Cae el primer republicano en el Congreso por acoso sexual; ¿y Trump?

El presidente Donald Trump sigue negando las más de 10 acusaciones en su contra
Cae el primer republicano en el Congreso por acoso sexual; ¿y Trump?
El congresista republicano Trent Franks renuncia por las denuncias de acoso sexual en su contra
Foto: Pete Marovich / Getty Images

El efecto “Harvey Weinstein” sigue afectando el mundo de las artes, el deporte y la política.  Tras numerosas acusaciones de acoso y abuso sexual en las últimas semanas siguen cayendo los acusados.

Esta vez el congresista republicano Trent Franks, investigado por el Comité de Ética de la Cámara Baja por sugerir a dos de sus trabajadoras que hiciesen de vientre de alquiler para él, anunció hoy su próxima dimisión.

“Asumo la responsabilidad total y personal por las formas en las que abordé un tema que, sin que yo lo supiera hasta hace muy poco, generó incomodidad en algunas personas”, dijo Franks, uno de los congresistas más conservadores de la cámara, en un comunicado.

“Quiero dejar una cosa completamente clara. Absolutamente nunca he intimidado físicamente, coaccionado, o hecho, o intentado hacer, ningún tipo de contacto sexual con nadie de mi personal en el Congreso”, añadió.

Franks hizo esta aclaración “dada la naturaleza de numerosas acusaciones e informaciones (de acoso sexual) en todo EEUU en las últimas semanas”.

Congresista por Arizona desde 2003, Franks confesó en su comunicado que su esposa y él han enfrentado problemas de fertilidad y que han sufrido tres abortos, por lo que ya recurrieron a un vientre de alquiler para concebir a sus dos hijos, que son gemelos y nacieron en 2008.

Después de eso, “seguimos con el deseo de tener al menos un hijo más (…). Debido a mi familiaridad y experiencia con el proceso de subrogación, claramente me volví insensible en cómo la conversación de un tema tan personal podría afectar a otros”, afirmó.

Antes del anuncio de su renuncia, que hará efectiva el próximo 31 de enero, el Comité de Ética de la Cámara de Representantes había anunciado la apertura de una investigación en su contra por “participar en una conducta que constituye acoso sexual”.

Precisamente hoy, también anunció su dimisión el carismático senador demócrata Al Franken, acusado de besar y tocar a por lo menos ocho mujeres sin su consentimiento.

A principios de semana, otro congresista demócrata, John Conyers, anunció que no se presentará a la reelección en los comicios de 2018 tras más de 50 años en el Legislativo por otra serie de acusaciones de abuso sexual.

Con las dimisiones de Franks, Franken y Conyers, la oleada de acusaciones de abuso sexual que hace meses afloran en EEUU en el marco del movimiento “Me too” tiene sus primeros efectos en el Congreso después de haber convulsionar al mundo de Hollywood.

¿Y Donald Trump?

Este martes un juez de Nueva York escuchó los argumentos orales sobre si una demanda por difamación contra el presidente Donald Trump ha de continuar.

Summer Zervos, ex concursante del programa de televisión The Apprentice, denunció que el magnate la agarró y la besó a la fuerza cuando ella fue a verlo en 2007 para pedirle trabajo en la Organización Trump. Ella presentó una demanda en enero pasado, después de Trump dijo que su demanda era una mentira.

Zervos es una de las 10 mujeres que, en las semanas antes de la elección, acusó públicamente a Trump de haberlas acosado o tocado de forma inapropiada.

Trump ha negado una y otra vez las acusaciones. El otoño pasado, por ejemplo, se refirió a esas acusaciones como “historias falsas, todo inventado. Mentiras, mentiras.”

En una conferencia de prensa, el secretario de prensa de la Casa Blanca Sarah Sanders Huckabee dijo que todas las mujeres que han acusado al presidente Donald Trump acoso sexual están mintiendo.

Con información de EFE

?>