Los terribles hábitos alimenticios de Donald Trump

En un libro publicado recientemente por uno de sus más allegados colaboradores se revela la debilidad que el presidente siente por un tipo de alimentos

Guía de Regalos

Los terribles hábitos alimenticios de Donald Trump
No por nada Trump se encuentra en el límite de la obesidad y con problemas de colesterol.
Foto: Getty Images

Hace poco más de un año, justo cuando se encontraba en plena campaña presidencial, el partido demócrata lanzó una fuerte advertencia a los votantes respecto al riesgo que implicaba el votar por Donald Trump, y no precisamente por sus políticas sino porque el ahora mandatario no gozaría de una excelente salud y todo por culpa de sus malos hábitos alimenticios.

En ese entonces, un médico indicó que Trump se encontraba en el límite entre el sobrepeso y la obesidad, además de que esto le habría provocado problemas con el colesterol. También, hay quienes observaron que el ahora mandatario tiene un alto riesgo de sufrir alguna enfermedad relacionada con el corazón, así como diabetes.

Dicha alarma se ha vuelto a encender luego de que, a pocos días de que se celebre el primer año de Trump al frente de la Casa Blanca, saliera a la venta el libro “Let Trump Be Trump”, escrito por el empresario Corey Lewandowski y quien fuera el mánager de la campaña presidencial del magnate.

En el libro, Lewandowski revela muchas anécdotas curiosas durante ese período, entre ellas, la gran debilidad que el presidente siente por la comida chatarra.

Su brazo derecho narra en su libro que prácticamente, durante esos meses de trabajo, Trump se la vivía en McDonald’s, en donde siempre pedía dos Big Macs, dos Filet-O-Fishes y una malteada de chocolate.

Un menú compuesto por estos platillos tiene 2420 calorías, lo cual supera por 100 el límite nutricional recomendado por las autoridades sanitarias de Estados Unidos. Además, estos platos contienen 112 gramos de grasa, que es el 172% de la cantidad diaria sugerida, 3470 miligramos de sal, el 144% de su ingesta diaria recomendada.

También, en su avión particular, el empresario asegura que solo había estos alimentos: McDonald’s, Kentucky Fried Chicken, pizza y Diet Coke, y algo que no podía faltar nunca eran paquetes de galletitas dulces.