5 grandes cambios que Trump impulsa sobre inmigración

El gobierno federal aplica, paso a paso, reformas sin modificar leyes
5 grandes cambios que Trump impulsa sobre inmigración
El presidente Trump quiere reducir incluso la inmigración legal.
Foto: EFE/WIN MCNAMEE / POOL

Desde su llegada a la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ha centrado gran parte de sus esfuerzos en reducir el número de inmigrantes en Estados Unidos y ha emprendido cinco grandes cambios para lograr su cometido.

Actualmente, según los datos del Pew Research Center, el 68% de los beneficiarios de la residencia legal permanente o portadores de “green card” son familiares de residentes estadounidenses, un 12% inmigrantes con empleo en Estados Unidos, un 10% refugiados, un 4 % beneficiarios de la Visas de la Diversidad y el  6% restante proviene de otras fuentes de inmigración.

Precisamente estos portadores de “green card” son los que ven hoy amenazado su permiso de residencia en Estados Unidos por las políticas migratorias del presidente Trump.

  1. En 2016, según datos del Pew, un 10% de los poseedores de la “green card” son refugiados. Ese año, el país recibió 84,995 personas, una cifra que descendió a 53,716 en 2017, lo que supone un 37% de refugiados menos. Una disminución consecuencia de la congelación de admisiones de refugiados que impulsó Trump, una de sus primeras medidas al llegar al Gobierno en enero de 2017. La administración Trump ya ha anunciado que en 2018 la admisión de refugiados será solo de 45,000 personas.
  2. Estatus de Protección Temporal (TPS). Otro de los grandes descensos en inmigración, provendrá de aquellos que poseen el TPS.  Actualmente, más de 320,000 inmigrantes de diez países cuentan con este permiso, pero el último anuncio de la Administración Trump amenaza con reducirlos a cerca de 75,500 personas a finales de 2019. Esto se debería a que muchos de ellos pierden sus beneficios en 2018 y 2019 y el presidente ha anunciado que no renovará los de Sudán, Nicaragua, Haití y El Salvador, cuatro países de los que provienen un total de 244,599 inmigrantes, indica el Pew. Desde la llegada a la Casa Blanca de Trump, sólo los beneficios de Siria y Sudán del Sur han sido renovados.
  3. Visas H-1B para trabajadores extranjeros. A través de este tipo de visa, 180,057 trabajadores cualificados inmigrantes llegaron a Estados Unidos en 2016. Estas visas suponen cerca de un cuarto (24%) de las visas temporales por empleo en el país. Sin embargo, este número se ve amenazado por la Administración Trump, que ha anunciado una restricción en el tiempo que las H-1B permiten permanecer en EEUU. Desde su llegada a la Casa Blanca, el mandatario republicano ha atacado este tipo de visados, alegando que podrían tener efectos negativos en las tasas de desempleo y salarios de los trabajadores estadounidenses.
  4. Visas de Diversidad. Asimismo, la Administración ha puesto en el centro de la diana las Visas de la Diversidad, también denominadas “lotería de visas”, a través de las cuales un total de 50,000 inmigrantes llega a Estados Unidos cada año, apuntan datos del Pew. Trump ha anunciado que quiere eliminar este programa, al que países como México, Canadá, China o India no pueden aplicar.
  5. Inversores extranjeros en empresas estadounidenses. Por último, Trump quiere quitar el permiso de residencia a través de las “green card” a los inversores extranjeros que dan dinero a empresas estadounidenses que prometen crear empleos o beneficiar a la economía. Este cambio se podría producir a raíz de un mandato del Senado que, en caso de ser aprobado, reemplazará el criterio de elegibilidad por uno similar al empleado en las visas para familiares, un programa por puntos basado en el mérito de los solicitantes.