Logros y retos en un condado con 160 idiomas

La población hispana es la segunda más grande en Queens.
La población hispana es la segunda más grande en Queens.
Foto: Getty Images

La radiografía económica de Queens indica que este condado se ha recuperado en buena medida de una recesión, que no fue tan grave en la ciudad en su conjunto como en el resto del país, pero también apunta a retos para sus residentes y empresarios.

Según el último informe de la oficina del contralor Scott Stringer, la tasa de desempleo de este condado quedó en el 3.7% en el segundo trimestre de este año. En ese mismo trimestre en el 2016 la tasa era del 4.2%.

Es una mejora más que notable con respecto al 8.6% que se alcanzó en el peor momento de la crisis (en 2010), y una mejor situación que la generalidad del país en el que esta tasa está, a fecha de julio, en el 4.3%. Excepto Manhattan, el resto de los condados tienen un porcentaje más elevado de personas sin trabajo.

Parte de este empleo llega de los comercios locales de una zona en la que, según el NYCEDC, el 34% de la totalidad de los negocios son muy pequeños y tienen menos de 20 empleados. Otro 27% tiene menos de 100 personas en nómina.

Muchos de ellos se han puesto en marcha por inmigrantes. Los hispanos son la segunda mayor parte de la población de un condado, que se enorgullece de que se hablen 160 lenguas, seguidos por los asiáticos.

Las cifras de NYCEDC, que son de 2014 y 2015, explican que además de la construcción (que depende mucho del ciclo económico), el empleo está muy concentrado en las áreas de arte, entretenimiento y recreación además de bares y restaurantes. El  sector de venta al por menor es responsable de casi el 12% de los puestos de trabajo del sector privado en el condado. Estos no son puestos de trabajo que tengan altos ingresos.

Los últimos datos con respecto a los ingresos medios de los ciudadanos de Queens son de hace tres años y por hogar estos quedaban en $57,241. El ingreso per capita era de $26,572. En general los salarios han crecido por debajo de la inflación por lo que no es de esperar que se verifique una fuerte subida en los últimos años cuando se actualicen las cifras.

Y esto es un problema para un condado que está creciendo rápidamente a golpe de gentrificación en algunas de sus esquinas y de la situación con una vivienda que es cada vez más cara para compradores y vendedores.

De acuerdo con el último pulso tomado a la zona en este sentido el pasado trimestre, el mercado de la vivienda se está tensando y el precio medio de venta se ha disparado un 12.4% en el segundo trimestre de este año frente al mismo periodo del año anterior.

Con todo, las ventas han crecido un 47%. Y para los que rentan sus apartamentos la situación no ha mejorado como en Manhattan y Brooklyn donde las subidas de los alquileres se están tomando un respiro a la baja. En junio y según la empresa de bienes raíces Douglas Elliman indicó que el alquiler medio subió un 0.6% con respecto al mismo mes del año pasado.

Y empezando por el techo que cada uno tiene encima, la vida se encarece en el condado. El objetivo de tener más vivienda asequible en la zona es una prioridad.