Voto clave para la rezonificación de East Harlem

Mañana la junta comunitaria de ese vecindario decidirá sobre el controversial proyecto de la Ciudad para esa área
Sigue a El Diario NY en Facebook
Voto clave para la rezonificación de East Harlem
Rezonificacion del area de East Harlem.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

La junta comunitaria de East Harlem finalmente votará este martes sobre el controversial plan de rezonificación de la Ciudad para esa área, potencialmente rechazando o apoyando el plan de la Administración De Blasio para fomentar el desarrollo de viviendas en el vecindario.

Es un paso crucial, si no decisivo, del proceso que tiene varias fases a través del cual un plan de zonificación es rechazado o convertido en ley. En los próximos meses, la presidenta del condado de Manhattan, Gale Brewer, y la Comisión de Planificación de la Ciudad, tomarán parte de ese proceso, seguido de una votación decisiva en el Concejo Municipal.

El plan de rezonificación, propuesto por la Administración De Blasio en octubre, permitiría grandes aumentos en las alturas permisibles de los edificios en varias avenidas de los vecindarios, fomentando el crecimiento de viviendas al precio del mercado y de vivienda asequible obligatoria, aunque algunos críticos preguntan si esas unidades serán lo suficientemente asequibles para los residentes.

La Administración dice que su plan refleja muy de cerca el East Harlem Neighborhood Plan (ENHP), creado por la concejal del área Melissa Mark-Viverito y un Comité Directivo de organizaciones comunitarias. Pero los miembros de ese Comité han instado a la ciudad a que su plan se ajuste al suyo, con edificios más altos de lo que se permite actualmente, pero menos de lo que la Ciudad propone actualmente, y más estrategias para prevenir el desplazamiento. Luego hay otros grupos que no quieren ver ningún tipo de rezonificación en absoluto como el Movimiento por la Justicia en El Barrio, que en lugar de eso está defendiendo un plan de 10 puntos para mejorar la aplicación del código de vivienda en el vecindario.

Teniendo en cuenta el efecto que la rezonificación puede tener en el vecindario, El Diario y City Limits trabajaron en un análisis para determinar si los residentes y negocios de East Harlem son conscientes de las dos propuestas de zonificación, así como las recomendaciones del Movimiento.

De las personas entrevistadas, una mayoría no había oído hablar de la rezonificación, y los otros tenían una vaga idea de los detalles de los planes.

“He oído algo sobre eso”, dijo William Ortiz mientras caminaba con su perro. El puertorriqueño de 57 años que se crió en El Barrio explicó que era difícil darle seguimiento a los detalles porque está ocupado con el trabajo, su apartamento, su perro y cuidar a su madre.

Como muchos de los vecinos, a Ortiz le gusta que El Barrio se está volviendo más seguro y más próspero, pero no le gusta el aumento de los alquileres y el desplazamiento.

“Estamos recibiendo diferentes tipos de personas mudándose, un gran número de estadounidenses, blancos, asiáticos, indios”, dijo. “En cierto sentido, es mejor porque el barrio mejora, el valor de mercado incrementa el de la propiedad. Pero los precios son demasiado caros. Están alejando a todo el mundo que no puede pagarlo. Terminan en los proyectos, desamparados o se trasladan a El Bronx”.

Al tratar de aplicar por un apartamento en la calle 138, se sintió discriminado.

“Llamé para ver si podía conseguir un apartamento y estoy seguro de que es porque dije que mi apellido es Ortiz, porque las únicas personas que vi allí eran blancos”, aseguró.

David reside desde hace varios años en la zona. /Camille Padilla Dalmau

Muchos de los residentes latinos y negros entrevistados temen que están siendo expulsados.

“Nuestro vecindario se está convirtiendo en un enclave para los ricos y lenta pero seguramente, todo el mundo va a ser expulsado, los pobres, no importa qué color”, dijo David, un hombre afroamericano de 66 años que desestimó dar su apellido. Aunque había oído hablar de la ENHP y el Movimiento, no sabía detalles sobre el plan y sentía que había una falta de conciencia en la comunidad.

Se pierde la esencia

East Harlem se conoció como Spanish Harlem en la década de 1930 después de una importante migración de latinoamericanos, en su mayoría puertorriqueños. Cuando el área fue prácticamente ignorada por la Ciudad, fueron los boricuas de la zona los que le devolvieron la vida estableciendo negocios, botánicas y limpiando lotes vacíos para crear huertos comunitarios que todavía existen hoy en día.

