El 30% de los trabajos en NYC requieren manejar

En la ciudad de Nueva York los indocumentados no pueden tener licencia a diferencia de otros estados como California
El 30% de los trabajos en NYC requieren manejar
California aprobó las licencias para indocumentados en 2013 y el estado de Washington 20 años antes./Archivo
Foto: Archivo

Tener una licencia de manejar es para muchas personas un trámite.

Hay que pasar un examen, rellenar unos papeles y ya se puede incluir el permiso en la cartera. Para los indocumentados en Nueva York no es un trámite sino un muro que bloquea los movimientos de quienes tienen que vivir lejos de los centros de trabajo por no poder tener hogar asequible en muchas zonas de la ciudad. Además es un muro que impide acceder a muchos empleos, ya que según las estadísticas del departamento de Trabajo, el 30% de los puestos de trabajo civiles requieren que se maneje un vehículo.

Algo más de un 9% tienen que ponerse ante el volante de un tractor, un camión, un vehículo de construcción, un autobús, tren… Es algo obvio para las personas que están en el sector de los transportes, pero en otros empleos, desde las personas que ayudan en el hogar a enfermos, agentes de seguros, gestores de ventas, electricistas o incluso abogados, también se requiere manejar para algunas de las tareas del trabajo. El 20.8% de los trabajos va a requerir que el empleado pueda guiar si no siempre, al menos ocasionalmente.

Según recientes cifras de la contraloría de Nueva York, hay unos 570 mil inmigrantes indocumentados en la ciudad y a pesar de que el asambleísta Francisco Moya trabajó por sacar adelante una ley que permitiera a éstos manejar legalmente, ésta no ha visto la luz aún. California, Washington, Nuevo México y Utah son algunos de los 12 estados de la Unión, además de Puerto Rico y DC, que dan licencia a los indocumentados.

Desde la oficina del contralor Scott Stringer, se explicó en enero que muchos inmigrantes están contribuyendo con sus impuestos a las arcas de la ciudad y el estado con el pago de $1,100 millones en impuestos, pero pierden oportunidades de trabajo (que terminan beneficiando a todos) o viven bajo el temor de ser deportados por manejar sin permiso.