Para la buena salud de papá

Las señales de alerta que pueden predecir la presencia de enfermedades crónicas en los hombres
Para la buena salud de papá
La calvicie masculina puede estar alertando un problema cardíaco.

La mayoría de los hombres tiende a ignorar ciertos síntomas corporales que son indicadores de algún problema de salud, que hasta podría ser grave.

Esta tendencia es mucho más marcada en aquellos que—por su género y crianza cultural— son resistentes a las molestias y el dolor porque tienen que ser fuertes, ser machos.

¡Señores, hay que estar atentos a ciertas señales que emite nuestro cuerpo!”, alerta el Dr. Eduardo López, especializado en nefrología y vinculado a Kaiser Permanente en Panorama City, California. “Estas señales pueden ayudarnos a identificar un problema de salud mucho más grave y ayudarnos a tomar las medidas necesarias para prevenir serios problemas de salud en el futuro”.

¿Cuáles son esas señales?

“Éstas van desde el ronquido hasta la disfunción eréctil”, enfatiza el también especialista en medicina interna, prosiguiendo a describir las alertas que usualmente los hombres ignoran y que pueden predecir la presencia de una enfermedad crónica.

Los ronquidos

La mayoría de las personas que roncan padecen de una condición médica llamada apnea del sueño”, expresa el galeno. “Y dentro de la apnea del sueño, el tipo más común es la obstructiva del sueño, en la que las vías respiratorias se estrechan o bloquean cuando se duerme y esto causa una respiración superficial o pausada, y cuando la persona trata de respirar, el aire que logra pasar por la parte obstruida puede causar ronquidos fuertes”.

Aunque la apnea obstructiva del sueño es más frecuente en los hombres que en las mujeres, así como en las personas con sobrepeso, puede afectar a cualquiera y puede ser peligrosa de no ser tratada.

“La apnea del sueño es un problema crónico de salud que requiere un tratamiento a largo plazo”, explica el galeno. “Si no se recibe tratamiento, puede aumentar el riesgo de sufrir presión arterial alta, latidos irregulares del corazón, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, obesidad y diabetes. También puede aumentar el riesgo de sufrir insuficiencia cardíaca o que ésta empeore”.

Calvicie

La calvicie masculina —causada ya sea por herencia, edad o factor hormonal— es una señal que podría estar alertando un problema de carácter cardíaco.

“Hay varios estudios que han vinculado la calvicie con un aumento en el riesgo de sufrir otras enfermedades, entre ellas los infartos o ataques al corazón y otros problemas cardíacos”, especifica el Dr. López. “El por qué de esta relación sigue siendo un misterio, aunque algunos investigadores consideran que la calvicie podría ser un marcador de otros factores de riesgo de la enfermedad cardíaca, como la resistencia a la insulina [un precursor de la diabetes], la inflamación crónica o una mayor sensibilidad a la testosterona”, agrega.

El ronquido puede estar alertando sobre la presencia de la llamada apnea del sueño. /Shutterstock

La disfunción eréctil

La incapacidad persistente de lograr o mantener la erección del pene puede alertar también la presencia de un problema cardíaco.

“La conexión entre estos dos trastornos [la disfunción eréctil y un problema en el corazón] se origina en la falta de flujo sanguíneo”, explica el especialista. “Cuando un hombre padece de colesterol alto, las placas del colesterol se acumulan dentro de las arterias, ocasionando su estrechamiento, endurecimiento y obstrucción, cosa que restringe el flujo de la sangre”.

La obstrucción de las arterias puede derivar tanto en disfunción eréctil como en enfermedad cardíaca. Así que la disfunción eréctil de un hombre puede ser señal de que corre más riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca y viceversa”, ahonda el galeno.

Los altos niveles de colesterol, la hipertensión, la falta de ejercicio, la gordura, la obesidad, el fumar, el padecer diabetes y la edad de la persona son factores que incrementan el riesgo de padecer de estos dos trastornos, al igual que el proceso natural del envejecimiento.

La mala salud oral

Médicamente se ha comprobado que cierto tipo de bacteria bucal, que contribuye a la formación de la placa bacteriana que se crea en el cuello de los dientes, puede pasar al torrente sanguíneo y contribuir al desarrollo de otras enfermedades como lo es la endocarditis bacterial que puede ser grave para la salud del corazón.

Por ello es importante tener a diario una buena higiene dental y visitar al dentista periódicamente para la limpieza dental que retira  sarro y placa bacteriana de la dentadura.

El mantener buenos hábitos de limpieza bucal previene la placa bacteriano que puede provocar la endocarditis bacterial que afecta al corazón. /Shutterstock

Inflamación de pies o tobillos

La hinchazón de piernas, pies o tobillos puede ser una señal de alerta de insuficiencia cardíaca, renal o hepática y, por lo regular, tanto hombres como mujeres no le ponen mucha atención a ello.

En el caso de insuficiencia cardíaca, puede ser que un coágulo esté bloqueando el flujo de sangre o que las venas de las piernas no tengan la fuerza para bombear la sangre hasta el corazón. De sufrir con frecuencia esta molestia, es importante visitar al médico.

El orinar con frecuencia

El ir al baño con frecuencia puede ser señal de un problema de salud serio.

“Si una persona orina más de ocho veces al día, ya sea repentinamente o por un periodo de tiempo prolongado, yo recomendaría que se le deje saber a su doctor”, subraya el Dr. López. “Y en especial si viene acompañada de fiebre, dolores o un malestar en el abdomen o la vejiga”.

La frecuencia de orinar se incrementa con la edad, pero también puede ser señal de algo más serio. “En muchos hombres, por ejemplo, las ganas de orinar es frecuentemente la primera señal de diabetes, problemas en la próstata, infección del tracto urinario, enfermedades neurológicas o un efecto secundario de ciertos medicamentos”, resalta el galeno.

Consejos generales para cuidar la salud

Para cuidar la salud de papá, el Dr. Eduardo López ofrece las siguientes recomendaciones que  disminuyen el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas:

  • Hacerse los exámenes preventivos necesarios según la edad y estado de salud
  • De ser diagnosticado con una enfermedad crónica, controlarla para prevenir complicaciones
  • Darle prioridad a la salud mental y buscar ayuda de ser necesario
  • Dormir bien de 7 a 9 horas por noche
  • Hacer ejercicio regularmente de forma moderada y vigorosa para prevenir la obesidad, que está asociada con la enfermedad coronaria, derrames cerebrales y algunos tipos de cáncer. “El ejercicio también pueden incrementar la posibilidad de dejar de fumar, reduce la discapacidad en los ancianos, retrasa el daño cognitivo en las personas mayores, reduce el estrés la ansiedad y la depresión”, detalla el galeno. “Una opción es hacer ejercicio de moderada intensidad por 150 minutos por semana o ejercicio vigoroso por 75 minutos por semana o una combinación equivalente de estas actividades”.