El drama y la esperanza detrás de 5 semifinalistas de ‘Gran Oportunidad’

""Todos los días le pedía a Dios que me prepare algo bueno para poder salir adelante, cuando recibo la noticia de 'Gran Oportunidad' sentí que Dios me había escuchado", Charlotte Ruiz

Guía de Regalos

El drama y la esperanza detrás de 5 semifinalistas de ‘Gran Oportunidad’

Salieron de sus países de origen con un sueño, igual que muchos. Se sacrificaron y se sacrifican, trabajan en lo que pueden mientras logran sus metas artísticas. Y en el camino, donde muchas veces pensaron en dejarlo todo, incluso alguno hasta su propia vida, se les cruzó ‘Gran Oportunidad’, el show de los domingos a las 9/8 PM Centro de Telemundo presentado por Raúl González y Ana Lorena Sánchez, y los hizo volver a creer, a que había una esperanza dentro de sus dramas.

Te contamos la historia de Richard Amador, Marcela Peñaranda, Charlote Ruiz, Tommy y Ricardo y los integrantes del grupo UD6, los 5 primeros semifinalistas de ‘Gran Oportunidad’.

RICHARD AMADOR:

Richard Amador
Richard Amador

Llegó a Estados Unidos, más precisamente a Miami, hace 20 años junto a sus papás. Dada la situación de hambre que estaban pasando en su Cuba natal, se subieron a una balsa, un barco construido casero, junto a 26 personas más. Por 7 días estuvieron en el mar y con tan solo 5 años le tocó ver la muerte de cerca, cuando muchos de los acompañantes se caían o se tiraban al mar de desesperación.

Capturados por la guardia marina americana estuvieron detenidos 1 años y medio en la base de Guantánamo, pero lejos de asustarse recuerda con felicidad como en ese momento pudo probar, por primera vez, una manzana.

“Tengo cicatrices en mi cuerpo, fueron 7 días a base de agua… Subiendo a su barco me volví a caer al agua por el mareo y el hambre”, nos cuenta Amador.

Pese a estar en la tierra de los sueños, su vida no ha sido fácil. Como muchos fue camarero y limpió casas y hasta sintió que nada valía la pena en su vida.

“Hubo un momento que perdí mi empleo, me quedé en la calle, mi vida no tenía ningún sentido hasta que me crucé con una compañera que me salvó, me ha alimentado, dado hogar y llevamos 3 años cantando. El don de nacer con la misma voz de Juan Gabriel me ha abierto muchas puertas”, explica.

Una de ellas fue la de ‘Gran Oportunidad’,  donde se presentó como imitador de Juan Gabriel, y no solo eso: ¡Ganó 5 mil dólares y un pase a la semifinal!

“Un día después del programa soñé con Juan Gabriel… Cantábamos y charlábamos, yo siento que algo de su espíritu está conmigo, porque los dos tenemos el mismo propósito: alegrar los corazones de la gente”, dice sobre su interpretación.

“Con el dinero de la primera ronda salvé algunos billes, ayudé a mis padres, y puse un granito de arena para la gente de Venezuela”, dice, y asegura que si gana los 50 mil dólares hará eso mismo.

UD6:

UD6
UD6

Este grupo de música vocal, como bien su nombre lo dice, está conformado por 6 integrantes. Latinos que por casualidades de la vida se conocieron en California, con un mismo sueño, y decidieron luchar por él, tanto fue su trabajo que hasta compartieron escenario con algunos famosos como Luis Fonsi.

“Nuestro deseo es vivir de la música y ahora mismo no podemos. Una de las razones por las que fuimos al programa es porque queremos que la gente conozca este género de música grupal”, explica Melvin, director e integrante de UD6.

Y parece que el haber pasado por ‘Gran Oportunidad’ e incluso haber ganado comenzó a abrirle esa puerta con la que tanto soñaban.

“Todos estaban súper contentos y apoyándonos en las redes sociales, se nos añadieron muchos seguidores. Lo que más nos impactó fueron los videos que nos compartieron de nuestra presentación”, dice Melvin.

Por eso, quieren seguir y están dispuestos a dejarlo todo sobre el escenario para ser los ganadores: “Tenemos al necesidad de hacer una nueva producción discográfica… Antes uno esperaba que lo firmara una disquera, y ahora es digital todo, necesitamos equipo, micrófonos nuevos para nuestro concierto… “, concluye Melvin.

