El desempleo entre los hispanos se mantiene estable y apenas sube una décima

Los economistas han mostrado su preocupación por el bajo ritmo de crecimiento de los salarios de los trabajadores

Guía de Regalos

El desempleo entre los hispanos se mantiene estable y apenas sube una décima
En algunos aspectos, la economía estadounidense parece menos robusta.

La economía nacional agregó 156.000 puestos de trabajo en agosto, lo que implicó un incremento de una décima de la tasa de desempleo, al pasar del 4,3 % de julio a un 4,4 %, y entre los hispanos también subió una décima y quedó en 5,2 %.

Aunque en junio el desempleo entre los hispanos era sensiblemente mejor, al llegar al 4,8 %, los datos del Departamento de Trabajo reflejan una considerablemente mejoría respecto al nivel de desempleo en la comunidad desde el año pasado, ya que en agosto de 2016 la tasa estaba en el 5,7 %.

Según los datos revelados por el Departamento de Trabajo, el crecimiento de 156.000 empleos alcanzados en todo el país estuvo por debajo de las expectativas, ya que los analistas esperaban alrededor de 200.000 nuevos empleos en agosto.

La principal fuente de crecimiento de empleo fueron las manufacturas, que agregaron 36.000 puestos de trabajo, seguidos de otros 28.000 empleos que se crearon en el sector de la construcción.

Por otra parte, cabe destacar que el informe no incluye los efectos del huracán Harvey, que la semana pasada anegó el sur de Texas y parte de Luisiana, provocando grandes pérdidas económicas que aún no han sido cuantificadas con exactitud.

Los datos de agosto apuntalan la contratación media en 2017 en unos 176.000 empleos al mes, aproximadamente en línea con el promedio de 2016, que fue de 187.000, sumando así el mes número 83 consecutivo de creación de empleo.

“Si bien el ritmo de creación de empleo en 2017 podría no ser tan fuerte como el año anterior, sigue siendo respetable para una expansión económica madura”, dijo Mark Hamrick, analista económico senior de la firma de servicios financieros de consumo Bankrate.com.

El presidente del país, Donald Trump, se congratuló por la cifra y calificó los datos de “excelentes” a través de su cuenta de Twitter.

“Excelentes números de empleo recién revelados. Y solo acabo de empezar. Muchas regulaciones laborales sofocantes siguen cayendo. ¡Moviendo de nuevo a Estados Unidos!”, escribió el mandatario en esa red social.

Además, el Departamento de Trabajo revisó a la baja su estimación de cuántos empleos se crearon de julio y junio, con un total de 32.000 empleos menos entre los dos meses.

Ahora calculan que se crearon 189.000 puestos de trabajo en julio -se habían estimado 209.000- y que se crearon 210.000 puestos de trabajo en junio, en contraste con los 222.000 reportados anteriormente.

Asimismo, la tasa de participación en la fuerza laboral se mantuvo en el 62,9 %, el mismo dato registrado en julio.

La tasa de participación ha caído desde el 66 % en la última década, pero parte de esa disminución se explica por el envejecimiento de la población y consecuente aumento del número de personas pensionadas.

Los salarios por hora promedio subieron 3 centavos en ese mes, alcanzando los 26,39 dólares, un 2,5 % más que hace un año.

Este dato es positivo ya que los economistas han mostrado su preocupación por el bajo ritmo de crecimiento de los salarios de los trabajadores pese a que la tasa de desempleo se encuentra cercana a los niveles propios del pleno empleo.

No obstante, la Reserva Federal (Fed) considera saludable un incremento anual de los salarios de 3,5 %.

La economía creció a un ritmo saludable de un 3 % en el trimestre abril-junio, un aumento sustancial de un débil 1,2 % en los primeros tres meses del año.

Esto sitúa el crecimiento económico ligeramente por encima del 2 % en la primera mitad del año, aproximadamente el mismo ritmo medio de crecimiento que Estados Unidos ha experimentado desde la recesión.

Sin embargo, en algunos aspectos, la economía estadounidense parece menos robusta.

Las ventas de automóviles han disminuido y se ha reducido la oferta de hogares para la venta, mientras que el alivio fiscal prometido por el presidente Donald Trump para impulsar el crecimiento aun debe atravesar un complicado debate en el Congreso.