A finales de los años 60 y 70, el activismo de los Young Lords exigió la atención de la ciudad, sobre todo, barriendo la basura en la acera de las calles de El Barrio, forzando al Departamento de Saneamiento a limpiar la zona abandonada.

Víctor Cuevas cree que la esencia del “Spanish Harlem” se está perdiendo. /Camille Padilla Dalmau

“La esencia de El Barrio y el Spanish Harlem está siendo borrada porque los grupos étnicos están cambiando”, dijo Víctor Cuevas, un puertorriqueño de 69 años que se mudó al vecindario en 2001. El administrador de una tienda de música vive en un apartamento de vivienda asequible y no ha oído hablar de los planes de rezonificación.

Es cierto que la demografía del barrio ha cambiado. Desde el año 2000, la demografía blanca o asiática de El Barrio ha crecido de 10% a casi 20%. Dos recién llegados al vecindario dieron duras críticas sobre la asequibilidad y comodidad del área.

“Realmente me encanta el área. La gente es muy agradable, encuentro que la gente es mejor aquí y hay mucho que hacer, el bullicio es genial, y también los alquileres son más baratos”, dijo Kaleb Jordan, de 27 años, de Colorado, quien recientemente se mudó desde el Upper West Side después de que su arrendador aumentó su alquiler. No había oído hablar de los esfuerzos de rezonificación, pero se dio cuenta de que ya había grandes cambios en la calle 125 (rezonificada en 2008).

“Parece beneficioso que haya más recursos ingresando”, dijo sobre los cambios en el vecindario, añadiendo: “No sé cuán útiles son para las personas que actualmente viven aquí”.

Kaleb Jordan se mudó recientemente a El Barrio, después que su casero le aumentara la renta. /Camille Padilla Dalmau

Naiwen Wei, de 65 años, tampoco había oído hablar de los planes de rezonificación, pero dijo que si el gobierno quería permitir edificios más altos, eso podría ayudar a resolver la escasez de viviendas de la ciudad.

Pero Robert Guilbe, que había asistido a varias reuniones de la comunidad relacionadas con la rezonificación, dijo que gran parte de las viviendas que se construyen en East Harlem hoy en día son estudios-apartamentos y no pueden acomodar a las familias más grandes de las que tradicionalmente vivían en East Harlem. También se mostró pesimista respecto a la posibilidad de cambiar la mentalidad de quienes tenían planes (no se le informó sobre la diferencia entre el plan de la Ciudad y el plan del vecindario de East Harlem) en las reuniones comunitarias, sentía que la comunidad no estaba siendo consultada, sino que más bien le dijeron qué hacer.

Y Mohammed Maher, dueño de un negocio en un bloque de edificios de cuatro a cinco pisos en la Tercera Avenida, señaló que gracias a una rezonificación previa en 2002, su propietario ya podría optar por demoler su edificio y construir otro de 12 pisos de altura, Por lo que ahora darle al propietario el derecho de construir un edificio de 20 pisos no le parecía una gran diferencia.

Luchan por quedarse

El desplazamiento es el tema más comentado del barrio según Azilde Plasencio, quien conoce sobre el Movimiento por Justicia para El Barrio por su hijo, un estudiante de derecho y activista comunitario. Recientemente, la mujer de 55 años, se enfrentó a su casero porque no estaba manteniendo el apartamento. “No estoy permitiendo que me echen a patadas”, afirmó.

“Lo aprobado está aprobado. Si quieren mantener a El Barrio en el mismo aspecto deberían haber dejado todo igual. No ir alto ni nada. Para mantener el Harlem Hispano único”, dijo Maher.

Tanto el Departamento de Planificación Urbana como la presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito han subrayado repetidamente el valor del compromiso comunitario, pero varios peatones dijeron que pensaban que la Ciudad y otras partes interesadas podrían estar haciendo un mejor trabajo informando a la comunidad sobre las diversas iniciativas de rezonificación.

