¿Leer te produce sueño?

El cansancio en los ojos no son necesariamente un índice de pereza
¿Leer te produce sueño?
Leer es un hábito que requiere de entrenamiento ocular
Foto: Shutterstock

La lectura es una habilidad que aparte de requerir gusto, necesita de ciertas herramientas. Para leer y encontrar disfrute en ello, es fundamental contar con una visión que sobrepase la identificación de figuras, por lo tanto, si leer te produce sueño debes identificar la causa, puede que la falla necesite ser revisada por un oftalmólogo.

A pesar de que cuando leemos identificamos las letras como un conjunto y no por sí solas, es importante que podamos discriminarlas cuando somos consiente del proceso que estamos llevando a cabo. Ver una frase como un todo, causa que fácilmente perdamos el sentido del texto, además crea cansancio visual pues estamos tratando de leer imágenes en vez de letras. ¿Suena confuso?, sin duda, pero para comenzar debes responder a estas tres preguntas.

1. ¿Durante la lectura te pierdes fácilmente del sentido del texto o del hilo conductor?

2. ¿Cuando lees te saltas algunas palabras o repites el mismo renglón varias veces?

3. ¿La lectura cansa tus ojos como si llevaras horas frente a un computador?

Si la respuesta a las anteriores preguntas es , deberás identificar si la falla está en que no puedes unir tus ojos al lado de la nariz. Suena gracioso, es cierto, pero no te imaginas lo importarte que resulta poder jugar con tus ojos, mirando al centro y mirando hacia afuera.

El movimiento ocular es lo que ejercita el músculo y permite que mientras lees un renglón, puedas adelantarte con el otro ojo a visualizar las palabras del siguiente.

Haz este ejercicio con alguien, pídele que se enfoque en mirar el movimiento de tus ojos, de no obtener el resultado deseado, podrás hacer ejercicios por tu cuenta.

Pídele a tu compañero de ejercicio que tome un lápiz o lapicero, tú mientras tanto, enfócate en la punta de la mina, el lápiz debe ser situado a uno o dos pies de tu rostro, poco a poco se debe ir acercando a tu nariz (más específicamente a tu tabique), si tus ojos se unen cuando la punta está cerca de tocar tu cara tu problema, seguramente, es de falta de hábito de lectura; si por el contrario no has perdido de vista la mina, pero tus ojos no han llegado hasta el centro, puedes sufrir de ojos perezosos.

Como lo explicamos anteriormente, los ojos son un músculo, requieren de ejercicio, por tanto si identificaste tener una falla ocular, necesitarás de tiempo, paciencia y persistencia. Repitiendo el ejercicio nombrado una y otra vez, verás como tu ojos se van acostumbrando y la lectura te será más sencilla. Si tu fin es ejercitar tus ojos, no hace falta de que lo hagas en compañía de un ayudante.

Es importante que sepas que los ojos perezosos no son una consecuencia de mucho dormir, son simplemente una debilitación del músculo ocular que por fortuna puede ser tratado.