Casi 2 mil neoyorquinos caen víctimas del flu

Autoridades de Salud estatales advierten que el virus se ha esparcido por todo el estado de Nueva York y urgen colocarse la vacuna para prevenirlo
Casi 2 mil neoyorquinos caen víctimas del flu
Las personas mayores de 65 años, los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades crónicas son los más vulnerables al virus.
Foto: Shutterstock.

Como si no fuera suficiente con la ola de frío intenso que está azotando a nuestra área, los neoyorquinos también están enfrentando un brote del peligroso virus de la influenza  (conocido popularmente en inglés como “flu“), que mantiene en alerta a las autoridades de Salud estatales.

El Departamento de Salud del estado de Nueva York advirtió esta semana que se han confirmado más de 1,820 casos de gripe en al menos 54 de los 62 condados del estado, incluyendo los cinco que conforman la Gran Manzana.

Hasta ahora, del total de casos al menos 612 requirieron hospitalización, aunque no se ha reportado del fallecimiento de ninguno de los enfermos.

En un comunicado, el comisionado de Salud estatal, el doctor Howard Zucker, indicó que todos los neoyorquinos mayores de seis meses deben ser vacunados lo antes posible. Además, según insistió, la prioridad debe ser para los niños menores de 2 años, mujeres embarazadas y adultos mayores de 65, quienes serían los más vulnerables a la hora de enfermarse.

Las autoridades alertaron especialmente a los trabajadores de la Salud que todavía no hayan recibido la vacuna contra la gripe, a tomar máximas precauciones a la hora de atender pacientes con esos síntomas.

“La vacunación es la mejor manera de protegerse contra la influenza y es especialmente importante para los trabajadores de la salud”, dijo Zucker, quien insistió en que es específicamente relevante para estos trabajadores porque se mezclan rutinariamente con pacientes enfermos y vulnerables.

Normalidad en la Gran Manzana

A diferencia del alerta de las autoridades de Salud estatales, en lo que respecta al área específica de la Gran Manzana todo parece estar bajo control, por ahora. Un portavoz del Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad (DOHMH), aclaró ayer a El Diario que hasta los momentos no se ha detectado un número anormal de casos de influenza en lo que va de la temporada.

“Es muy temprano en la temporada para predecir qué virus de influenza circularán principalmente en Nueva York y EEUU. Y no es posible hacer predicciones sobre la gravedad de la temporada de gripe aquí”, dijo el portavoz del DOHMH.

“Lo mejor que las personas pueden hacer para protegerse a sí mismos y a sus familias es vacunarse contra la gripe ahora si todavía no están vacunados”, agregó el funcionario.

La misma fuente sugirió que “las personas que tienen un sistema inmune comprometido, niños, mujeres embarazadas y personas de 65 años o más, que desarrollan una enfermedad similar a la influenza, deben buscar atención médica de inmediato”.

Mortal para latinos

Según el reporte “Salud de los Latinos en la Ciudad de Nueva York” publicado por el DOHMH, la influenza o gripe es la tercera causa principal de muerte entre los latinos de la Gran Manzana con 22.9 fallecimientos por cada 100,000 personas en 2016. Solo le superan las muertes por enfermedades cardíacas y el cáncer.

En general, durante el año 2015 el virus de la influenza y la neumonía causaron la muerte de 2,094 neoyorquinos, según cifras del DOHMH. De esos fallecimientos el 90% correspondieron a personas mayores de 65 años, quienes sufrieron por complicaciones causadas por la gripe y la neumonía.

Más preocupante aún fueron los 106 fallecimientos de niños a nivel nacional­ incluyendo seis en la Gran Manzana, que se registraron durante la temporada de la influenza 2016-2017.

Urgen vacunarse

Como una manera de crear conciencia entre los ciudadanos sobre esta peligrosa enfermedad, el DOHMH presentó en octubre pasado una campaña de educación pública pidiéndole a los neoyorquinos que se pongan la vacuna contra la gripe.

La campaña de concientización, que se llama: “Póngase la vacuna contra la gripe… ¡No se enferme!” y que coincidió con el comienzo de la temporada de la influenza 2017-2018, apela principalmente a los neoyorquinos de la tercera edad y a los padres de niños pequeños.

Según las cifras del DOHMH, en la última temporada de la influenza más de un tercio de los niños que son más vulnerables a la gripe los menores de cinco añosno se vacunaron. A esto se le atribuyen las seis muertes de menores por la gripe en la Gran Manzana.

En general, las tasas de vacunación contra la influenza para todos los niños en la ciudad de Nueva York siguen por debajo de la meta de cobertura nacional que es del 70%.

Cuando se trata de los adultos más jóvenes las tasas de vacunación también siguieron siendo bajas con sólo un 35% por ciento en 2016 para las personas de 18 a 49 años, y un 48% para los que tienen entre 50 y 64 años.

Las autoridades de Salud urgen a las mujeres embarazadas que se vacunen contra la influenza.

Dónde vacunarse

Para obtener la vacuna contra la gripe, consulte con su doctor, el doctor de sus hijos o con el proveedor de atención médica de la familia. Los adultos (mayores de 18 años) pueden acudir a una de las cadenas de farmacias independientes que hay en la ciudad, las cuales ofrecen vacunas contra la gripe, algunas de ellas de forma gratuita.

Para obtener más información sobre dónde vacunarse, llame al 311 o envíe el mensaje de texto “gripe” al 877877. También puede visitar: nyc.gov/flu.

Enfermedad muy contagiosa

La influenza es una infección respiratoria altamente contagiosa que puede ocasionar problemas graves de salud y hasta la muerte. Se estima que más neoyorquinos mueren de influenza y neumonía que de cualquier otra infección.

Según el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), el virus del flu causa una infección aguda del tracto respiratorio, que produce dolores en la garganta, cabeza y pecho. Muchas personas presentan fiebre, dolor en los huesos, mareos, fatiga, diarrea y vómitos. Si los pacientes no se cuidan debidamente, podría causar problemas respiratorios, asfixias y hasta neumonía, que en muchos casos puede ser mortal.

Aseguran los expertos que el virus que produce la enfermedad se puede esparcir fácilmente de persona a persona mediante la tos, estornudos, y entran al cuerpo por las membranas mucosas de los ojos y la boca.

Algunas de las personas que presentan síntomas son tratadas con antibióticos, pero muchas veces éstos no son suficientes para detener el desarrollo de complicaciones respiratorias o neumonía. Por ello, las autoridades de salud aseguran que lo único que trabaja efectivamente para prevenir el virus es la vacuna.

La inmunización se desarrolla cada año a base del mismo virus de la influenza, pero inactivo. Se diseña dependiendo del tipo de virus que se cree va a llegar y se produce en huevos de gallina. Por ello, las personas alérgicas al huevo no deben ser vacunadas. Y, debido a que el virus es objeto de constantes mutaciones, todos los años se debe desarrollar una vacuna nueva.

Otras de las principales recomendaciones para prevenir la influenza es mantenerse alejado de las personas que padecen la gripe y permanecer en lugares ventilados y con calefacción.

Aunque por lo general siempre comienza en noviembre, la actividad de la influenza suele alcanzar su nivel más alto entre enero y marzo y puede durar hasta finales de la primavera. Por ello, las autoridades de Salud aseguran que es importante vacunarse ahora, antes de que la temporada de la influenza empeore.