Trump suspende por diez días “Acta Jones” para agilizar envío de ayuda a Puerto Rico

La suspensión es por diez días y cubrirá todo tipo de productos, pero muchos consideran que eso no es suficiente

WASHINGTON.- A petición del gobierno de Puerto Rico, el presidente Donald Trump ordenó este jueves la suspensión por diez días del “Acta Jones” para agilizar el traslado de ayuda humanitaria a Puerto Rico tras el paso del  huracán “María”, pero sus críticos aseguran que eso no es suficiente y que EEUU debe hacer más por los 3,4 millones de estadounidenses en la isla.

Desde su cuenta en Twitter, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders,  confirmó que Trump levantó “de inmediato”  la aplicación del “Acta Jones”,  una ley marítima de 1920 que dicta que el intercambio de bienes entre EEUU y Puerto Rico sólo puede hacerse en barcos con bandera estadounidense.

“El peso completo del gobierno de EEUU está implicado para asegurar que los alimentos, agua, cuidado de salud y otros recursos para salvar vidas están llegando a la gente que lo necesita”, aseguró más adelante Huckabee Sanders en rueda de prensa.

La portavoz precisó que 44 de los 69 hospitales en la isla han vuelto a la normalidad, y que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército encabeza “una masiva movilización para restablecer la luz eléctrica”.

Siguiendo el proceso formal requerido por la ley,  el gobernador Ricardo Rosselló solicitó anoche la suspensión,  sumándose a líderes demócratas y republicanos de ambos lados del Congreso que ya lo habían hecho en sendas cartas al DHS.

La suspensión es por diez días y cubrirá todo tipo de productos, en  unos momentos en que hay una enorme carestía de combustible y productos básicos, creando escenas de extrema desesperación.  El anuncio se produjo un día después de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) sugirió que la suspensión no era necesaria.

La legisladora demócrata de Nueva York, Nydia Velázquez encabezó recientemente una carta al DHS para que la suspensión o exención (“waiver”) fuese de un año, para agilizar la reconstrucción y entrega de ayuda humanitaria tras el paso del huracán “María” hace más de una semana.

Para los partidarios de suspender la ley federal, el restringir el traslado de bienes solo en barcos de bandera estadounidense impide el uso de otras compañías navieras a menos costo.

En declaraciones a este diario, el estratega demócrata, Federico de Jesús,  dijo hoy que los barcos se tardan un promedio de una semana en llegar a Puerto Rico,  “por lo que una moratoria de 10 días  de las leyes de cabotaje no van a ayudar mucho”.

“La logística que se requiere para enviar mercancía a los puertos en EEUU y otros países, coordinar con FEMA y un distribuidor se tarda días sino semanas. En lo que llega el primer cargamento,  la moratoria ya habría expirado”, explicó de Jesús, fundador y presidente de la consultora FDJ Solutions.

De Jesús coincidió con Velázquez en que Trump debe extender  la moratoria al menos un año,  y apoyar la medida que promueven los senadores republicanos, John McCain y Mike Lee, que eximiría a Puerto Rico del “Acta Jones” por completo.

¿Qué es la Ley Jones de EEU que no permite atracar en Puerto Rico a barcos extranjeros?

EEUU debe hacer más

No hay una cifra oficial de daños, pero se sabe de forma preliminar que éstos han sido extensos: millones  de personas permanecen incomunicadas y sin luz eléctrica, hay escasez de combustible, agua, alimentos y medicinas, y han aumentado los saqueos y actos de criminalidad.

Imágenes de televisión muestran miles de contenedores varados en el puerto de San Juan, debido a los extensos daños a la infraestructura, y la falta de camiones para distribuir la ayuda humanitaria.

Las autoridades federales  dijeron hoy que establecerán once centros regionales para el reparto de la ayuda, dando prioridad a las zonas que han quedado aisladas.

Es que, además de la desesperación,  la tragedia humanitaria ha dado paso a un nuevo éxodo de puertorriqueños hacia EEUU, en particular al estado de Florida,  donde incluso podrían inclinar la balanza a favor de los demócratas.

Ante el panorama sombrío en la isla, líderes demócratas del Congreso, entre ellos Velázquez,  renovaron hoy su llamado  para que el Congreso apruebe ya un paquete de fondos de emergencia, y para que la Administración amplíe y agilice los esfuerzos de rescate y recuperación.

El cambio de parecer de Trump  “es poco y llega tarde”, porque la suspensión por 10 días no basta “ante la magnitud de esta tragedia”, dijo Velázquez, al advertir que el largo proceso de recuperación será aún más difícil si el costo de los materiales de construcción traídos del exterior es el doble del precio en la isla. 

Velázquez insistió en que no hay mejor momento para suspender por un año el “Acta Jones” para Puerto Rico, cuya economía quedará “devastada” por el huracán.

Activistas de la diáspora boricua también han aumentado las presiones para que EEUU responda de manera contundente a la crisis humanitaria en la isla.

Mientras,  el congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, anunció su viaje a la isla mañana para evaluar los daños sobre el terreno y la demora en la entrega de ayuda. El senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, viajará esta misma noche.

Giro de 180 grados, en menos de 24 horas

La secretaria interina de Seguridad Nacional, Elaine Duke,  fue quien decidió la suspensión temporal por motivos de “interés de defensa nacional”, en consultas con el Pentágono, pero ayer sugirió en una audiencia ante el Senado que no era necesario suspender la ley.  Su oficina dijo que Duke viajará mañana a Puerto Rico, junto a otros funcionarios del gobierno federal.

Mientras, funcionarios de alto rango del DHS también indicaron que el “Acta Jones” no tiene el propósito de “abaratar los precios”.

DHS descarta urgencia para suspender “Acta Jones”

Sin citar ejemplos, Trump dijo ayer que “mucha gente” en la industria marítima estaba en contra de levantar las restricciones.  Trump tiene previsto viajar a la isla el próximo martes.