Vecinos luchan contra los sobrenombres de sus barrios

La nueva pelea la están dando residentes del Sur de Harlem contra quienes llaman al sector "SoHa"
Vecinos luchan contra los sobrenombres de sus barrios

Primero se escucharon “Nolita”, “Dumbo”, “SoBro”, y ahora es “SoHa”. Son los sobrenombres que las compañías inmobiliarias y tiendas están usando en varios vecindarios de la Gran Manzana, con el fin de hacerlos más “llamativos” y atraer a nuevos residentes, por lo general con más poder adquisitivo.

Pero esta semana los vecinos del Sur de Harlem se tomaron las calles, junto a oficiales electos y líderes comunitarios, para enviar un rotundo mensaje a quienes tienen intereses comerciales en esa zona: “¡No a SoHa!”. Esta comunidad se opone categóricamente a que el área que se extiende entre la calle 125 y la 96 (al Este) y la 110 (al Oeste) sea publicitada con esa abreviación de “South Harlem”.

Para las familias que han vivido por décadas en el sector, esta denominación sólo significa despojar al lugar de su identidad como una parte de Harlem. Lo consideran simplemente “una falta de respeto”.

“Es un intento arrogante e irrespetuoso para sacar provecho económico y promocionar el área entre personas que quizás no aprecian ni entienden el valor y la contribución que Harlem ha hecho a la cultura estadounidense”, aseguró a El Diario John Lynch, vicepresidente de la Junta Comunitaria 10 de Manhattan.

Me siento insultada porque esta es nuestra comunidad”, agregó June Broxton quien ha vivido en la calle 117 por más de 10 años. “Están tratando de poner el nombre SoHa por todos lados, pero South Harlem no existe, es East o West o Central Harlem, pero no South Harlem”, afirmó.

Igual de categórica fue su amiga Joy Williams, quien también reside en esa área. “Lo que están tratando de hacer es sacar de aquí a las familias con ingresos medios y bajos para que la ciudad sea en esencia un lugar para gente con altos ingresos”, agregó.

Joy Williams y June Broxton, residentes del Oeste de Harlem. Suministrada

Vecinas Joy Williams y June Broxton se oponen a que su vecindario sea llamado SoHa (South Harlem).

Cada vez más costoso

Ambas vecinas han visto cómo con el paso de los años vivir en Harlem se vuelve más y más costoso. “Es más caro para los inquilinos y para los dueños de casas. Y siento que en lo que necesitamos enfocarnos es en viviendas accesibles permanentes“, insistió Williams, añadiendo que la renta de un departamento de una habitación puede costar fácilmente $2,200. “Y es microscópicamente pequeño comparado con otros lugares”.

Ernesto Visoso, oriundo de México, trabaja hace ocho años en una lavandería de la calle 115 y el bulevar Frederick Douglass. Poco a poco ha visto cómo le ha ido cambiando la cara a este barrio. “Hay edificios nuevos, nuevas tiendas, nueva gente y personas que llevaban tiempo acá se han ido”, relató.

Quienes se oponen a la denominación “SoHa” no están en contra del desarrollo económico de la zona, y dicen que más bien les preocupa mantener la identidad del lugar. Danni Tyson es miembro de la Junta Comunitaria 10 y aunque también es desarrolladora inmobiliaria se opone a utilizar el nombre South Harlem para promocionar el sector entre nuevos propietarios e inquilinos. “No vamos a aceptar que esto siga pasando, vamos a pararlo ahora”, afirmó. “Ninguna compañía inmobiliaria, ninguna cafetería, ningún negocio debería usar el término SoHa para referirse a Harlem porque éste es nuestro hogar, ésta es nuestra cultura y es un lugar que la gente visita”.

Ernesto Visoso ha trabajado en este sector de Harlem por más de ocho años.

A este llamado se unió también el contralor municipal Scott Stringer. “Lo que SoHa representa es el reconocimiento de que los desarrolladores inmobiliarios pueden desplazar a los residentes“. 

