Kim Yo-jong, la poderosa y peligrosa hermana menor del líder de Corea del Norte

La joven de 30 años se convertirá en la mano derecha de Kim Jong un
Kim Yo-jong, la poderosa y peligrosa hermana menor del líder de Corea del Norte
Nuevo cargo en el gobierno la convierte en la mujer más poderosa del país

Aparece a menudo al lado de su hermano y se había dicho que era una “alta funcionaria” del partido oficial.

Pero ahora, Kim Yo-jong, la hermana menor del líder norcoreano, está por convertirse en la mujer más poderosa de Corea del Norte.

El sábado se anunció que Kim Jong-un decidió promover a su hermana y ahora ocupará un cargo en el politburó del gobernante Partido de los Trabajadores, encargado de la autoridad política del país.

Desde 2014, Yo-jong, de 30 años, había sido la responsable de la imagen pública de su hermano y ocupaba el influyente cargo de vicedirectora del Departamento de Propaganda y Agitación.

Su nuevo cargo fue anunciado por Kim Jong-un durante un discurso el sábado en la reunión del Comité Central del Partido de los Trabajadores.

Tal como señala el corresponsal de la BBC, Danny Savage, el ascenso de Yo-jong será visto como una nueva evidencia del afianzamiento de la familia Kim en el poder de Corea del Norte.

Yo-jong nació en 1987 y es la hija menor del antiguo líder norcoreano, Kim Jong-il, y de su esposa, Ko Yong-hui, quien también fue madre de Jong-un y su hermano Jong-chol, según Michael Madden, experto en Corea del Norte del sitio web 38 North.

La joven estudió con su hermano Jong-un en Berna, Suiza, de 1996 a 2000 y se cree que a su regreso asistió a la Universidad Militar Kim Il-sung donde estudió ciencias de computación.

Se dice que es muy cercana a su hermano, que es cuatro años mayor que ella. Y hay informes no confirmados de que está casada con el hijo de Choe Ryong-hae, quien es un miembro poderoso del partido dirigente y del politburó.

La primera vez que se le vio en un acto público fue en 2010, durante el congreso del partido de los Trabajadores en septiembre de 2010, donde apareció al lado de su padre.

Pero durante el funeral de Kim Jong-il, en diciembre de 2011, fue motivo de una enorme publicidad cuando apareció al lado de su hermano y de funcionarios del partido dirigente durante las procesiones fúnebres.

Hasta entonces nunca se le había nombrado. Pero pocos meses después recibió un cargo en la Comisión de Defensa Nacional como gerente de giras de Kim Jong-un.

La primera vez que se le mencionó oficialmente fue en 2014, cuando acompañó a su hermano a una votación para la Asamblea Suprema del Pueblo.

Entonces fue identificada como “alta funcionaria” del Comité Central del Partido de los Trabajadores.

Consolidación

Con su promoción, Yo-jong reemplazará a su tía, Kim Kyong-hui, quien tuvo un papel clave en la toma de decisiones cuando su hermano, Jim Jong-il, estaba vivo.

El año pasado, Kim Yo-jong fue nombrada en un puesto clave en el partido y se pensó que pronto ocuparía un cargo importante en la cúpula dirigente norcoreana.

Su promoción, afirman los expertos, refleja que Kim Jong-un tiene a su hermana menor en un alta estima.

“Esto muestra que su cartera y su mandato son mucho más sustanciales de lo que previamente se creyó”, le dijo a The Guardian Michael Madden.

“Y es una mayor consolidación de la familia Kim en el poder”, agrega.

En lista negra

En enero pasado, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos colocó a Kim Yo-jong a otros funcionarios norcoreanos en la “lista negra” de personas bajo sanciones por “severos abusos a los derechos humanos”.

Durante su discurso el sábado, Kim también anunció que el canciller Ri Yong-ho, quien el mes pasado se refirió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como “presidente diabólico” en una reunión de la ONU, ahora ocuparán un cargo en el politburó.

Ri fue también quien acusó a Trump de declararle la guerra a Cora del Norte y declaró que si el presidente continúa con “su peligrosa retórica”, Estados Unidos se convertirá en “el blanco inevitable” de un ataque de misil.

Durante su discurso Kim se mostró desafiante con su programa nuclear que, dijo, continuará a pesar de las sanciones y amenazas internacionales.

Horas después del discurso del líder norcoreano, el presidente Donald Trump publicó un tuit en el que dijo que, tras años de diálogo y conversaciones, “sólo hay una cosa que funcionará” para tratar con Corea del Norte, pero no ofreció más detalles.