Moda de la “hookah” entre jóvenes recibe humo rojo de la Ciudad

Ahora solo se podrá vender el producto en lugares autorizados y la edad mínima para consumirla se aumenta a 21 años, frenando el acceso indiscriminado a menores a ese tipo de tabaco que afecta a casi el 20% de los estudiantes de secundaria
Moda de la “hookah” entre jóvenes recibe humo rojo de la Ciudad
La diputada reformista María Mercedes Fernández dijo que la "hookah" provoca, entre otras cosas, el virus del papiloma humano, pero fuentes de Salud no identifican el aparato como fuente de contagio.
Foto: Shutterstock

Desde que tenía 15 años, el dominicano Arturo Rodríguez cayó embrujado ante “los encantos” de la famosa hookah, la llamativa pipa de origen persa para fumar esencias de sabores, que se ha vuelto toda una moda en Nueva York, principalmente entre los adolescentes. Y aunque el estudiante de último año de secundaria de Washington Heights aun es menor de edad, confiesa que tiene un par de sitios en su vecindario donde no le venden alcohol, pero donde le ofrecen libremente la hookah, con “carboncito de repuesto”, a muy buen precio, lo que según él le alegra las tardes de “chercha” (platicas con sus amigos).

Pero esa felicidad está a 180 días de cambiar, gracias a un paquete de tres leyes aprobadas por el Concejo Municipal que acaba de firmar el alcalde Bill de Blasio, con el que se le pone frenos a la hookah. Entre otras cosas, acaba con su venta en sitios no licenciados, como restaurantes, bares y bodegas sin permisos especiales, y eleva la edad de consumo de 18 a 21 años, lo que obligará a muchos jóvenes a tener que dejarla de lado.

“Pa mí mi ‘hookita’ es algo ‘heavy’ que no hace daño. Uno la pasa bien con los amigos y la familia, fumando un poquito cuando uno sale, y como es de sabores y esencias muy chulas, es más sano que el cigarrillo”, comenta el estudiante de 17 años, quien insiste en que su “hobby” no le ha desarrollado ninguna adicción al tabaco y que el humo que aspira, al menos tres veces a la semana, es tan inofensivo, que hasta sus padres le permiten fumarlo y lo han hecho varias veces con él. “Ellos saben que la hookah no es mala y lo relaja a uno, por eso me regalaron una que uso en la casa. Eso pa’ mí es mi ‘playstation’. Me pone tranquilón”, agrega el joven, quien desconoce los graves daños a la salud que genera el consumo indiscriminado de la pipa de moda, que desde el 2008 se ha triplicado entre los adolescentes hispanos y que llevó al Concejo a ponerle humo rojo a su consumo.

Según un informe del Departamento de Salud, el 16.4% de los estudiantes de secundaria ha probado la hookah y el 11.4% de los jóvenes entre 18 y 20 años la consume, comparado con tan solo el 1.9% de adultos mayores de 21, lo que disparó las alarmas de los legisladores y los llevó a meter su comercialización en cintura.

“El público subestima ampliamente los peligros de fumar Hookah cuando, de hecho, la Hookah tiene muchos riesgos para la salud, incluyendo cáncer, disminución de la función pulmonar y enfermedades del corazón y está atrapado mayormente a nuestros jóvenes”, comentó el concejal Ydanis Rodríguez, promotor de los frenos legislativos a la hookah. “La verdad más penosa y que muchas personas no saben, es que 45 minutos de hookah es igual que fumarse 120 cigarrillos”.

El líder político explicó que a través de las leyes 1075A y 1076A, se eleva la edad para usar hookah a 21 años y además de requerirá por ley colocar letreros informando al público sobre los riesgos de fumar hookah en los establecimientos donde se venden esos productos, incluyendo la “shisha”, las esencias que se usan en la Hookan, que no contienen tabaco y los cigarrillos herbales.

“Muchos de los jóvenes comienzan a usar la hookah como un hobby y no se dan cuenta que están caminando directamente a la adicción, por lo que los padres deben continuar siendo vigilantes con cualquier producto de tabaco, especialmente los padres latinos que somos parte de esos vecindarios donde la promoción de alcohol, cigarrillos y hookah se hace más grande que en otros lugares”, dijo Rodríguez.

El dominicano Arturo Rodríguez confiesa ser consumidor frecuente de hookah

Asimismo, a través de la ley 139-C, presentada por el concejal Vincent Gentile, quien insiste en que no se puede ver a la hookah como un juego o un asunto inofensivo, se incluye la estas pipas dentro de la Ley del “Aire Libre de Humo” .

“Hay que decir las cosas claras y como son sobre los peligros de fumar Hookah y el uso de la Hookah ha aumentado en popularidad, especialmente entre nuestros jóvenes debido a la falta de regulación y una Ley de Aire libre de humo anticuada”, dijo Gentile. “Ya no se permitirá a los menores fumar Hookah, y las enfermedades contagiosas ya no se extenderán. Los negocios de Hookan que hacen el 50% de venta de productos que no contienen tabaco, tendrán nuevos códigos y las regulaciones del permiso que harán a nuestra ciudad más sana y más segura. El uso de la hookah no es broma”.

