De Blasio: “Si yo fuera alumno de secundaria protestaría” contra las armas

El alcalde apoya protestas que exigen mayor control en la venta de armas
De Blasio: “Si yo fuera alumno de secundaria protestaría” contra las armas
El alcalde ha sido un defensor de un control de armas más estricto
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El alcalde Bill de Blasio “respeta” la protesta de los estudiantes que están marchando exigiendo mayor control en la venta de armas.

“Si yo fuera un alumno de secundaria protestaría. No hay dudas al respecto”, dijo De Blasio, luego de anunciar que se aplicarán nuevas medidas para redoblar la seguridad de los estudiantes. 

Todas las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York deben realizar simulacros antes del 15 de marzo sobre cómo cerrar sus edificios en caso de que haya un “tirador activo” suelto.

La orden del simulacro, que abarca a 1,1 millones de estudiantes en las 1.800 escuelas de la ciudad, fue ordenada por el alcalde en respuesta a la matanza de 17 personas el 14 de febrero en una secundaria en Florida.

La política escolar de NYC ya exigía que todas las escuelas realizaran simulacros de “tiradores activos” aproximadamente cuatro veces por año escolar.

De Blasio dijo que los tiroteos en Florida subrayaron la urgencia de asegurarse de que estudiantes y profesores estén preparados si algo similar ocurriera en el sistema escolar de la ciudad.

Los directores de cada escuela deben establecer la fecha y hora de los simulacros en el campus a realizarse antes del 15 de marzo, dijo la portavoz de De Blasio, Olivia Lapeyrolerie.

También se instalarán detectores de metales en aquellos planteles que aún no los tienen. Todos los estudiantes de escuela media y secundaria estarían sujetos a chequeos al azar por detectores de metales al menos una vez por año escolar, incluido el actual.

Adicionalmente el alcalde respondió esta semana a los legisladores estatales, indicando en una carta que no es práctico asignar agentes armados para patrullar las miles de escuelas de la ciudad porque la medida tendría un coste de $1,200 millones de dólares.