MARCELA PEÑARANDA:

Marcela Peñaranda
Marcela Peñaranda

Su amor por la música la hizo dejar desde muy jovencita su Colombia natal para estudiar esa disciplina en Estados Unidos. Sí se ganó una beca y, pese a su miedo, se vino solita detrás de su sueños

“Me mudé sola, sin ningún apoyo, solo buscando un sueño… Estar sin mi familia es muy fuerte, en un país diferente, ha sido un esfuerzo grandísimo pero todos los sueños son luchas, y todas las luchas tienen su recompensa como estar en ‘Gran Oportunidad'”, explica feliz Marcela quien se presentó cantando vestida de muñeca.

Pero el camino antes de llegar al show de entretenimiento de Telemundo no le fue fácil a Marcela. “Hubo momentos en que no tuve trabajo, la pasé difícil, extrañaba a mi mamá, pero más grande fue mi sueño… Esto es un aprendizaje todos los días de valerme por mi misma”, explica.

Por eso dice todavía no poder creer haber ganado, y ser una de las semifinalistas, y más aún que ahora la gente la reconozca y también sus alumnos, ya que es maestra, la vean como su ídolo.“Me siento muy feliz como cantante de lograr oportunidades como estas, mis niños están enloquecidos con esto, he recibido un amor muy grande de la gente, Esa conexión con ellos es tan linda”.

Su sueño, como el resto de los finalistas, es ganar los 50 mil dólares. Ella quiere devolverle a aquellos que tanto la ayudaron a mantenerse en Estados Unidos, pero sobre todo..“quiero dar a través de la música para que la gente se desconecte un poquito de su vida normal, y encuentren un poco de paz, si puedo lograr algo con eso, el premio está más que dado”.

CHARLOTTE RUIZ:

Charlotte Ruiz
Charlotte Ruiz

Con tan solo 18 años Charlotte salió de Cuba hacia Rusia para participar de un concurso, y se quedó 2 años hasta que decidió llegar a Estados Unidos, con la ilusión de desarrollar su carrera musical.

Pero se cruzó con su primera piedra: la gran cantidad de cantantes y artistas buscando una oportunidad como ella, fue así como terminó de cajera de una tienda para poder pagar sus cuentas.

Charlotte se enteró de los casting de ‘Gran Oportunidad’, y fue con la esperanza de por fin poder cantar, lo hizo interpretando ‘Evidencias’ de Ana Gabriel. Llevaba un tiempo sin interpretar, y cuando se subió al escenario del programa de Telemundo presentado por Raúl González, dice que se volvió a sentir cantante.

“Es una de las cosas más importantes que me ha pasado en este país, mi mayor logro”, nos dice emocionada.

Pero para ella esto no fue casualidad, sino su gran fe: “Todos los días le pedía a Dios que me prepare algo bueno para poder salir adelante, cuando recibo la noticia de ‘Gran Oportunidad’ sentí que Dios me había escuchado, no cabía dentro de mí”.

Ahora que pudo volver a pisar un escenario, su mayor sueño es poder reencontrarse con su mamá a la que no ve desde hace 4 años. Con los 5 mil dólares que ya ganó comenzó los trámites para poder traerla de Cuba a Miami, y si se gana los 50 mil asegura que comprará una casa para recibirla.

TOMMY Y RICARDO:

Tommy y Ricardo
Tommy y Ricardo

Estos dos bailarines que combinan la danza con la acrobacia, vinieron desde México para concursar, porque quieren demostrarle al mundo que el baile no tiene fronteras y mucho menos prejuicio, por eso, aunque algunos los critiquen o les asombre que dos hombres bailen juntos, a ellos no les importa porque su amor por la danza es mayor.

Tommy tienen una academia y Ricardo se la pasa viajando y bailando ya sea con Tommy o con otra pareja de danza que tiene.

“En México nos miran raro y piensan que si uno de nosotros juega el papel de niña, y no es así esto es acrobacia, los dos nos respetamos mucho, y trabajamos sobre el objetivo de ser reconocidos y hacer un buen espectáculo”, explican.

Por eso, haber pisado el escenario de ‘Gran Oportunidad’ les abrió una ventana que ni se imaginaron, para mostrar su arte y cumplir esto: “llegar a ser reconocidos en nuestro trabajo, ser pioneros en este tipo de categoría, es una manera diferente de baile donde somos hombres porque tenemos más fuerza”.

¿Qué harán si ganan? Tommy mejorar su academia de baile, y Ricardo ayudar a su mamá a terminar de pagar su casa. Eso sí, separarían un dinero para ir a estudiar a Europa.