Trump visita heridos de tiroteo en Florida y bromea con los policías

El mandatario se permitió un par de bromas, como cuando sugirió un aumento de salario a los oficiales que respondieron al aviso del tiroteo
Trump visita heridos de tiroteo en Florida y bromea con los policías
"Es triste que algo así pueda pasar", señaló el presidente en su visita al hospital
Foto: EFE

El mandatario Donald Trump y la primera dama, Melania Trump, acudieron al Broward Health North Hospital, situado en Pompano Beach y uno de los centros que recibió a algunos heridos de la matanza en la escuela ubicada de Parkland, Florida.

La visita a ese hospital en particular no había sido anunciada por la Casa Blanca. Luego el presidente sostuvo un encuentro con los agentes que respondieron al ataque, el viernes.

Tras visitar a siete sobrevivientes del ataque que siguen hospitalizados, agradeció y felicitó a los médicos por el “increíble trabajo” que han hecho en atender a los heridos.

“Es triste que algo así pueda pasar”, señaló el presidente en relación a la matanza en las escuetas declaraciones que dio a los periodistas que lo acompañan, mientras caminaba por los pasillos del hospital, guiado por el cirujano Igor Nichiporenko.

Tras esa visita al hospital, se trasladó a la ciudad de Fort Lauderdale, donde se ubica la sede central de la Oficina del Alguacil del Condado Broward, y sostuvo ahí un encuentro con los agentes que respondieron al ataque. Además participaron el gobernador de Florida, Rick Scott, el senador Marco Rubio y la fiscal estatal, Pam Bondi.

El presidente reconoció a los agentes el esfuerzo en la respuesta y felicitó especialmente al oficial Mike Leonard, del Departamento de Policía de Coconut Creek, quien aprehendió a Nikolas Cruz, a lo que el agente no le ha dado mayor importancia; no obstante el presidente le sugirió que fuese menos modesto.

“Eso fue tan modesto, yo lo hubiera dicho de una manera muy diferente”, bromeó Trump, entre risas de los oficiales.

El mandatario también bromeó cuando sugirió un aumento de salario a los oficiales que respondieron al aviso del tiroteo, que dejó además 15 heridos.

El gobernador Scott, presente en el encuentro, había sugerido horas antes que el director del FBI, Christopher Wray, debería renunciar por fallar en investigar una pista que hubiera alertado sobre el perfil del autor de la matanza en la escuela de Florida.