Estado de NY cuenta con leyes severas contra las armas

Activistas insisten que se puede hacer más, mientras que un plan para endurecer las legislaciones se estanca en el Senado en Albany
Estado de NY cuenta con leyes severas contra las armas
Por ley es muy difícil comprar o vender armas semiautomáticas como las AK-47
Foto: Getty Images

En leyes de control de armas, Nueva York se destaca entre los cinco primeros estados del país por su severidad, pero podría hacer un poco más para alcanzar una calificación perfecta.

En su evaluación anual, el año pasado el Centro Legal Giffords para la Prevención de Violencia de Armas le otorgó a Nueva York una A-, destacando que tiene las quintas leyes más severas contra las armas del país (en primer lugar está California) y que su tasa de muertes por armas es la tercera más baja a nivel nacional, con 4.4 muertes por 100,000 habitantes. En comparación, Alaska, con la tasa más alta, registró 23 muertes por 100,000 personas.

El centro Giffords califica alto a Nueva York por sus duras leyes en revisión de antecedentes para los compradores de armas, portación de armas de manera encubierta y armamento de estilo militarizado. Sin embargo, el estado tiene leyes parciales sobre violencia doméstica, y no tiene una legislación sobre prevención de acceso de armas por parte de niños u órdenes de restricción por violencia con armas.

“En estos momentos, Nueva York exige que los individuos que viven con personas que tienen prohibido portar armas de fuego guarden de manera segura sus armas, pero el estado podría endurecer aún más su ley de almacenamiento seguro si penaliza el dejar un arma de fuego al alcance de un menor”, señala el centro Giffords, que se dedica a investigar, redactar, promulgar y defender leyes y programas que salven vidas de la violencia de armas.

Justamente, para cerrar las brechas, la Asamblea estatal aprobó en enero un proyecto de ley que establece órdenes de protección en casos de riesgo extremo que mantendría las armas de fuego fuera del alcance de personas que sean consideradas por una corte un peligro para sí mismas o para otros. La medida fue enviada al Senado estatal, pero se ha estancado allí.

“Tenemos la esperanza de que el sentido común prevalecerá”, dijo el senador demócrata Brad Hoylman, quien patrocina la legislación en esa cámara.

La senadora Marisol Alcántara, quien co-patrocina el proyecto de ley, explicó su apoyo así: “Manteniendo las armas de fuego fuera de las manos de aquellos condenados por violencia doméstica y prohibiendo los equipos que convierten un arma semiautomática en automática, la legislación de protección en riesgo extremo es otro paso para prevenir muertes por armas futuras. Si podemos prohibir armas de fuego a aquellos que muestran señales de advertencia, podemos prevenir futuras tragedias”.

Hoylman lamentó que incluso tras la tragedia en la secundaria en Florida el mes pasado cuando murieron 17 personas y a puertas de la Marcha por Nuestras Vidas encabezada por jóvenes este sábado en Washington, no haya habido un mayor esfuerzo por “apoyar a las comunidades locales promulgando nuevas reformas de armas”.  Asimismo, acusó a sus colegas republicanos, que controlan el Senado, de estar a la merced de la Asociación Nacional del Rifle.

Mientras tanto, el estado lucha contra el Acta de Reciprocidad de Porte Oculto de Armas (CCRA) que ya fue aprobada por la Cámara de Representantes, y que permitirá la portación de armas ocultas de un estado a otro. La medida se encuentra ahora en manos del Senado.

El endurecimiento de la leyes contra las armas se hizo más fuerte en enero del 2014, poco después de la matanza en la escuela primaria Sandy Hook en Connecticut en la que murieron 20 niños, cuando el gobernador Andrew Cuomo firmó la Ley NY Safe Act que convirtió al estado como uno donde es más difícil comprar, vender o poseer armas, sobre toda las automáticas.