Stringer manifestó su preocupación porque esta misma situación se está repitiendo en toda la ciudad de Nueva York. “Lo vemos todos los días, vemos cómo renombran a nuestras comunidades, pero lo que en verdad está pasando es que están desplazando a los residentes antiguos de estos lugares“.

Vecinos y autoridades locales se manifestaron en contra del uso del nombre SoHa, entre ellos el contralor municipal Scott Stringer (al centro).

Ley para frenar la tendencia 

Considerando que la tendencia a cambiarles el nombre a algunos vecindarios de la Gran Manzana es cada vez más común, el recién electo senador estatal Brian Benjamin se comprometió a tomar acciones para detener esta situación. “Mi intención es introducir una legislación en el Senado estatal, similar a la legislación que introdujo Hakeem Jeffries para demandar la participación de la comunidad en cualquier cambio que se pretenda hacer al nombre de los vecindarios de nuestro Estado”, dijo. “Si alguien va a cambiarle el nombre de Harlem, esos serán sus vecinos, no los recién llegados”.

En 2011, el entonces asambleísta estatal Hakeem Jeffries introdujo un proyecto de ley en la Asamblea en Albany que buscaba “prohibir el renombre o rediseño” de un vecindario sin requerir antes la participación de las juntas comunitarias de la zona en cuestión.  El argumento en que se basó la iniciativa, según se lee en los documentos, es la idea de que “las inmobiliarias están inflando los precios de las casas en detrimento de las familias trabajadoras y de clase media“, porque tanto los nuevos compradores como inquilinos pagarían precios más altos atraídos por los “llamativos” nombres de los vecindarios.

Sin embargo, la legislación quedó estancada en el Comité de Gobierno Local y nunca llegó a ser votada por la Asamblea en pleno. El asambleísta estatal Robert Rodríquez, quien también ha seguido de cerca este tema, afirmó que está dispuesto a volver a impulsar ese proyecto de ser necesario. “Esto es algo que está pasando en todos los condados y vamos a ver cuál es la forma para prohibir o penalizar a quienes le están cambiando los nombres a nuestros vecindarios”, aseguró.

El legislador coincidió en que los neoyorquinos deben tener un rol activo en cualquier modificación que se quiera hacer a la identidad del lugar donde viven. “Cualquier cambio debe estar en manos de la comunidad“, concluyó.

Residentes del Oeste de Harlem no quieren que su vecindario cambien de nombre a SOHA (por South Harlem).Desarrolladores inmobiliarios promueven sus proyectos con el nombre SoHa.

Vecinos en pie de lucha

No sólo los vecinos de Harlem han dado la pelea para evitar que sus vecindarios sean publicitados con diferentes nombres por parte de las compañías inmobiliarias. Larga ha sido la lucha de los residentes de El Bronx que por años se han opuesto a la denominación del área Sur como “SoBro” por South Bronx. Así mismo ejemplos con más o menos éxito se han visto en otras áreas como Crown Heights señalada como “ProCro”, o “Nolita” por el sector norte de Little Itally, y en Sunset Park que se intenta llamar “Greenwood Heights” debido a que ahí se ubica el cementerio Greenwood.

Ninguno de estos nuevos intentos ha logrado perdurar como ocurrió con el ya mundialmente famoso SoHo que significa South of Houston Street (el sur de la calle Houston) y TriBeCa que se refiere a Triangle Below Canal Street (el triángulo debajo de la calle Canal). Ambas abreviaciones han adquirido su propia identidad, se han consolidado a lo largo de los años y son reconocidas por los neoyorquinos y por los extranjeros.

Otros cambios de nombres

NoHo: North of Houston Street (Norte de la calle Houston).

Dumbo: Down Under the Manhattan Bridge (Abajo del Puente Manhattan en Brooklyn).

DoBro: Downtown Brooklyn.

NoMa: North of Manhattan (en la parte de Riverdale de El Bronx).

SoBro: South Bronx (en la zona de Port Morris).

SoPa: South of Port Authority (en el sur de la terminal de autobuses).

HellChe: Sector entre el Sur de Hell’s Kitchen y el Norte de Chelse.

ProCro: Crown Heights.

Nolita: Sector norte de Little Italy.