La comisionada del Departamento de Salud e Higiene Mental, Mary Bassett, considera que las nuevas regulaciones, que entrarán en vigor en abril próximo, salvarán a muchos adolescentes de caer en la adicción y advirtió que los efectos dañinos de la Hookah no se dan solamente con productos que contengan tabaco.

“Con o sin tabaco, el humo de la Hookah libera sustancias tóxicas que están vinculadas a enfermedades cardiovasculares y pulmonares, incluyendo ataques cardíacos, disminución de la función pulmonar, y puede conducir a la muerte prematura”, comentó la funcionaria, manifestando su preocupación ante el aumento de lugares que ofrecen hookah y su popularidad entre los jóvenes. “Estas emisiones también pueden dañar a las personas que están expuestas a humo de segunda mano, como los empleados o comensales en los establecimientos que ofrecen Hookah”.

Rosita Romero, directora ejecutiva del Centro de Desarrollo de la Mujer Dominicana, destacó que el año pasado, a través del programa “Uptown Voices Summer”, esa organización realizó una encuesta donde se descubrió un dato alarmante.

“Vimos que muchos jóvenes fuman Hookah en un promedio de 4.5 horas al día. Lamentablemente, muchos de ellos lo hacen en sus propios hogares y con los familiares presentes, por lo que necesitamos educar tanto a nuestros jóvenes como a los adultos sobre los peligros para la salud que ocasiona fumar hookah y los peligros del humo secundario y otros cigarrillos a base de hierbas”, dijo la activista.

Deidre Sully, directora de NYC Smoke-Free en Public Health Solutions, manifestó que al tenerse la percepción equivocada de que la hookah resulta más inofensiva que un cigarrillo se está abriendo una puerta muy peligrosa.

El dominicano Arturo Rodríguez no cree que la hookah sean tan mala como dicen

“El uso y la exposición de la hookah normalizan peligrosamente el consumo de tabaco entre adolescentes y adultos jóvenes, y pueden desalentar a quienes tratan de dejar de fumar”, advirtió Sully.

“Fumar Hookah lleva un encanto exótico que es muy atractivo para los jóvenes, especialmente los adolescentes. Pero no se puede ocultar el hecho de que fumar hookah regularmente fomenta un hábito de fumar, y para los adolescentes en particular, tiene el potencial de hacerlos descarrilar, o aún peor, conducir al uso y dependencia de sustancias, aún más problemático “, concluyó Charles Corliss, director ejecutivo de Inwood Community Services sobre la moda entre los jóvenes que con el paso del tiempo puede pasarles una factura demasiado cara que ni la mejor escencia de hookah alivia.

Datos sobre el consumo de hookah en Nueva York

  • 390 bares en Nueva York están declarados públicamente como sitios de hookah, cuatro veces más que en 2012.
  • Vecindarios con amplia presencia de jóvenes hispanos como el Lower East Side, East Village Inwood, Astoria, Corona y Jackson Heights tienen mayor concentración de negocios donde se ofrece indiscriminadamente la hookah.
  • 16.4% de los estudiantes de secundaria han fumado hookah actualmente
  • La cifra de estudiantes de escuela media que consumen hookah se duplicó entre el 2008 y 20016, pasando de 2.9% a 5.6%.
  • El consumo se duplicó y triplicó en el mismo período entre los estudiantes negros y los hispanos.
  • 11.4% de los jóvenes entre 18 y 20 años consume hookah en Nueva York comparado con tan solo el 1.9% de adultos mayores de 21.
  • La vasta mayoría de los consumidores de hookah tiene Ideas erróneas como que su uso es menos perjudicial que el cigarro, que la shisha no contiene tabaco, que no es adictiva, que los filtros de agua disminuyen los daños químicos e incluso que e suna alternativa sana para dejar de fumar

Efectos nocivos de la hookah

  • Aunque estudios muestran que los jóvenes piensan que la hookah es más segura que los cigarrillos, fumar hookah por 45 minutos equivale a 120 cigarrillos.
  • El humo de hookah contiene toxinas que pueden dar cáncer de pulmón y enfermedad del corazón.
  • El humo de segunda mano tiene los mismos riesgos del humo de cigarrillos.
  • Como usualmente se comparte la boquilla, fumar hookah también puede transmitir enfermedades como herpes, hepatitis, entre otras

Datos de las leyes firmadas

  • Los negocios que violen la ley vendiendo hookah sin poder hacerlo enfrentarían una multa de $1,000 por una primera vez, $2,000 por una segunda infracción, y $5,000 por una tercera o subsecuentes violaciones.
  • 21 años será la edad mínima requerida para que un joven pueda fumar hookah en los lugares previamente autorizados.
    180 días tomará la Ciudad para implementar las leyes aprobadas.
  • Los sitios de hookah deberán tener carteles advirtiendo sobre los efectos nocivos de esas pipas.