La Novia de Honduras

Guía de Regalos

La Novia de Honduras
El grupo de personas que bajo la bandera de Hábitat por la Humanidad trabajó en la construcción de varias casas en Honduras. /Suministrada

En una tarde soleada, un equipo de personas extraordinarias y yo unimos fuerzas para hacerle frente a una amenaza que es demasiado grande para abordarla solo, la vivienda para los pobres. Nos unimos bajo la bandera de Hábitat por la Humanidad para llevar fuerza a un lugar apodado La Novia de Honduras.

Nos expusimos a algo más que a la lengua española, entramos en una escena dinámica con paisajes impresionantes y ambientes vívidos. A medida que nos mezclamos no sólo con los lugareños, sino con los habitantes del terreno que los rodeaba, nos abrazó el calor tropical de Honduras. A medida que exploramos esta tierra encantada nos fascinó su arquitectura histórica que revive su influencia colonial.

Con muchas de las características que usted esperaría encontrar en América Central -como sitios vibrantes como Pico Bonito, la deliciosa comida formada a través de la devoción de su creador, y una atmósfera amistosa que nos dio la bienvenida a la comunidad con una deliciosa mezcla de belleza natural, invitándonos a los extranjeros  a explorar el lugar que llaman hogar con Encanto.

Cada cubo lleno de tierra sentó las bases para los trece hogares que alojarían la fuerza, la estabilidad y la determinación de la comunidad. Cada ladrillo que movíamos como un equipo formó la estructura que sentó las bases para cada hogar, creando no sólo una estructura estable, sino una fuerza estabilizadora entre los necesitados.

Una nueva frontera nos esperaba, la Escuela de la Selva, una institución unida por la jungla que le rodea, abrió el camino para que la juventud empobrecida adquiriera una educación. Fuimos testigos del crecimiento no sólo en las viñas, sino en los niños cuyo sueño y aspiraciones superaron la altura de los mismos árboles a su alrededor.

Ninguno de nosotros habría imaginado presenciar la coronación de una fruta, la piña, dentro de un reino que proporcionara estabilidad financiera a los que la rodeaban o encontrar cacao de renombre mundial con un sello de Suiza en su pasaporte, donde su rico sabor da forma al icónico chocolate de Suiza. Sorpresasnos recibían a cada paso mientras nos deslizamos a través del mar de zafiro hacia Cayos Cochinos, nos zambullimos bajo las olas y exploramos un mundo que una vez nos pareció extraño.

Honduras se convirtió en una oportunidad para expandir la paredes de nuestra casas, cada uno de nosotros nos comprometimos con el esfuerzo grupal y eso fortaleció nuestra determinación y esfuerzo en perseguir una visión: que cada individuo merece un lugar decente para vivir, incluso la novia de Honduras.

-Anderson Estrella es un estudiante universitario.