¡Oops! Britney Spears genera caos en Jerusalén y cancela reunión con el primer ministro israelí

La estrella del pop es una sensación en Israel.
¡Oops! Britney Spears genera caos en Jerusalén y cancela reunión con el primer ministro israelí

La gira asiática en la que se encuentra inmersa a día de hoy la cantante Britney Spears le está sirviendo, además de para cimentar su estatus de superestrella en esta región del mundo, para conocer a fondo el alcance y la dimensión de las reacciones que es capaz de generar su presencia entre sus fans más radicales y alocados. Tanto es así, que abrumada ante el revuelo que suscitó su visita del pasado domingo a la ciudad antigua de Jerusalén, en la que cientos de fans se agolparon contra su coche y prácticamente no la dejaron moverse más allá de unos centímetros, la popular intérprete no tuvo más remedio que abandonar la zona rápidamente.

“Había cientos de personas esperándola y básicamente se abalanzaron sobre ella. Asustada ante la histeria que había provocado su llegada, decidió cancelar todos los compromisos que tenía programados para más tarde. Fue un lío de proporciones monumentales, con otros cuantos fotógrafos agobiándola para poder conseguir la mejor foto. Fue una celebración israelí en toda regla, esto solo podía pasar aquí”, asegura un testigo de la escena al portal de noticias Ynet.

La princesa del pop acabó tan abrumada ante el exceso de cariño que le dedicaron sus admiradores, al margen de la más que comprensible ansiedad que se desprende de aglomeraciones de ese tipo, que no le tembló el pulso siquiera antes de cancelar la cena que tenía prevista esa misma noche con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien precisamente le había invitado a su residencia para darle oficialmente la bienvenida a su país.

Una vez recuperada del susto, el lunes Britney ofreció un exitoso concierto en el parque Yarkon de la ciudad de Tel Aviv ante más de 50.000 espectadores, convirtiéndose de este modo en la protagonista de uno de los eventos más multitudinarios del verano israelí y en la responsable de que las elecciones locales que estaban fijadas para ese mismo día tuvieran que posponerse unos días.

Es más que probable que su triunfal espectáculo en la segunda ciudad más poblada de Israel le haya ayudado también a olvidarse de la polémica que ha venido circulando desde hace unos días en relación con la citada gira y, sobre todo, con la creencia generalizada de que no hay espectáculo en directo que ofrezca Britney en el que no haya uso o abuso del ‘playback’.

“Mira, me alegro de que me hagas esa pregunta, porque es bastante divertido lo que ocurre. Mucha gente piensa que no canto en vivo, y es verdad que a veces recurro un poco al playback porque tengo que bailar mucho, pero en el fondo no deja de ser una mezcla de mi voz real y de la pista pregrabada. Me jo** mucho porque trabajo muy duro en cada uno de mis conciertos y me esfuerzo al máximo, pero hay gente que no lo valora en absoluto, ¿sabes?”, explicaba.