¿Ha pensado en abrir una cuenta para su hijo menor de edad?

Los menores de 18 años no pueden abrir cuentas solos pero custodiados dan los primeros pasos en la banca
Sigue a El Diario NY en Facebook
¿Ha pensado en abrir una cuenta para su hijo menor de edad?
Cuando los niños ya manejan la alcancía y saben ahorrar es importante familiarizarles con la banca y abrir una cuenta de ahorros./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Hablar de dinero con los niños es necesario. Como ya hemos contado en estas páginas forma parte del proceso educativo. Pero además se puede empezar a caminar con los hijos por la senda de las finanzas con la apertura de una primera cuenta bancaria cuando gestionar la pequeña alcancía está superado. Eso si, al igual que se les da la mano para cruzar la calle, a la hora de llegar al banco, también tienen que estar bajo la supervisión o custodia del adulto.

Las cuentas de cheques solo se pueden abrir por personas que son mayores de edad (18 años en la mayoría de los estados) y los menores no pueden tener cuentas solo en su nombre sino que necesitan el de una persona que sea un guardián o un custodio. Los estudiantes de 16 y 17 también tienen que tener un padre o guardián legal en la cuenta. La cuestión es que los menores de 18 años no pueden firmar legalmente documentos como los que permiten abrir una cuenta pero si se añade la de un adulto se supiera este problema.

Cuando el niño cumple los 18 el guardián o custodio puede pedir, si quiere, eliminar su nombre de la cuenta y dejarla solamente para él joven.

A la hora de pensar en qué tipo de cuenta es mejor, “uno tiene que saber lo que el banco permite hacer y lo que quiere cada persona para su hijo o el menor”, explica Brittney Castro, Planificadora Personal Financiera y embajadora educativa de Chase Financial Education.  “Las cuentas de cheques están pensadas para gestionar un flujo de dinero, y por ello es mejor pensar en el caso del menor en abrir una cuenta de ahorros”, sugiere.

“No es muy complicado”, explica Castro y cada banco tiene una oferta particular de cuentas de ahorros para menores (que es de propiedad del menor y del padre o guardián). Es conveniente mirar cuál es la  más competitivo y más rentable en términos de tasas de interés, cobros de comisiones, depósitos y movimientos mínimos. En las cuentas de ahorros para menores quienes tengan menos de 18 años  a veces los menores pueden tener acceso a los fondos aunque normalmente hay un límite, se pueden hacer transferencias y como todas las cuentas de este tipo, los fondos están asegurados por el Fondo de Garantía de Depósitos o FDIC ($250,000 máximo).

Hay otras cuentas que se llaman “custodial” en las que como explica castro, “cuyo beneficiario es el menor pero está administrada por un custodio adulto que tiene la obligación de actuar en el mejor de los intereses del niño”. Cuando se llega a la mayoría de edad la propiedad se transfiere del custodio al menor y en ese momento tiene posibilidades de empeazar a usar cuando y como quiera el dinero.

Una cuestión a tener en cuenta es que estas cuentas son tratadas como un activo y si se tiene una cantidad importante puede reducir la capacidad que tenga el menor de solicitar ayuda financiera.

Castro cree que a ciertas edades, sobre todo cuando los menores están en high school, es importante que estos empiecen a usar tarjetas para gestionar su mesada. Una de las maneras de hacerlo es con tarjetas de crédito prepagadas porque son fáciles de conseguir, solo se puede gastar el límite que se haya depositado en ella, y además su uso se reporta a los burós de crédito. “La actividad se reporta a la historia crediticia por eso hay que pagar a tiempo y ser responsable para ir trabajando en un historial crediticio”. Esto, lo de la responsabilidad, es trabajo educativo de los padres.