El Bronx se une en vigilia contra la violencia de armas

Médicos, enfermeros, estudiantes, políticos, religiosos y vecinos se reunieron en el Hospital Bronx-Lebanon para exigir que no haya más muertes en ese condado

Guía de Regalos

El Bronx se une en vigilia contra la violencia de armas
Decenas de personas, como la enfermera Denisse Rey, participaron de la vigilia contra la violencia con armas de fuego

Con lacitos de colores en el pecho y mensajes puestos en un improvisado muro levantado al lado del Hospital Bronx-Lebanon, decenas de personas se reunieron este jueves en una vigilia para declararle la guerra a la violencia perpetrada con armas de fuego. Ellos lo hicieron de manera pacífica, recordando con mucho dolor que el pasado 30 de junio perdió la vida la doctora Tracy Tam, cuando un exempleado de ese centro médico ingresó armado, y el miércoles en la madrugada ocurrió lo mismo con la oficial de policía Miosotis Familia en ese condado.

“Me siento muy triste de ver lo que está pasando porque nosotros estamos en este hospital para salvar vidas y curar enfermos y no para que venga alguien y nos maten así”, comentó entre lágrimas la enfermera Denisse Rey, quien trabaja en el Bronx-Lebanon desde hace siete años.

“Esto es demasiado. Que más va a pasar si esto no cesa. Siento que toda la gente que camina al lado mío está armada”, agregó la puertorriqueña, confesando que muchos compañeros del hospital están tan nerviosos como ella, que ni siquiera quisieron asistir a la vigilia por miedo de que ocurriera un tiroteo.

El mismo dolor embarga a Jhon Sánchez, estudiante de medicina, quien se unió a la vigilia para pedir a las autoridades federales que tomen acciones concretas para evitar que cualquier persona tenga acceso a armas y se desate una “carnicería” no solo en El Bronx sino en el resto de la Gran Manzana.

De que sirve que Nueva York tenga leyes contra las armas si en otros estados del lado se adquieren casi como paquetes de papas colgados en los supermercados”, dijo el joven. “Esto tiene que parar ya porque un solo muerto más ya es demasiado”.

La asambleísta Carmen de la Rosa también asistió a la vigilia y tras lamentar la muerte de la uniformada y la doctora, hizo un llamado al Senado estatal para que apruebe un proyecto de ley que pasó la Asamblea en la sesión que recién terminó, que endurecía el control de posesión de armas.

Es urgente que haya más restricciones a las armas de fuego para que la violencia pare, y por eso debemos aprobar leyes más fuertes que protejan a nuestra comunidad, porque esto no es juego”, comentó la dominicana, tras agregar que de paso es necesario ofrecer más servicios de salud a personas con condiciones mentales. “Estas pérdidas pudieron ser evitadas y de paso es fundamental que empecemos a trabajar por aquellas personas que tengan problemas de salud mental y que tal vez ya han manifestado tener síntomas para que reciban ayuda en la comunidad”.

El concejal Ydanis Rodríguez coincidió en que es vital que las autoridades de Nueva York consoliden un frente común para que cese la violencia, pero culpó al presidente Donald Trump de haber encendido un peligroso mensaje de odio que tiene a su mejor aliado en las armas de fuego.

“Esos mensajes que muchas veces vienen desde el presidente de Estados Unidos y que incentivan una industria de armas tiene que cambiar”, dijo el líder político, destacando que muchas de las armas que circulan en Nueva York se compran con todas facilidades en estados del sur y del oeste y llegan de manera ilegal.

“A veces terminan en manos de enfermos mentales o personas con antecedentes criminales como ocurrió en el hospital y con la oficial Familia. Son días de dolor pero un momento para pedir que se detenga el odio y se endurezcan las regulaciones”, agregó Rodríguez.

Los participantes de la vigilia no solo se unieron para clamar “no más violencia”, sino que además uno a uno fueron dejando sus pensamientos para la oficial de la NYPD y la doctora del hospital Bronx-Lebanon.

“Sus muertes no pueden ser en vano y esto tiene que servir para que tomemos conciencia, porque las armas no pueden ponerse por encima de la reconciliación y el entendimiento”, aseguró el dominicano Jesús Montero, mientras miraba con dolor las fotos de las dos víctimas de El Bronx que unió a ese condado en un solo clamor.