Aunque el Plan Vecinal de East Harlem no respondió a nuestra solicitud para conocer sus reacciones, el secretario de prensa del Departamento de Planeamiento Urbano, Joe Marvilli, declaró que “además de asistir a la mayoría de las 40 sesiones y reuniones del Comité Directivo, el departamento participó en otras reuniones de grupos más pequeños donde se debatió la propuesta, antes y durante el proceso de audiencias públicas”.

También dijo que difundieron información a través de artículos periodísticos y publicaciones en su página web, tanto en español como en inglés. “También proporcionamos materiales en inglés y español para facilitar la toma de conciencia y una mayor participación”, agregó Marvilli.

Rezonificacion del area de East Harlem.
El área está abriendo las puertas a nuevos negocios. /Mariela Lombard

Felipe García, organizador del Movimiento, no se sorprendió al saber que muchos residentes no habían oído hablar de los planes de rezonificación. Explicó que los cambios no son accesibles para las personas que hablan español porque las sesiones de la junta comunitaria son en inglés y la Ciudad tiende a publicar sus planes en Internet.

“No hicimos propaganda a través de las redes sociales porque ahora conocemos cómo se informa la comunidad. Llamamos a las puertas, nos paramos en las estaciones de tren repartiendo folletos en las mañanas y en la tarde cuando la gente vuelve de sus trabajos”, dijo García indicando que así llegaron a unos 8,000 residentes. Destacó que si la Ciudad quería, podrían educar a más personas con sus recursos. “Es obvio que no lo intentaron”, agregó.

A través de foros públicos, crearon su plan de vivienda de 10 puntos que incluye más información a los inquilinos sobre sus derechos y más fiscalización por parte del departamento de Desarrollo y Preservación de Vivienda (HPD) contra los propietarios negligentes.

Proceso de rezonificación:

  1. La Administración ya completó un informe sobre el impacto ambiental.
  2. Mañana, la junta comunitaria votará de manera consultiva sobre el plan.
  3. El próximo paso es que la presidenta del Condado, Gale Brewer, dé una recomendación, también consultiva.
  4. Luego, la Comisión de Planificación de la Ciudad, donde la mayoría de los miembros son nombrados por el Alcalde, vota por el plan. Aún si vota en contra, el plan todavía puede ir al Concejo.
  5. La propuesta pasa por el subcomité de zonificación seguido por el Comité de Uso del Suelo para finalmente someter un voto por el Concejo Municipal. El Concejo puede aprobar, rechazar o modificar el plan. Tradicionalmente, el concejal del distrito suele tener una influencia decisiva.
  6. Si el Concejo modifica la propuesta, vuelve a votar la Comisión de Planificación de la Ciudad.
  7. El Alcalde acepta o veta la decisión del Concejo.
  8. Si el Alcalde veta la decisión, el Concejo tiene 10 días para invalidar  el veto con un voto a favor de dos terceras partes de sus miembros.
Rezonificacion del area de East Harlem.
El rostro de East Harlem está cambiando, así como el de sus residentes. /Mariela Lombard

Las propuestas

  • El Plan de la Administración De Blasio:

Aumentaría la altura de edificios en vías claves, significativamente, en la tercera avenida se espera que algunos edificios lleguen de 30 a 35 pisos. Se espera que la rezonificación lleve a la creación de 3,488 unidades de vivienda y 1,543 puestos de trabajo permanentes en un área delimitada.

  • El Plan Vecinal de East Harlem (East Harlem Neighborhood Plan)

Este plan que apoya la presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito aún aumentaría el límite de la altura de edificios, pero menos que el plan de la Ciudad. Además promete tener más estrategias para evadir el desplazamiento.

  • El plan del Movimiento por Justicia en El Barrio

La organización liderada por mujeres inmigrantes rechaza las dos propuestas y urge que la Ciudad preserve la vivienda asequible e impongan las leyes para evitar el desplazamiento como multar a los caseros negligentes y hacer reparaciones. El plan incluye una campaña pública para educar a los inquilinos de sus derechos.

El voto

  • Cuándo: 20 de junio
  • Hora: 6:30 p.m.
  • Dónde: Icahn School of Medicine at Mount Sinai Goldwurm Auditorium, 1425 Madison Ave., Manhattan.

La capacidad del lugar es sólo para 200 personas, de manera que los interesados deben llegar temprano.

-Para ver la versión en inglés: citylimits.org

Alrededor de la web