¿Qué es la “Nieve sandía” y por qué preocupa a los científicos?

Se caracteriza por su color rojizo y por tener un sabor similar a esta fruta. Es una mala señal sobre el cambio climático
¿Qué es la “Nieve sandía” y por qué preocupa a los científicos?
Algunas personas han constatado que la nieve llega a contar con un ligero sabor a sandía y de ahí viene su nombre.
Foto: Bryan Olsen / Flickr

La comunidad científica está en alerta. Una vez más los estragos del calentamiento global encienden las alarmas para los expertos, debido a un extraño fenómeno que representa un cambio de los muchos que se están produciendo en nuestro planeta.

Se trata del fenómeno de la “nieve sandía”, un espectáculo de la naturaleza donde la nieve de las montañas se tiñe de color rojizo o rosado, y que se repite todos los años en la Sierra Nevada de California y en Colorado, así como en Rusia, Canadá, Groenlandia, el monte Neltner, en Marruecos, y España.  

De acuerdo investigaciones científicas, la nieve logra adquirir estas tonalidades gracias a la función de filtro solar que tienen las algas verdes microscópicas, conocidas como Chlamydomonas nivalis, que contienen “astaxantina”. Este tipo de algas son capaces de sobrevivir a las bajas temperaturas, ya que permanecen dormidas en las temporadas invernales para poder “pintar” la nieve.

Sin embargo, este fenómeno por muy hermoso que parezca representa un peligro para los procesos de congelación originados por el invierno, ya que esta decoloración provoca que la nieve absorba el calor del sol en lugar de reflejarlo, y por consecuencia acelera hasta un 13% el proceso de derretimiento de nieve.

En otras palabras, se trata de un acelerador del cambio climático debido a que la temperatura aumenta, por lo que llega a expandirse con rapidez. De hecho, se calcula que la población de la Chlamydomonas nivalis es de varios millones de micro ejemplares por pulgadas de nieve.

El biólogo de la Universidad del Pacífico de Alaska, Roman Dial, señaló a un artículo publicado por la revista Nature, que estas micro especies se propagan muy rápido, más de lo que la gente puede notar, y esto se da gracias a que el viento dispersa a las algas, por lo que logran expandir su vida a otras montañas.

La Chlamydomonas nivalis se alimenta de minerales y diversos materiales que caen sobre la nieve como son restos de plantas, así como de pequeños insectos que se descomponen gracias a las bacterias y hongos.

Finalmente se informó que el nombre de este fenómeno no se otorgó únicamente por hacer referencia a su color, sino que algunas personas han constatado que la nieve llega a contar con un ligero sabor a sandía.

?>