Proponen aumentar condenas para frenar crímenes de odio

Entre el 2016 y el 2017 este tipo de delitos ha aumentado 35% en la Gran Manzana, y las autoridades urgen a las víctimas a no quedarse calladas y hacer denuncias sin importar el estatus migratorio
Proponen aumentar condenas para frenar crímenes de odio
Recientemente se han registrado varios crímenes de odio en el Subway de la Gran Manzana.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Los crímenes de odio siguen aumentando en la Gran Manzana, según reportes del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), que indican que en lo que va corrido del 2017 se han registrado un total de 286 incidentes en los cinco condados. La cifra resulta más preocupante aún, ya que representa un 35% más que los casos ocurridos el año pasado.

Y aunque las autoridades siguen promoviendo campañas para que no se permita que quienes cometen delitos motivados por razones de odio sigan realizando estos actos criminales en la ciudad, la percepción general es que el discurso proveniente de la administración Trump ha envalentonado a los agresores.

Ni siquiera las penas establecidas por el artículo 485 del Código Penal del estado de Nueva York, que pretenden combatir con dureza este tipo de delitos, han evitado el aumento de casos y ha llevado a que en muchas ocasiones las víctimas, varias de ellas presumiblemente indocumentadas, prefieran no denunciar.

Por ello líderes y activistas de la Gran Manzana, incluyendo al propio alcalde Bill de Blasio consideran que además de que se denuncie a los agresores para que sus actos no queden en la impunidad, es importante aplicar una mano más dura con las condenas, lo que pudiera ser una buena herramienta para frenar a los delincuentes antes de que cometan sus actos basados en el odio.

“Sí creo que hay áreas donde necesitamos sanciones más fuertes”, comentó el Alcalde, quien insistió en que los neoyorquinos no pueden quedarse callados y en que hay que diferenciar entre el derecho de expresión y los delitos, informando al NYPD para que los perpetradores sepan que si actúan basados en odio habrá consecuencias serias.

“Creo que siempre es bueno hayan consecuencias y sanciones adecuadamente calibradas, y estoy seguro de que hay casos en los que eso no está ocurriendo de manera justa, incluso con los crímenes de odio”, destacó De Blasio.

“Desde mi punto de vista, lo más importante ahora es asegurarse de que las personas denuncien cualquier cosa que pueda estar en contra de la ley. Obviamente, la libertad de expresión está protegida, pero hay un número de acciones, en particular cualquier cosa que puede instigar o lograr la violencia, que son ilegales”, enfatizó el mandatario.

Austin Finan, vocero de la administración De Blasio explicó que actualmente la Ciudad no tiene un plan concreto para promover una reforma en el sistema penal que aumente las penas relacionadas con crímenes de odio, pero advirtió que siguen comprometidos en luchar contra ese flagelo.

“Ya sea un crimen de odio o un delito menor, esta Administración está siempre buscando asegurar que las sanciones estén adecuadamente calibradas para que coincidan con el delito cometido”, dijo el funcionario. “Los crímenes de odio son particularmente atroces, por lo que el Departamento de Policía de Nueva York tiene una unidad dedicada a investigarlos y traer los cargos más fuertes posibles”.

En manos del Estado

Es en la Legislatura estatal en Albany donde tendría que darse una reforma al Código Penal para aumentar las condenas. Y una miembro de ese cuerpo legislativo, las senadora estatal Marisol Alcántara, manifestó su preocupación por el aumento de los crímenes de odio desde la elección del presidente Donald Trump, y pidió que el Estado y la Ciudad de Nueva York trabajen en conjunto para tener más elementos de ley, como el incremento de penas, para frenar el odio.

“Aunque el gobierno federal ha sido históricamente responsable de investigar y procesar los crímenes de odio, la actual administración ha demostrado que no apoyará a las víctimas del odio y la intolerancia, y en esta situación es totalmente apropiado que la ciudad de Nueva York y el Estado de Nueva York amplíen las herramientas que tenemos para combatir el odio de todo tipo”, concluyó Alcántara.

La Gobernación del Estado no se refirió al tema.

Entre tanto, James P. O’Neill, comisionado de Policía, hizo un llamado a los neoyorquinos, independientemente de su estatus migratorio que denuncien cualquier delito de odio. “La Policía de Nueva York no pregunta por el estado de inmigración de las víctimas de delitos, testigos u otros que llaman o se acercan a la policía a solicitar asistencia”, recalcó.

Alcalde de Nueva York Bill de Blasio durante la reunion con medios etnicos de prensa en el Blue room del City Hall.
Alcalde de Nueva York Bill de Blasio durante la reunion con medios etnicos de prensa en el Blue room del City Hall.

