¿Qué hacer con los niños durante las vacaciones?

Ideas para mantener a los niños ocupados en los días de receso de la jornada escolar
Sigue a El Diario NY en Facebook
¿Qué hacer con los niños durante las vacaciones?
Jugar fútbol, montar en bicicleta, ir de paseo a la playa o a algún museo son algunas de las actividades divertidas que se pueden hacer para mantener ocupados a los niños durante las vacaciones.

¿Qué hacer con los niños durante las vacaciones? Esta es la pregunta que año tras año se hacen los padres cuando sus retoños se encuentran en casa durante los meses de receso escolar.

Hay muchas actividades que se pueden hacer con ellos para que se mantengan ocupados  y no se aburran, particularmente cuando uno o ambos padres —si pueden— sacan algunos días de vacaciones para disfrutar los días de ocio en familia.

“Las vacaciones se prestan para hacer cosas que normalmente no se harían con la familia en un horario normal. Las vacaciones están destinadas a la diversión y al descanso”, dice el Dr. Krikor Deramerian, especializado en pediatría y vinculado a centro médico Kaiser Permanente de Baldwin Park, California.

Y es que durante los días de descanso en familia es que se crean los recuerdos en los niños y los padres pueden fortalecer aún más la relación de padre-hijo programando y ejecutando actividades que además de divertir a los menores les ayudan a desarrollar sus destrezas, así como adelantarse o no olvidarse de los conceptos académicos que aprendieron en el grado escolar concluido.

Algunas ideas

Entre las actividades que se pueden hacer están las siguientes:

1. Armar rompecabezas

En las tiendas de rebaja se pueden comprar rompecabezas para menores de todas las edades que resultan fabulosos para que los niños los armen durante sus días de ocio. Entre más piezas tengan, mucho mejor. Y para que se sientan entusiasmados en armarlos, es buena idea comprar aquellos que se pueden enmarcar luego de estar concluidos y usar como piezas decorativas de sus habitaciones.

Los rompecabezas son excelentes para mantener a los chicos ocupados en casa durante las vacaciones./Shutterstock

2. Ayudar en la preparación de los alimentos

A los menores les encanta ayudar y sentirse importantes al ser integrados en las actividades especiales de la casa. Así que cuando todos los  integrantes de la familia están de vacaciones a ellos les resultará divertido si se reúnen a planificar un menú especial donde los menores son quienes dan las ideas sobre qué desean comer y de qué se encargarán (preparar la ensalada, batir los huevos, ayudar a picar los vegetales o armar los tamales, etc.).

Los chicos se divierten escogiendo los alimentos a preparar en algunos de los días de sus vacaciones en casa./Shutterstok

3. Manualidades

En las tiendas de rebajas se tiene un sinnúmero de kit de chaquiras, hilos y cintas con los cuales las niñas pueden elaborar sus propias pulseras y collares, una actividad que les ayuda a desarrollar su creatividad. Igualmente, se tienen set de palos de paletas o juguetes para armar, como los Lego, tanto para los niños como las niñas, que los mantienen distraídos y ocupados.

Las manualidades los distraen y ayudan a desarrollar su creatividad./Shutterstock

4. Repostería

A los menores les encantan las galletas y qué mejor manera de estrechar los lazos familiares en la actividad de buscar unas exquisitas recetas de éstas para hornearlas unidos, aprovechando los padres el momento para contarles historias de su infancia.

Hornear galletas juntos resulta una actividad divertida para los chicos y los padres./Shutterstock

5. Tareas domésticas

Las vacaciones es un tiempo ideal para dividir las tareas domésticas entre todos los integrantes de la familia y aprovechar el tiempo que se encuentran juntos para desarrollar proyectos en conjunto, como organizar los clóset; sacar los juguetes, zapatos y ropa que los chicos ya no usan; redecorar las habitaciones de los menores, dejando que ellos escojan algunos adornos a su gusto; embellecer el jardín, plantando plantas florales de la temporada o lavar y encerrar los autos.

Redecorar y reorganizar algunos de los espacios de la casa es una buena actividad cuando toda la familia está de vacaciones./Shutterstock

6. Lectura y repaso del material escolar

Aunque las vacaciones son para tener actividades lúdicas es importante que los menores dediquen tiempo a desarrollar los deberes y leer los libros que sus maestros les asignaron para que no se olviden de los conceptos académicos que aprendieron durante el año escolar que acabaron de cursar. De no haberles entregado ningún material a repasar, se pueden comprar en las librerías o supermercados los libros de destreza para cada nivel de escuela elemental.

Aunque están en sus días de descanso, los menores se pueden ocupar en algunas horas del día a repasar los conceptos aprendidos en sus grados académicos o a realizar la tareas que les dejaron para el retorno a clases./Shutterstock

7. Programas de lectura y actividades artísticas de bibliotecas públicas o museos

Durante la temporada de vacaciones la mayoría de las bibliotecas públicas y museos del país ofrecen programas de lectura o de arte que mantienen ocupados a los menores mientras aprenden, conocen nuevos amigos, mejoran su lectura y desarrollan habilidades para las bellas artes. En muchos de estos programas hasta les proveen almuerzo gratis.

Los menores aprenden y se divierten mucho cuando participan de los programas de verano que usualmente ofrecen las bibliotecas públicas y los museos./Shutterstock

8. Clases que desarrollen su motricidad

Los parques, las piscinas públicas y las organizaciones como la YMCA ofrecen clases de natación que son fabulosas para los menores tanto para su desarrollo motriz como para prevenir el ahogamiento, que es uno de los accidentes más comunes durante las vacaciones veraniegas.

Inscribirlos a clases de natación es una excelente idea./Shutterstock