muy amada y muy extrañada por todos”, relató a El Diario.

El drama de los niños

El número de menores reportados como perdidos es especialmente preocupante. En 2016, el Centro Nacional para Niños Desparecidos y Explotados (NCMEC) recibió más de 20,500 reportes de este tipo de casos. El 90% correspondió a adolescentes que se fueron de sus casas. Tan sólo en el estado de Nueva York, se registraron 1,110  denuncias de niños extraviados, de las cuales un 92% correspondió a adolescentes que escaparon de sus hogares.

“La mayoría de los menores reportados regresan a sus casas al poco tiempo”, aseguró Maureen Heads, directora del programa de la división de niños perdidos de esa entidad. “Sin embargo, sabemos que cada vez que huyen de sus casas y se encuentran a merced de las calles, hay más riesgo de que puedan ser victimizados y explotados sexualmente“.

El primer paso que deben seguir los familiares que tienen una persona desaparecida es reportar el caso al NYPD. Al recibir una denuncia, la Uniformada sigue un protocolo para intentar encontrar a la persona, el cual comienza por rastrear el área donde la víctima fue vista por última vez y también los hospitales de la ciudad.

Para quienes atraviesan por el dolor de tener una persona desaparecida, lo importante es no darse por vencidos. Ése es el consejo de quienes hoy luchan por encontrarlos. “Traten de encontrar personas que los apoyen y que les ayuden a mantener su cordura”, dice Cobo. “Necesitan convertirse en sus propios defensores y en defensores del miembro de la familia que han perdido. Deben ser diligentes y mantener la esperanza de que encontrarán a su ser querido a salvo”.

Parte del equipo de la Oficina del Médico Forense de NYC que estará atendiendo a las familias que acudan al Día de las Personas Desaparecidas.

Día de las Personas Desaparecidas

  • Cuándo: Sábado 20 de mayo.
  • Hora: de 9:00 a. m. a 3:00 p. m.
  • Dónde: Oficina del Médico Forense de NYC (OCME) ubicada en el Hirsch Building del 421 de la calle 26 Este (con la Primera avenida), en Manhattan.
  • Transporte Público: Tren 6 hasta la calle 33; Autobús: M15, M34.
  • Contacto: Se pide a los familiares que deseen asistir llamar al (212) 323-1201 para concertar una cita, aunque no hay problema en acudir el 20 de mayo sin cita.
  • Habrá traductores disponibles para quienes no hablan inglés.
  • Teléfono: Quienes no puedan asistir ese día pueden pedir información y ayuda durante todo el año llamando al  (212) 323-1201.
  • Para entregar información sobre el caso de Chelsea Cobo. Llame de manera anónima al 347-871-8477 . Para hablar con Rose Cobo al 646-954-0281. Facebook: Find Chelsea Cobo/Missing. Crime stoppers 1-800-222-TIPS

Cifras de desaparecidos:

  • El 2016 se reportaron alrededor de 13,000 personas desaparecidas en la ciudad de Nueva York.
  • El NYPD recibe en promedio 1,000 denuncias mensuales de personas que desaparecen. El 90% de ellas son encontradas.
  • En todo el país hay más de 87,000 casos activos de personas de desaparecidas.
  • Desde 2014, cuando se comenzó a conmemorar el Día de las Personas Desaparecidas en NYC, se ha determinado la identidad de siete cuerpos.
  • Gracias al uso de tecnología de ADN para identificar cuerpos, la Oficina del Médico Forense de NYC ha logrado reducir en un 70% los casos que se mantienen sin ser identificados. Esto respecto de décadas anteriores cuando no existían la tecnología de ADN.
  • La base de datos CODIS contiene perfiles genéticos de aproximadamente 475 individuos de NYC no identificados.
  • En 2016, el Centro Nacional para Niños Desparecidos y Explotados (NCMEC) recibió más de 20,500 denuncias de niños desaparecidos en todo el país.  El 90% correspondió a adolescentes que se fueron de sus casas.
  • El NCMEC registró 1,110 de denuncias de niños desaparecidos sólo en el estado de Nueva York en 2016. De estos reportes, un 92% fueron adolescentes que escaparon de sus hogares.

 

 

 

Cientificos Forenses para el Deptamento de Biologia de la Oficina del Medico Forense Yasser Hernandez y Veronica Cano trabajan sobre el ADN de personas desaparecidas.
Los atentados del 11 de septiembre obligaron a la Oficina del Médico Forense a invertir en tecnología de ADN para identificar a las víctimas fatales de esa tragedia.

¿Cómo se obtiene un perfil de ADN?

Familiares directos de la persona desaparecida –padres o hermanos biológico– deben entregar muestras, como saliva, que contienen células que permitan obtener su perfil genético. Los científicos usan esas células para extraer el ADN presente en el núcleo o centro de la célula. Luego, los expertos miden la cantidad de material genético disponible y realizan varias copias de ese ADN. Este material es procesado con tecnología avanzada que ayuda a generar un perfil genético, el cual es diferente para cada persona, pero presenta similitudes entre familiares directos.

Así el ADN de un familiar, y el que se pueda obtener de los restos de una persona desaparecida, se compara y se determina la identidad de un individuo. La OCME cuenta con un laboratorio con tecnología de punta para realizar estos análisis. Nueva York adquirió esta maquinaria tras los atentados del 11 de septiembre, los cuales obligaron a las autoridades a disponer de herramientas eficientes para identificar los cuerpos de las víctimas de esa tragedia. Hoy esta misma tecnología ayuda a dilucidar la identidad de quienes desaparecen en otras circunstancias y cuyos cuerpos llegan a la Oficina del Médico Forense.

Tipos de alertas 

Cuando una persona es reportada como desaparecida, las autoridades emiten alertas para dar con el paradero de las víctimas. Éstos son los distintos tipos de alertas que la ciudadanía recibe, dependiendo del caso.

Amber Alerts: Se emite cuando un niño ha sido reportado como secuestrado.

Silver Alerts: Se envía cuando un persona mayor de 65 años es reportada desaparecida y se encuentra en serio peligro debido a sus condiciones de discapacidad cognitiva o necesidad de cuidados médicos.

Missing Senior Notification: Se emite cuando un persona mayor de 65 años es reportada desaparecida, pero no sufre necesariamente de discapacidad cognitiva.

Missing Child/College Student: Se envía cuando un niño menor de 12 años o un estudiante universitario de cualquier edad está en peligro, pero no cumple con la clasificación de Amber Alert, es decir, no ha sido secuestrado. Por ejemplo, un joven con síndrome de Down.

Notify NYC es el sitio oficial de NYC que reúne información sobre las emergencias y alertas en la ciudad y permite a los neoyorquinos aportar con información sobre estos casos.