Urgen al Concejo apruebe ley que frene acoso sexual y abusos policiales

La Ley Derecho a Saber es promovida como herramienta para proteger y evitar impunidad en contra de la comunidad LGBTGNC

NUEVA YORK.-Una amplia coalición de organizaciones que defienden los derechos de las mujeres como de la comunidad LGBTGNC instaron al Concejo a tomar acciones concretas contra el acoso sexual y los continuos abusos basados en el género por parte de policías de la Ciudad de Nueva York.

Los activistas de la Police Reform Coalition, líderes de organizaciones de mujeres y de la comunidad  LGBTGNC, se concentraron este jueves en las escalinatas del Concejo, donde denunciaron varios casos de acoso y abusos por parte de agentes del NYPD, ante lo cual, exigen que el Concejo apruebe una legislación que proteja a las mujeres y las personas no conformes con su género.

Los defensores exigen que el Concejo apruebe la Ley del Derecho a Saber.

Además, la coalición que agrupa a unas 200 organizaciones, exige que el Concejo apruebe la Ley del Derecho a Saber (Right to Know Act).

Específicamente, la coalición insta a los concejales Antonio Reynoso y Ritchie Torres, patrocinadores principales de la Ley del Derecho a Saber, a aprobar esa legislación para proteger de los abusos policiales a las mujeres, las personas transgénero y no conformes con el género y en general a todos los neoyorquinos.

El proyecto de ley del “Derecho a saber”, es una iniciativa que exige que los policías se identifiquen ante los sospechosos con sus nombres propios y de paso se les informe sobre las razones por las cuales están siendo detenidos y su derecho a rechazar el registro si no hay causa probable.

Las demandas  hechas por los activistas surgen a medida que informes recientes dan cuenta de abusos sexuales cometidos en la ciudad por agentes del  NYPD y que el Concejo no aborda un problema que se considera sistémico y se acerca el cierre de las sesiones legislativas.

“La Ley del Derecho a Saber es una legislación importante que ayudará a proteger a los neoyorquinos de los abusos del NYPD, y con demasiada frecuencia las mujeres, los neoyorquinos trans y no conforme con su género, que se enfrentan a conductas sexuales negativas, comentarios inapropiados y caricias no consentidas durante los arrestos”, dijo Yul-san Liem, codirector del Comité de Justicia.

El tema de la agresión sexual sistémica y el acoso de las mujeres en el lugar de trabajo y en otros lugares finalmente reciben una atención nacional más amplia y, cada vez más consecuencias significativas. Las mujeres a menudo experimentan formas de abuso específicas de género durante las interacciones policiales, coincidieron los activistas.

Investigadores del CUNY Graduate Center descubrieron que 2 de cada 5 mujeres jóvenes en la Ciudad de Nueva York denuncian acoso sexual por parte de agentes de policía, y los jóvenes LGBTGNC tienen el doble de probabilidades de denunciar acoso y contacto sexual con la policía en el contexto de arrestos en la calle.

“No podemos esperar más. Necesitamos que los Concejales Ritchie Torres y Antonio Reynoso defiendan a las mujeres y a la comunidad LGBTGNC mediante la aprobación de la Ley del Derecho a Saber en la próxima sesión”, dijo Johanna Miller, directora de defensa de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU).

En la ciudad de Nueva York, hay una demanda colectiva pendiente contra las detenciones discriminatorias del NYPD a mujeres de color y personas LGBTGNC.

Recientemente, dos policías fueron acusados ​​de violar a un adolescente de Brooklyn, que estaba bajo su custodia. Hace unos días, se informó que agentes de policía visitaron a la víctima y a su madre en el hospital y trataron de intimidarlos para que no siguieran con la demanda por violación. Se alega que uno de esos oficiales intentó tapar su placa de identificación para ocultar su identidad.

“Nos horrorizó enterarnos del caso de una chica de 18 años que fue violada por los detectives Richard Hall y Eddie Martins, furiosos al enterarse de que nueve oficiales del NYPD visitaron a esa joven y a su madre para intimidarlos, para evitar que sigan adelante con la denuncia”, dijo Kate McDonough de Girls for Gender Equity.  

La semana pasada, el inspector general del NYPD publicó un informe que detalla cómo el departamento no cumplió con su compromiso del acuerdo de 2012 de realizar cambios en el protocolo y eliminar la práctica policial de registrar a las personas transgénero y confirme con su género.

Los defensores insisten en pedir que el Concejo apruebe la Ley del Derecho a Saber, ya que brindaría protección contra los abusos específicos de género y promovería la responsabilidad y transparencia en las interacciones policiales comunes, incluidas las víctimas y los testigos del delito.

“Es completamente erróneo ser tocado o abusado indebidamente por la policía. Necesitamos la Ley del Derecho a Saber para proteger a las mujeres y a la comunidad LGBTGNC”, dijo Skye O’Neal Adrian de la organización FIERCE.