Arrestan a sospechoso del tiroteo que hirió a un niño en la cabeza

El hombre registra 10 arrestos previos por posesión de drogas y armas.
Arrestan a sospechoso del tiroteo que hirió a un niño en la cabeza
Michael Quiles, de 27 años.

NUEVA YORK.- El NYPD arrestó este martes a Michael Quiles, de 27 años, acusado de ser el causante de un tiroteo en el que una de las balas alcanzó en la cabeza al niño Jaheen Hunter de 5 años, el lunes en la tarde en El Bronx.

Varios agentes debidamente equipados con chalecos antibalas entraron en un edificio cercano al área donde se produjo el tiroteo en la avenida Washington con la calle 167 en Morrisania y arrestaron a Quiles. Se espera que los cargos le sean formulados en las próximas horas.

De acuerdo al NYPD, Quiles, es conocido con el alias de “White Boy”, registra 10 arrestos previos por cargos relacionados con cargos de posesión de drogas y armas.

Según la misma fuente, el detenido estuvo en prisión seis años tras ser condenado por intento de secuestro en Troy, Nueva York.

Entre tanto, activistas de la Red de Acción Nacional, líderes comunitarios y representantes electos empezaron una vigilia por el restablecimiento de Jaheen Hunter, el niño que fue impactado por una bala en la cabeza el lunes, el mismo día que cumplía 5 años de edad.

La Red de Acción Nacional (NAN, por sus siglas en inglés), lanzó el 1 de junio la iniciativa de concienciación sobre la violencia armada a lo largo del mes.

“La respuesta de la comunidad a estos atroces actos de violencia que están destruyendo a nuestras familias debe ser enfrentada con mayor determinación, persistencia, compromiso y resolución. La enfermedad de la violencia no puede superar la cura del amor”, dijo Kirsten John Foy, directora de la NAN.

La vigilia fue al frente del hospital Infantil Morgan Stanley a la altura Entrada de la calle 165 y Broadway.

El incidente ocurrió la tarde del lunes cuando el pequeño, Jaheen Hunter, salía tranquilamente de un edificio de la avenida Washington en el barrio de Morrisania. En el instante que se subían a un auto comenzaron a escuchar disparos, y una bala perdida le alcanzó en la cabeza.

El niño no era el objetivo, pero acabó siendo la víctima principal de un altercado entre dos hombres que peleaban en la calle. Uno de ellos, de raza negra, vio que la discusión podía pasar a mayores y trató de escapar. Su perseguidor, hispano, no dudó en ir tras él blandiendo una pistola y disparando al menos cuatro veces mientras corría, según informo el Departamento de Policía (NYPD).

El pequeño Jaheen fue llevado de urgencia al hospital San Barnabas y luego trasladado al centro médico presbiteriano de Nueva York. Aunque su estado es crítico, según la información que dio a los medios el comandante Larry Nikunen, se espera que sobreviva, puesto que la bala quedó incrustada en el cráneo y no penetró en su cerebro.