Congreso no tiene vía clara ni libre para aprobar “Dream Act”

Muchos votantes de la base de Trump lo acusan de "traidor" por negociar con los demócratas
Congreso no tiene vía clara ni libre para aprobar “Dream Act”
Activistas luchan por la protección de "Dreamers".

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump prometió como candidato deportar a los “Dreamers” pero, traicionando a muchos en su base, ahora quiere consagrar el “DACA” de la Administración Obama, sin que el Congreso tenga una vía definida, o libre, hacia una solución permanente para los “Dreamers”.

Desde que Trump anunció el pasado 5 de septiembre la eliminación escalonada del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, las discusiones entre bambalinas que ha realizado por separado con demócratas y republicanos sólo dejan en claro que hay un abismo entre ambos partidos para lograr una solución consensuada.

El objetivo, en todo caso, es codificar las protecciones de “DACA” para los cerca de 690,000 jóvenes indocumentados que siguen amparados al programa.

La mayoría de los demócratas, y grupos cívicos afines, han dicho en cada comunicado y conferencia de prensa que, de todos los proyectos legislativos sobre el tapete, sólo aceptarán la aprobación del “DREAM Act” para la legalización y eventual ciudadanía de los jóvenes indocumentados.

Y lo quieren sin ataduras de ningún tipo, como por ejemplo fondos para el muro fronterizo.  El legislador demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, sugirió recientemente que su bancada podría suprimir sus votos para aprobar el presupuesto federal en diciembre próximo, provocando un cierre del gobierno, si es necesario.

Mientras, los republicanos afirman que cualquier medida que salga del Congreso en el plazo de seis meses que ha fijado Trump, hasta el 5 de marzo de 2018 -cuando comienzan a caducar los permisos de DACA-  tiene que incluir elementos para reforzar la vigilancia fronteriza.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, se reunió en privado el miércoles pasado con los principales líderes demócratas en ese órgano legislativo, y les trasladó el mensaje de su bancada de que la legislación en ciernes tendrá que responder “a las raíces del problema” de la inmigración ilegal, según explicó su portavoz, AshLee Strong.

Cómo cerrar esa brecha y qué concesiones estarían dispuestos a hacer ambos partidos es, por ahora, la pregunta del millón, pero Strong dijo que los republicanos continuarán sus discusiones en las próximas semanas.

Conscientes de las pocas opciones sobre la mesa, los principales líderes demócratas, Nancy Pelosi, en la Cámara Baja, y Chuck Schumer, en el Senado, dejaron abierta la puerta a aceptar posibles medidas para la vigilancia fronteriza, aunque fuentes legislativas dijeron hoy a este diario que no toda la bancada está de acuerdo.

“Lo que se vaya a negociar con los republicanos tiene que ser discutido antes con toda la bancada”, dijo la fuente, que pidió el anonimato.

Durante una conferencia telefónica, varios activistas de la comunidad inmigrante cerraron fila en torno al “DREAM Act” y aseguraron que, si la medida fuese sometida a voto hoy mismo en el Congreso, recabaría un fuerte apoyo bipartidista.

Frank Sharry, director ejecutivo de “America´s Voice”, advirtió que, sin embargo, hace falta voluntad política para programar un voto pero que presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, parece temer a los republicanos del “Freedom Caucus”, que mantienen una firme oposición

Al igual que otros años, los republicanos recurren a las tácticas de siempre, cambiando las metas sobre la seguridad fronteriza, o  ideando “píldoras venenosas” o polémicas cláusulas para hundir los esfuerzos legislativos, se quejó Sharry.

En declaraciones a este diario, la líder sindicalista y de los derechos civiles mexicoamericana, Dolores Huerta, afirmó esta semana que confía en que el Congreso aprobará el “DREAM Act” porque la medida goza de apoyo popular.

La líder sindicalista, Dolores Huerta, confía en que el Congreso sí aprobará una ley para proteger a los “Dreamers”. Foto: María Peña/Impremedia

 “Se me hace que vamos a quedar bien con los Dreamers, que no van a tener que irse a ninguna parte, porque mucha gente los apoya, los legisladores, las cortes, la opinión popular. Sí tenemos que vigilar que los republicanos no vayan a usar el apoyo para los Dreamers para dividir a nuestra comunidad, para castigar a los que no tienen documentos”, dijo Huerta.

Al margen de las trabas legislativas, están las consideraciones políticas y electorales, mientras los grupos a favor y en contra de la legalización de los “Dreamers” mantienen las espadas en alto en las redes sociales.

Grupos y votantes partidarios de Trump han recurrido a Twitter para acusarlo de “traidor” por apoyar una “amnistía”, y algunos incluso han colgado imágenes de gorras alusivas a su eslogan electoral para “recuperar la grandeza de EEUU” (“Make America Great Again”, MAGA) en llamas.

La campaña de reelección de Trump distribuyó hoy una petición en la que exige que el Senado apruebe “una prima” para la construcción del muro. También afirmó que Trump sigue “100% comprometido” con su prometido muro, y culpó a los medios de promover “fronteras abiertas”.

Pero algunos prominentes legisladores ultraconservadores, como Steve King y Dana Rohrabacher, de Iowa y California, respectivamente, han advertido que, al dar un giro de 180 grados sobre el futuro de “DACA”, Trump estaría poniendo en peligro el apoyo de su base y su posible reelección en 2020.