Activistas piden trato digno en casos de violación

Activistas y defensores piden que las mujeres de color tengan acceso a justicia y trato digno en casos de violación y acoso sexual

Líderes de la organización NOW-NYC y sobrevivientes de acoso y abuso sexual demandaron al Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) que las víctimas de violación sean tratadas con dignidad durante los procedimientos médicos y de investigación, además de pesquisas exhaustivas que garanticen justicia a las sobrevivientes.

La organización, enfocada en la defensa de los derechos de mujeres y niñas, realizó este lunes una protesta en Grand Army Plaza, en Brooklyn, para informar del esclarecimiento de un caso de violación de una mujer de color, ocurrido en 1994, en Prospect Park, Brooklyn.

Según los activistas, algunos medios neoyorquinos y funcionarios de la Policía desestimaron la denuncia de la víctima, por lo que ésta fue obligada a esperar por justicia por más de dos décadas. Los activistas están pidiendo una disculpa pública del Daily News, debido a que, para entonces, el rotativo publicó una columna sugiriendo que la mujer había inventado el ataque.

La manifestación se realizó luego de que la Uniformada lograra identificar la semana pasada a James Edward Webb, un depredador sexual en serie, como el responsable del ataque de 1994 en Prospect Park, todo gracias a la tecnología de ADN.

Webb actualmente cumple 75 años de prisión por cuatro violaciones adicionales y un intento de violación en el mismo sector de Prospect Park.

La víctima tenía 27 años cuando ocurrió el incidente. Además de lidiar con la incredulidad de los detectives a cargo del caso, la mujer tuvo que hacer frente a las “palabras hirientes” del columnista Mike McAlary del Daily News, dijeron activistas.

Aunque la policía pronto revirtió su postura e informó que muestras de semen habían sido recolectadas del cuerpo y la ropa de la víctima, pero sin la tecnología disponible en ese momento no pudieron separar el ADN de la víctima y buscar una posible coincidencia en los registros genéticos de los violadores de la época.

Aun así, McAlary, quien murió en 1998, continuó escribiendo artículos poniendo en duda la integridad de la víctima y pidiendo que fuera arrestada, dijeron los defensores.

Piden trato digno para víctimas de violación.

“Felicitamos a los detectives del NYPD que resolvieron este caso; sin embargo, demandamos cambios específicos para garantizar una mejor investigación policial para las sobrevivientes de agresión sexual”, dijo Sonia Ossorio, presidenta de National Organization for Women NY (NOW-NYC).

La Policía se disculpa 

La víctima no identificada publicó el lunes un editorial en The New York Times acerca de su caso, luego de recibir la disculpa del oficial de policía John J. Miller por no tomar la pesquisa con seriedad y desechar su versión.

“Estoy muy agradecida con la detective Andrea Sorrentino, quien trabajó incansablemente en mi caso en 1994, y con la detective Sarah Mathers, quien lo resolvió 23 años después”, escribió la sobreviviente. “Estoy muy agradecida con las personas que sí creyeron en las cuatro mujeres violadas por James Webb, antes de que él me violara a mí, y finalmente hemos conseguido justicia. Estoy extremadamente agradecida de que James Webb no haya conseguido la libertad condicional para 2070”.

La concejal Helen Rosenthal, quien estuvo en la protesta esta lunes, dijo que “hemos elegido este día (el Día de Martin Luther King Jr.) para honrar la lucha por los derechos civiles y para exigir justicia para las personas de color, estamos denunciando la responsabilidad y la omisión del pasado y pedimos un cambio duradero para el futuro, especialmente para las mujeres de color”. La política reiteró su admiración por la perseverancia de la sobreviviente de violación.

Los asistentes destacaron la importancia del movimiento en redes sociales #MeToo y #HerToo para revelar el infierno que viven las mujeres víctimas de abuso y acoso sexual, especialmente las de color, quienes son más propensas a ser discriminadas durante los procesos de investigación, según activistas.

“Aunque en los últimos años hemos notado una extraordinaria disposición de la Policía en la investigación eficaz de los casos, seguimos recibiendo reportes de sobrevivientes de violación que han sido maltratadas durante los exámenes médicos y las entrevistas con los detectives. Es mucho más difícil para las mujeres que no hablan inglés o que vienen de comunidades marginadas”, dijo la abogada Maureen Curtis, vicepresidenta de Justicia Penal y Programas de Corte de Safe Horizon.

El martes pasado, Robert Boyce, jefe de detectives del NYPD, dijo en un comunicado de prensa que la tecnología moderna ayudó a resolver el caso. Webb actualmente está recluido en una prisión de máxima seguridad al norte del estado por violar a 10 mujeres, 6 de ellas en la década de 1970 y cuatro más en la década de 1990, durante su libertad condicional.

Boyce describió a Webb como un “salvaje”, y admitió que hallar evidencias de su culpabilidad implicó un verdadero desafío en el caso de Prospect Park.

“Yo creo que mis detectives lloraron con ella (la víctima)”, dijo Boyce al revelar los detalles de la investigación.

El abogado de la sobreviviente, Martin Garbus, dijo que su clienta no desistirá hasta obtener una disculpa del Daily News.

La voz de una es la voz de todas

Jenny, una sobreviviente de abuso sexual, dijo que el caso de Prospect Park reveló la realidad que enfrentan muchas víctimas de violación al tratar de obtener justicia.

“Las mujeres de color necesitamos apoyar esta clase de denuncias para evitar que la injustica continué ocurriendo, la voz de una es la voz de todas. Tenemos que continuar luchando para que los oficiales que atienden los casos sean verdaderamente sensibles y respetuosos”, dijo Jenny. “Tuvieron que pasar más de 20 años para que esta valiente mujer obtuviera justicia, cuando pudo tener ese derecho desde el primer momento”.

Aunque en 2017 cayeron drásticamente las tasas de criminalidad en la ciudad, las estadísticas de violaciones se mantuvieron casi invariables, con un pequeño aumento del 4% en comparación con el año 2016, según el NYPD. Sin embargo, los activistas y defensores creen que se debe un mayor número de denuncias y la colaboración de la Uniformada con organizaciones que ven por los derechos de las víctimas.