Mujeres que “rompen el silencio” son “la persona del año” de la revista “Time”

El movimiento "#MeToo" en las redes sociales ha servido de punto de inflexión sobre el abuso sexual en EEUU

Guía de Regalos

Mujeres que “rompen el silencio” son “la persona del año” de la revista “Time”
Portada de la Revista Time
Foto: Revista Time

WASHINGTON— Hartas de soportar durante años acoso y abuso sexual, manoseos, besos arrebatados, piropos y comentarios vulgares, centenares de mujeres rompieron finalmente su silencio para denunciar a sus abusadores y causar su caída, y por ello la revista “Time” las seleccionó este jueves como la “persona del año”.

En su página web, la revista “Time” explicó que seleccionó a “las que rompen el silencio”  (“Silence Breakers”) como “persona del año” por su “extraordinario coraje” para denunciar el acoso sexual en sus lugares de trabajo.

La lista, que acompaña numerosas fotos y testimonios recabados de más de una decena de entrevistas, incluye tanto a famosas artistas, como Ashley Judd -vinculada con el escándalo que persigue al productor de Hollywood, Harvey Weinstein-, o la cantante Taylor Swift, como a mujeres de a pie de diversos sectores de la economía.

“Las que con frecuencia son las más vulnerables en la sociedad –las inmigrantes, las minorías, las personas con discapacidades, las trabajadoras de bajos ingresos, y las personas LGBT—describieron muchos tipos de temores”, como la pérdida de empleo, la traición de sus comunidades, o la pérdida de la vida misma, enfatizó la revista.

Es que, por ejemplo, una encuesta de 2015 del Centro Nacional para la Igualdad de Personas Transgénero, el 47% de las personas transgénero dijo ser víctima de ataques sexuales en algún momento de sus vidas, dentro y fuera de sus sitios de empleo.

Casi sin excepción, las mujeres describieron “no sólo lo vulgar del acoso en sí –años de comentarios lascivos, besos forzados, manoseos oportunistas— sino también las secuelas emocionales y psicológicas” del abuso, explicó la revista.

Y casi todas las mujeres entrevistadas tuvieron en común “un sentido palpable de culpa”,  como si ellas “se lo buscaron”, si pudieron prevenir el abuso, o si, simplemente, estaban armando un escándalo de la nada.

También describieron un terrible sentido de temor por lo que les ocurriría a ellas y a sus familias si se atrevían a denunciar los abusos, si sufrirían más violencia física o si, como ha ocurrido en muchos casos, perderían sus trabajos y única fuente de sustento.

La selección de las mujeres que han liderado el movimiento “#MeToo” en las redes sociales fue aplaudida por numerosos grupos cívicos en todo el país, y viene a acentuar el punto de inflexion que atraviesa Estados Unidos respecto al acoso sexual de las mujeres.

La revista publicó su esperada “persona del año” en unos momentos en que diversos líderes políticos, tanto demócratas como republicanos, afrontan presiones por renunciar a sus cargos –algunos ya lo han hecho- como parte de una rendición de cuentas sobre su historial de abuso o acoso sexual de mujeres.

Según Minnesota Public Radio, el senador demócrata por Minnesota, Al Franken, prevé anunciar hoy que abandonará su escaño como le exige el liderazgo de su bancada tras afrontar numerosas acusaciones de acoso sexual.

Pese a su enérgico “mea culpa” por  su propio historial de acoso sexual, el legislador demócrata de Michigan, John Conyers, anunció el martes pasado que renunciará a su escaño tras afrontar presiones de la líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y de otros colegas.

En tanto, el juez conservador en Alabama, Roy Moore, ha ridiculizado las acusaciones de acoso sexual de menores en su pasado y no sólo no piensa abandonar la contienda por el escaño del Senado que dejó vacante el ahora fiscal general, Jeff Sessions, sino que ha recibido el respaldo inequívoco del presidente Donald Trump.