Piden cancelar licencia a empresa de helicópteros por tercer accidente en 11 años

El senador Charles Schumer solicita que la empresa no pueda volar mientras llegan las conclusiones de la última fatalidad
Piden cancelar licencia a empresa de helicópteros por tercer accidente en 11 años
Sólo el piloto pudo salvar su vida el domingo, por razones que se investigan
Foto: Dimitrios Kambouris/Getty Images

Fue el tercer accidente de un helicóptero de la compañía Liberty en los últimos once años, razón suficiente para disparar las alarmas.

Charles Schumer, senador por NY en el Congreso nacional, está pidiendo que la FAA revoque el certificado de operación de la empresa mientras se realiza la investigación sobre el accidente del domingo en East River, en el que murieron cinco pasajeros, sólo salvándose el piloto.

Los arneses, que están diseñados para ser más seguros que los cinturones de seguridad tradicionales de las aeronaves, en el caso de esta emergencia pueden haber contribuido a la muerte de los cinco pasajeros, según los expertos. Ello explicaría por qué sólo el piloto pudo salvar su vida.

Los buceadores descubrieron los cadáveres todavía atados al helicóptero por sus arneses y tuvieron que cortarlos. Los cinco pasajeros en el helicóptero estaban “fuertemente atados”, confirmó Daniel Nigro, comisionado del Departamento de Bomberos de NYC.

Varios espectadores registraron el incidente en sus teléfonos celulares. “Estaba bajando rápidamente, más rápido que la mayoría de los helicópteros que he visto, y luego golpeó el agua“, dijo un testigo.

Según los primeros informes, el piloto ha dicho a los investigadores que creía que la bolsa de un pasajero podría haber chocado con un interruptor de apagado de combustible de emergencia en los momentos previos al aterrizaje. También se inventiga por qué un dispositivo de flotación de emergencia en el helicóptero aparentemente no se desplegó correctamente. Se supone que un helicóptero permanezca erguido, en lugar de volcarse y sumergirse.

El helicóptero, un Eurocopter AS350, realizaba un vuelo privado contratado para una sesión en la que los pasajeros toman fotos con las puertas abiertas. Es propiedad de Liberty Helicopters, una compañía con sede en New Jersey, y había despegado de Kearny, NJ.

Fue el tercer accidente de la compañía en menos de once años. En julio de 2007, un helicóptero Liberty Sightseeing con ocho personas cayó al río Hudson. Un paramédico que casualmente iba a bordo ayudó a todos a escapar.

En agosto de 2009, nueve personas murieron después de que un helicóptero que transportaba turistas italianos colisionó en el aire con un pequeño avión privado, también sobre el río Hudson. Los investigadores determinaron que el helicóptero volaba demasiado alto.

Trevor Cadigan (26), uno de los pasajeros fallecidos el domingo, había colocado en Instagram un video al comienzo del fatal vuelo. Las otras cuatro víctimas fueron identificadas como Tristan Hill (30) Daniel Thompson (34), el bombero texano Brian McDaniel (26) y la turista argentina, Carla Vallejos, de 29 años.

Hill y Thompson eran empleados de la compañía a cargo del vuelo.