Otra mala noticia para Julio Urías, que será examinado del hombro

El pitcher mexicano sufre inflamación y los Dodgers sólo esperan que sea por cansancio
Otra mala noticia para Julio Urías, que será examinado del hombro
Julio Urías, quien el mes pasado fue enviado por los Dodgers de regreso a las Ligas Menores, ha quedado fuera de circulación.

Primero fueron las actuaciones no muy convincentes, aunque aceptables. Luego su envío de vuelta a las sucursales de los Dodgers, a donde se suponía que ya no iba a regresar. Y el miércoles, algo mucho más serio: su descontinuación indefinida por lesión.

Julio Urías, el superprospecto mexicano de 20 años de edad tiene inflamación del hombro izquierdo y fue puesto en la lista de lesionados por el equipo de Oklahoma City de Clase Triple A.

Los Dodgers dieron la noticia antes de su juego contra los Indios de Cleveland y dijeron que el pitcher de Culiacán iba a ser examinado en Los Ángeles por el reconocido doctor Neal ElAttrache. Se dijo que el jueves se le realizaría un escaneo del hombro.

“Es una preocupación siempre que estás hablando del brazo de un pitcher, especialmente su hombro”, dijo el manager Dave Roberts. “Pienso que con Julio, lo bueno es que nos adelantamos, y ojalá sea sólo la inflamación por cansancio, y dejaremos que se disipe”.

Urías fue enviado a Ligas Menores por los Dodgers tras cinco inicios esta temporada en los que demostró falta de comando en sus lanzamientos. Sus números fueron 0-2 y 5.40 de carreras limpias, 11 ponches y 14 bases por bolas en 23.1 innings. La temporada pasada tuvo 5-2 con 3.39, 84 ponches y 31 bases en 77 entradas.

Puig apeló el castigo

Yasiel Puig recibió una sanción de parte de las Ligas Mayores debido a la señal obscena que realizó dirigida a aficionados de Cleveland tras batear un jonrón en el partido del martes.

La oficina de Joe Torre, alto directivo de MLB, también le aplicó al jardinero cubano de los Dodgers una multa económica cuyo monto no se hizo público. Puig apeló el castigo y por eso pudo ver acción en el juego del miércoles contra los Indios.

Tras el partido del martes, Puig explicó que su reacción, dirigiendo el dedo medio de ambas manos hacia alguien detrás del home, se debió al intercambio que había tenido con alguien en las gradas.