Cristiano Ronaldo, en graves problemas por millonario fraude fiscal que lo llevaría a prisión

El delantero del Real Madrid está involucrado en cuatro delitos de evasión fiscal que suponen un fraude impositivo por 14,7 millones de euros
Sigue a El Diario NY en Facebook
Cristiano Ronaldo, en graves problemas por millonario fraude fiscal que lo llevaría a prisión
Cristiano Ronaldo está acusado de fraude fiscal por 14.7 millones de euros

MADRID, España.- Cristiano Ronaldo sigue otra vez los pasos de Lionel Messi, ahora en un terreno donde jamás hubiera querido alcanzarlo. La Fiscalía Provincial de Madrid denunció este martes al astro portugués por cuatro delitos de evasión fiscal que suponen un fraude impositivo de 14,7 millones de euros.

La querella acusa a Ronaldo de haber incumplido de manera “voluntaria y consciente” con sus obligaciones fiscales en España entre 2011 y 2014, a partir de la creación de una estructura opaca en paraísos fiscales para ocultar sus ingresos por derechos de imagen.

Los delitos que se le imputan al futbolista del Real Madrid son graves y acarrean (cada uno) penas de 1 a 5 años de prisión. Se inicia ahora un largo proceso de instrucción judicial, que podría derivar en un juicio oral similar al que enfrentó Messi el año pasado.

Al argentino un tribunal en Cataluña lo condenó a 21 meses de prisión por tres delitos cometidos entre 2007 y 2009 que le habrían permitido evadir 4,1 millones de euros. El Tribunal Supremo dejó firme la sentencia en mayo. Con toda probabilidad, la pena quedará en suspenso y Messi no ingresará en prisión (salvo que sea condenado por otro delito similar).

La acusación a Ronaldo podría ser todavía más grave, ya que -según la Fiscalía- evadió mucho más dinero y durante un período mayor.

En la denuncia presentada ante el Juzgado de Instrucción de Pozuelo de Alarcón se detalla que el fraude tributario se compone de la siguiente manera: 1.393.906,83 euros evadidos en 2011, de 1.665.304,09 euros en 2012, 3.201.266,93 euros en 2013 y 8.508.419,55 euros en 2014.

Durante ese tiempo Ronaldo tuvo la ventaja de acogerse a un régimen especial, ya derogado, que les permitía a los extranjeros de altos ingresos tributar a tipos fiscales reducidos. Era la llamada Ley Beckham (en alusión al ex futbolista inglés), con la que se buscó atraer a grandes estrellas a la Liga. Así, mientras los ciudadanos españoles (como es Messi) pagaban hasta el 52% de impuestos por sus ingresos, Ronaldo debía entregar al fisco el 24,75%.

La investigación contra Ronaldo se basa en un informe elaborado por la Agencia Tributaria en el que analiza sus movimientos desde que en 2009 firmó su primer contrato con el Real Madrid y trasladó su residencia a España.

Según la Fiscalía, “con la intención de obtener un beneficio fiscal ilícito”, el portugués simuló entonces ceder sus derechos de imagen a la sociedad Tollin Associates LTD, domiciliada en las Islas Vírgenes Británicas, de la que él mismo era socio único.

Tollin entregó a su vez la explotación de los derechos a Multisports & Image Management, radicada en Irlanda. Esta empresa negociaba los contratos de publicidad y las ganancias eran giradas hacia las Islas Vírgenes. De esa manera, considera la denuncia, se creó “una pantalla para ocultar a la Agencia Tributaria la totalidad de los ingresos obtenidos” por el uso de la imagen del futbolista.

Ronaldo consignó en su declaración impositiva de 2014 que había generado ingresos por 11,5 millones de euros en los tres años anteriores. “Las rentas verdaderamente obtenidas de fuente española en esos ejercicios fueron de casi 43 millones de euros”, sostiene la Fiscalía.

En la denuncia se cita jurisprudencia reciente, entre ellas la sentencia contra Messi, en la que se considera fraudulento interponer una empresa en el extranjero para favorecer el ocultamiento de ingresos al fisco.