3 tips sencillos para iniciar un ahorro

No es un imposible, solo se requiere un poco de disciplina
3 tips sencillos para iniciar un ahorro
Imagen de Archivo
Foto: Shutterstock

Ahorrar es una meta que casi todos tenemos, pero no creemos que siempre podamos cumplir. Hay 3 claves sencillas que te ayudarán a cumplir con tu plan de ahorro, solo requieres de un poco de disciplina.

1. Establece una meta de ahorro

Shutterstock

Cuando ahorras por ahorrar, sin tener una meta clara, puedes caer en demeritar la importancia de separar ciertos montos de dinero. Los propósitos de ahorro no siempre deben ir ligados con la compra de un bien (una casa, un carro, una finca, etc.), pueden tener ya sea el propósito de un viaje, de un seguro de vida o de cualquier plan que te propongas.

Si no tienes aún una causa específica, ten en cuenta esta como una buena razón: contar con dos meses de salario para caso de emergencia. ¿Qué pasa si pierdes tu trabajo de forma inesperada? ¿De haber un problema con los pagos en la empresa, podrás cubrir tus gastos sin incurrir en multas o deudas?

Nunca sabes cuándo requieras un fondo de emergencia. Crea el tuyo propio. Ten la posibilidad de acceder a un ahorro de ser necesario y no depender de un crédito o de la ayuda de personas cercanas.

2. Asigna un monto de ahorro, primero que los gastos

Por supuesto, esto no significa que ahorres un monto si eso termina en que no puedes pagar los gastos obligatorios, como renta, teléfono, servicios varios. Esto significa que debes organizarte y diferenciar los gastos que son obligatorios y los que son opcionales. El ahorro siempre debe ir de la mano a los gastos obligatorios, es igual de importante y, con lo que quede, cuentas para los gastos opcionales.

La rumba, salidas a comer a restaurantes, planes de fines de semana, cine y de más, son gastos opcionales, por lo tanto nunca deben ir primero que tu ahorro.

Ten en cuenta, que si dejas el ahorro para el final del mes, posiblemente nunca guardes nada de dinero, pues no será una prioridad. Dale la importancia que merece.

3. Registra todos tus gastos

Cuando te acostumbras a llevar una contabilidad sobre lo que gastas eres más consciente sobre lo que es necesario y lo que es opcional. Aparte de que te será muy útil a la hora de reportar impuestos, es de suma importancia para el correcto manejo de las finanzas personales.

A veces pensamos que ir de compras, adquirir ropa nueva o artículos varios, es una necesidad, siempre es bueno que te preguntes, ¿realmente necesito este nuevo artículo, no tengo nada más en mi ropero que lo reemplace? No significa que nunca te des tus gustos, todos los merecemos. Pero, cuando llevas una contabilidad detallada, te ayudas a ser más consiente de si estás gastando más de lo que debes.

Que tengas una tarjeta de crédito que puedes pasar cada vez que vas a una tienda, no significa que tengas un monto ilimitado de gasto. Revisa cuánto tienes y date un límite, esto funciona antes de salir de compras, si pretendes hacerlo en la tienda te aseguro que será más difícil. Comprar sin un estimado de posibilidad de gasto te puede hacer caer en una actitud despilfarradora que no solo afectará tu ahorro, sino que aumentará tu deuda.