 Shirley Limongi, vocera de la presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, destacó que a fin de seguir luchando contra la escalada de los crímenes de odio, el año pasado ese organismo aprobó un paquete de leyes que exige al  NYPD presentar informes constantes de ese tipo de delitos para hacer un seguimiento de los incidentes.

“Bajo esta administración (Trump), hay personas que se sienten envalentonadas para atacar y usar la intimidación para silenciar a los neoyorquinos, pero no deben vivir con miedo y les animamos a que reporten los crímenes de odio a la policía”, dijo la vocera del Concejo.

No serán tolerados

La Defensora del Pueblo, Letitia James, también se mostró a favor de analizar la posibilidad de incrementar las penas a ese tipo de delitos para detener su alcance.

“Los crímenes de odio jamás van a ser tolerados en Nueva York”, dijo James. “Al ser testigos de un aumento en estos incidentes repugnantes, debemos explorar todas las vías para frenar estos actos de odio, incluida la posibilidad de aumentar las penas para estos crímenes. Mi oficina está investigando las acciones que podemos tomar para asegurar que todos los neoyorquinos estén protegidos”.

Rafael Espinal, miembro del Comité de Seguridad Pública del Concejo, puso de manifiesto los recientes hechos de odio ocurridos en Virginia y propuso cambios.

“Desde Charlottesville Virginia, hasta Corona Queens, Crown Heights Brooklyn y en todas partes, no debemos tolerar la intolerancia”, dijo el político, quien no solo se mostró a favor del aumento de penas sino también de la ampliación del programa para que la ciudadanía denuncie esos hechos.

“El odio no tiene lugar en nuestro país ni en nuestra ciudad y apoyo esfuerzos como aumentar las penalidades y las recompensas a los informantes que ayuden a atrapar a los autores de crímenes de odio inaceptables y llevar justicia a las víctima”, dijo el concejal.

Asimismo, el contralor municipal Scott M. Stringer consideró que urge analizar el aumento de penas para garantizar la protección de los más vulnerables.

“Nunca toleraremos los crímenes de odio, y por eso es más importante que nunca pensar en cómo podemos tener las leyes más fuertes posibles para aquellos que propagan el odio y el miedo”, dijo Stringer. “Éstos son tiempos turbulentos – nuestros vecinos están siendo señalados por quiénes son, de donde son, y por el idioma que hablan”.

 

Las penas de Crímenes de odio

    • El artículo 485 del Código Penal del estado de Nueva York establece que cuando una persona es condenada por un crimen de odio y el delito especificado es un delito menor o un delito de clase C, D o E, (con penas que van desde probatoria de 1 año y 3 meses hasta 7 años, y penas en prisión desde 2 a 15 años) el delito de odio se considerará una categoría superior a la infracción especificada cometida por el acusado, aumentando las condenas.
    • Aquellas personas que cometan delitos de odio dentro de la categoría A, de crímenes violentos, según la ley enfrentan condenas no inferiores a 20 años.
    • Adicionalmente el juez puede imponer como parte de la condena que el acusado complete un programa, entrenamiento o consejería sobre educación en crímenes de odio.

    Cuándo una acción se considera crimen de odio

    • Según la ley de Nueva York, una persona comete un crimen de odio cuando él o ella comete una ofensa y selecciona intencionalmente a la persona contra la que se comete el delito o se destina a ser cometidos en su totalidad o en parte sustancial debido a una creencia o percepción respecto a la raza, color, nacionalidad, origen, ascendencia, género, religión, práctica religiosa, edad, discapacidad u orientación sexual, independientemente de si la creencia o la percepción es cierta

    Crímenes de odio en 2017

    • 286 crímenes de odio se han registrado en lo que va del 2017 comparados con 220 en el mismo período del 2016.
    • 35% han aumentado los crímenes de odio, según datos de NYPD.
    • 7 hispanos fueron víctimas de odio en 2017, comparado con cero en 2016.
    • 7 asiáticos fueron víctimas de odio en 2017 y 4 en 2016.
    • 28 afroamericanos fueron víctimas de odio en 2017 y 10 en 2016.
    • 8 blancos fueron víctima de odio en 2017 VS 7 en 2016.
    • 0 agresiones por motivos de género han sido reportadas en 2017.
    • 10 delitos de odio por motivos religiosos han sido reportados en 2017 y 12 en 2016.
    • 33 musulmanes han sido víctimas de odio en 2017 Vs 22 en 2016.
    • 57 crímenes de odio por orientación sexual en 2017 VS 73 en 2016.

    Dónde denunciar

    • Si usted es víctima de ataques verbales o cualquier otro tipo de crímenes de odio puede denunciar llamando al 311 o a la línea de la NYPD 1-888-440-HATE
    • Asimismo puede denunciar el hecho ante la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad al (718) 722-3131