Kim Kardashian defiende el vestir a su hija con vestido que parece corsé

Los atuendos de la pequeña de 4 año ya empezaron a causar polémica

Guía de Regalos

Kim Kardashian defiende el vestir a su hija con vestido que parece corsé
Kim Kardashian y su hija North West

Con solo 4 años, las elecciones estilísticas de North West ya empiezan a causar el mismo revuelo mediático que las de su famosa madre, la estrella televisiva Kim Kardashian. En esta ocasión, el vestido naranja que lució recientemente la pequeña en Nueva York y que imita el diseño de un corsé estuvo a principios de semana en el centro de la polémica después de que medios e internautas por igual alzaran la voz al considerar que la niña era demasiado joven como para llevar esta prenda tradicionalmente usada para estilizar y moldear la figura femenina.

Ahora, la mujer de Kanye West ha defendido su decisión de vestir a su hija con dicha indumentaria precisamente porque no se trata de un corsé de verdad, sino tan solo de una simple imitación que, por lo tanto, ni le aprisionaría el torso ni le causaría los daños en los órganos internos que se suelen asociar con el uso de uno real. Asimismo, la estadounidense ha utilizado la esfera virtual para acallar a aquellos que la acusaron de querer sexualizar la imagen de su primogénita.

¡Nunca le pondría a mi hija un corsé! Este vestido que compré está hecho de una tela de algodón que se acordona con unos lazos ¡y parece un corsé! Solo es una decoración“, escribió Kim este miércoles en un tuit, que acompañó con un clip en el que especificó que ella no es la autora del diseño: “Este vestido -que yo no he diseñado, de hecho lo compré- no es un corsé. La parte delantera es solo tela que parece un corsé. Yo lo encuentro monísimo y se lo compré a un diseñador. Gente, es solo tela, no un corsé de verdad“.

Paralelamente, esta misma semana la más popular del clan Kardashian-Jenner también hacía uso de la esfera virtual para negar tajantemente que consuma cocaína, después de que algunos seguidores se sobresaltaran al apreciar unas sospechosas manchas blancas en una mesa de color negro. En un principio, la hija de Kris Jenner pensó que eran restos de azúcar de las golosinas que había comprado para sus hijos, aunque de regreso al hotel se dio cuenta que en realidad era parte del diseño de la propia mesa.

“A ver, chicos, acabo devolver a mi habitación de hotel y mirad la mesa: misma posición, sigue aquí. Así que sí que fuimos a [la tienda de caramelos] Dylan’s Candy Bar y pensé que se trataba solo de dulces, pero resulta que la mesa del fondo está hecha de mármol, chicos. ¡Venga, va! Yo no juego con eso. Tengo hijos y este no es mi estilo de vida y nunca lo ha sido”, aseguraba entonces en un vídeo de Snapchat.