FBI investiga tiroteo contra congresistas republicanos en campo de béisbol

En el medio político hubo una condena unánime por el atentado que dejó herido al republicano Steven Scalise y a cuatro personas más
Sigue a El Diario NY en Facebook
FBI investiga tiroteo contra congresistas republicanos en campo de béisbol
El FBI lidera las investigaciones.

WASHINGTON.- El FBI investiga un tiroteo este miércoles contra líderes republicanos en un campo de béisbol en Alexandria (Virginia) a manos de un pistolero armado con un AR-15, que dejó heridos a un congresista de alto rango y a otras cuatro personas, alteró la sesión legislativa, y desató un debate nacional sobre la creciente polarización política en Washington.

Lo que comenzó esta mañana con una apacible y rutinaria práctica deportiva, en víspera de un partido anual amistoso entre demócratas y republicanos, terminó en caos absoluto luego de que el pistolero lanzó una lluvia de balas contra los legisladores en la cancha, según testigos.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) lidera las investigaciones por tratarse de un ataque contra líderes del Congreso, aunque las autoridades locales y estatales también contribuyen en la recolección de pruebas y tesmonios.

No descartan que el incidente haya tenido motivaciones políticas, máxime cuando, según algunos testigos, el pistolero presuntamente preguntó si los congresistas eran demócratas o republicanos antes de vaciar su arma contra la veintena de personas que estaban en la cancha del parque Simpson Field, a unas 10 millas de Washington.

El “número tres” de la jerarquía republicana en la Cámara de Representantes, Steven Scalise, y otras cuatro personas fueron trasladadas a hospitales del área con heridas de bala. Scalise, de 51 años, fue herido en la cadera cuando estaba en segunda base, e intentó arrastrarse fuera del campo en busca de refugio.

El congresista, que siempre viaja con guardaespaldas debido a su rango, fue sometido a una operación de emergencia y se prevé su recuperación, aunque las autoridades del Centro Médico MedStar de Washington indicaron que “permanece en condición crítica”.

El senador republicano por Kentucky, Rand Paul, que estaba en la cancha, dijo a la prensa que, gracias a la intervención rápida de la policía del Capitolio, se pudo evitar una “masacre”.

Entre el resto de los heridos figuran dos policías del Capitolio, un asesor del legislador republicano de Texas, Roger Williams, y un cabildero de la empresa Tyson Foods.

El pistolero, identificado por la policía de Alexandria como James T. Hodgkinson, de 66 años y oriundo de Belleville (Illinois), murió bajo custodia policial.

Condena unánime

El incidente, ocurrido poco después de las siete de la mañana hora local, suscitó la condena de toda la clase política, mientras el presidente Donald Trump hizo una aparición televisiva en la que, tal como lo hizo en Twitter poco antes, describió a Scalise como un “buen amigo” y un “patriota”.

Trump se sumó a las oraciones de legisladores y grupos cívicos por la recuperación de las víctimas y, desde el Salón Diplomático de la Casa Blanca, hizo un llamado a la unidad, pese a las diferencias políticas en el país.

“Podemos tener nuestras diferencias, pero haríamos bien en estos momentos en recordar que todos los que prestan servicio en la capital de nuestra nación están acá porque, sobre todo, aman nuestro país”, dijo Trump.

“Somos más fuertes cuando estamos unidos y cuando trabajamos juntos por el bien común”, enfatizó Trump, quien hoy cumplió 71 años y, tras el incidente, canceló un evento político en el Departamento del Trabajo.

Un mundo polarizado

El incidente también rompió la calma en los pasillos del Congreso, donde varios comités y legisladores cancelaron, retrasaron o postergaron hasta nueva fecha varias audiencias, ruedas de prensa  y votaciones, incluyendo una sobre el control de las armas y dos relacionadas con proyectos de ley migratorios.

Los legisladores de ambas cámaras del Congreso, algunos aún arropados en sus uniformes de béisbol, se mostraron visiblemente conmocionados al hacer declaraciones de condena del tiroteo y de solidaridad con Scalise y el resto de las víctimas.

Scalise desembarcó en el Congreso en 2008 tras una carrera como legislador estatal en Louisiana.

“Un ataque contra uno de nosotros es un ataque contra todos nosotros”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, acompañado de otros legisladores de ambos partidos.

El partido amistoso, que desde 1909 realizan cada año los congresistas con fines benéficos, sigue en pie para mañana por la tarde en el estadio de Nationals Park, indicaron los organizadores.

Varios grupos cívicos en todo el país, de todo el espectro político, también hicieron pausa de sus críticas al gobierno para expresar solidaridad con las víctimas.

¿Quién era Hodgkinson?

Hodgkinson no estaba en el radar del Servicio Secreto pero sí tenía, según la policía, una larga lista de antecedentes criminales.

El hombre fue abatido por la policía mientras corría, con arma en mano, en busca de más víctimas.

Hodgkinson, al parecer, había emitido una serie de mensajes contra Trump en las redes sociales, y fue voluntario de la campaña del precandidato presidencial demócrata, Bernie Sanders, el año pasado.

Sanders condenó enérgicamente el tiroteo como un “acto despreciable”, y reafirmó que la violencia de cualquier tipo es “inaceptable” y no tiene cabida en Estados Unidos.

Las autoridades están peinando los mensajes de Hodgkinson en las redes sociales, y algunas imágenes de televisión lo muestran portando carteles de protesta contra el gobierno el año pasado.

Una cuenta en Twitter con su imagen, sin embargo, indica que la abrió este mes pero no contiene mensajes.