Recomiendan precaución a familiares de menores no acompañados frente a embestida de ICE

El gobierno está comenzando a enfocarse en ellos para investigalos por "tráfico humano". Abogados recomiendan precaución con la información que el niño o el adulto entregan a la Patrulla Fronteriza o a ICE.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Recomiendan precaución a familiares de menores no acompañados frente a embestida de ICE
Aconsejan precaución a padres o familiares de menores migrantes "no acompañados", ya que el gobierno está comenzando a investigarlos por "tráfico humano". (Foto: Archivo)

Abogados especialistas recomiendan precaución extrema a los padres, familiares y otros patrocinadores de menores que vienen solos por la frontera sur, ahora que las autoridades migratorias han comenzado a investigarlos e incluso a arrestarlos por ayudar a venir al menor de edad.

Por primera vez desde que el gobierno de Estados Unidos comenzó a liberar a menores migrantes no acompañados a sus padres y parientes inmigrantes, las autoridades migratorias han comenzado a “investigar por tráfico de personas” y a realizar arrestos entre los adultos que se hacen cargo de estos menores.

“Hay que tener mucho cuidado con la información que se da a las autoridades migratorias con respecto al viaje o entrada de cualquier menor”, dijo Rachel Prandini, abogada del proyecto juvenil del Immigrant Legal Resource Center, con sede en San Francisco.

Si el menor arrestado o algún familiar aquí en Estados Unidos reconoce haber pagado un coyote para traerlo, el gobierno puede usar esto como evidencia para acusar al adulto de “tráfico humano”.   Este sería un delito muy peligroso que enfrentar y causal de deportación incluso para residentes permanentes.

Al parece, ya están ocurriendo algunos casos de esta clase, aunque por ahora se trata de un número pequeño, dijo Prandini.

“Hemos escuchado de unos 20 casos hasta ahora y, en todo caso, es una población muy pequeña que se vería afectada, no queremos causar alarma innecesariamente”, apuntó. “Pero si aconsejamos mucha cautela con la información que se da a ICE o a la Patrulla Fronteriza”.

El gobierno de Donald Trump dijo recientemente que comenzaría a aplicar la orden ejecutiva de marzo, en la cual ordenó de llevar a la justicia a las personas que, desde Estados Unidos, “conspiren para violar las leyes migratorias”, particularmente los adultos que paguen por el transporte de menores de edad o niño no acompañados de otro país hacia Estados Unidos.

Esto aplicará aunque sean los padres u otros familiares, que están mencionados en los memos de DHS.

“Los padres y familiares de estos niños traficados hacia Estados Unidos, a menudo también ilegalmente en el país, pagan miles de dólares a los traficantes para traer a sus hijos a este país”, dice el memo.

Agrega que muchos de esos niños son “víctimas de robo, extorsión, rapto, asalto sexual y otros delitos de violencia por parte de los traficantes y criminales en el camino”.

En consecuencia, agregan, los facilitadores serían castigados.

“El director de ICE y el comisionado de CBP asegurará la aplicación correcta de las leyes contra individuos que directa o indirectamente faciliten el tráfico de un niño extranjero hacia EEUU”, agrega el texto del documento.

El memo considera formas de castigar a los padres por facilitar este tipo de delito, y expresa preocupación por las consecuencias del tráfico en los menores.

Desde que grupos de menores centroamericanos -y de otros países- comenzaron a aparecer solos en la frontera pidiendo refugio, el gobierno federal ha entregado a miles de ellos a padres, parientes y otros patrocinadores para que los cuiden mientras se procesan sus casos.

En los gobiernos de George W. Bush y de Barack Obama, generalmente no importaba mucho si los padres u otros representantes también estaban indocumentados: el gobierno no iba detrás de ellos ni los castigaba por hacerse cargo de los menores. Mucho menos los deportaba por esa razón.